1.012 días, 1.012 clásicos

Diego Speratti
IMG_8732slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_8712_edited-1

¿Se puede sostener que en Uruguay sobran autos porque faltan coleccionistas? A pesar de la diáspora de autos históricos que han partido año tras año de la República Oriental, principalmente hacia Brasil y en menor medida a Argentina, Europa o Estados Unidos, todavía es posible encontrar por ahí tirados mucho más clásicos que lo que se acostumbra ver en cualquier otro rincón del mundo. Está claro que los coleccionistas locales no estarían en condiciones de dar abasto para recuperar a todos, o al menos la gran mayoría de ellos.

Hay autos languideciendo en pueblos o ciudades, pero también es posible ver a otros desterrados a un entorno más natural, que los recibe y les ofrece los metros cuadrados de tierra necesarios para acomodar sus huesos, en un reposo que huele a definitivo. Este Ford V8 Deluxe sedán cuatro puertas de 1940 es testigo privilegiado del cotidiano ir y venir del sol y las estrellas en las fértiles tierras al este de la ciudad de Mercedes, en el Departamento de Soriano, Uruguay.

Fotos: Diego Speratti

IMG_8718

IMG_8744_edited-1

IMG_8738

IMG_8720

IMG_8728

IMG_8724

IMG_8732

IMG_8706

IMG_8719

IMG_8736

IMG_8714

 

4 Comentarios, RSS

  1. marbadan 07/11/2015 @ 2:01 am

    Estimado D. Sperati:
    Interesante tu pregunta. Difícil la respuesta, sobre todo cuando las opiniones deben ser de salón. Je je je
    Personalmente (soy muy crítico con todo lo mío) pienso que esa situación (que tu describís) es consecuencia de varias razones: La primera es básica: LOS URUGUAYOS NO AMAN LOS AUTOS. LOS FANÁTICOS AMANTES DE LOS AUTOS EN URUGUAY SOMOS UNA MINORÍA TAN INSIGNIFICANTE, QUE A MENUDO, VARIOS SOMOS ENCASILLADOS CON OTROS GRUPOS SOCIALES MINORITARIOS (CHIFLADOS). De las cinco o seis asociaciones que agrupan a presuntos AMANTES DE LOS AUTOS, sobran los dedos de las manos para sumar a los VERDADEROS AMANTES.
    EN ESA MINORÍA, LOS TIPOS CON PODER ADQUISITIVO PARA RESCATAR ALGUNA DE TANTAS JOYAS QUE ESTÁN TIRADAS POR AHÍ, son dos o tres.
    Además, históricamente, nuestros gobernantes han sido absolutamente indiferentes con los temas automovilísticos. Montevideo es una ciudad cuyas casas fueron construidas sin tomar en cuenta espacios destinados para guardar un auto (esto es absolutamente comprobable). Las calles, avenidas, carreteras y rutas fueron, son y serán construidas por “profesionales” absolutamente ajenos a la dinámica vehicular. Para muestra alcanza un botón, CONOZCAN NUESTRO PRINCIPAL AUTÓDROMO (MÁS PARECIDO A UN KARTÓDROMO). Me ofresco oficiar (con todos aquellos curiosos que puedan estar interesados) de guía en un tour por nuestro territorio mostrando los monumentales dislates nacionales en materia de dinámica vehicular.
    En segundo término: La ley que permite importar autos veteranos. Hace unos años un par de tipos con visión comercial establecieron contactos comerciales en Estados Unidos, con firmas que venden autos “clásicos”; en su mayoría, modelos de mediano precio y de moda; de esa forma comenzaron a proveer a los pseudos amateurs locales, carentes de capacidad y vocación para discernir lo que verdaderamente soñaban tener, para quienes sólo cuenta poseer un “clásico”(entre paréntesis no saben lo que es un clásico y porqué) traido del exterior para pavonearse entre sus pares en cuatro o cinco eventos anuales.
    En nuestro territorio (apuesto lo que no tengo) no existe un lugar donde tres tipos se junten una vez por semana y café ó escocés, mediante arranquen a las siete de la tarde y terminen a las ocho de la mañana hablando exclusivamente de autos (tipo La Biela). No existe el lugar ni los tipos.
    Finalmente, consecuencia de la importación, la oferta de talleres serios, con capacidad de realizar la refacción de un auto, parecida a una mediocre restauración, ya casi no existe.

  2. Bocha Balboni 07/11/2015 @ 9:00 am

    oooooooooooootro tema, mas o menos dentro del anterior, ayer en la ciudad de Santa Fe me tocó hacer unas cuantas cuadras detrás de una”camilla” es el término? que cargaba un Ford A espantosamente pintarrajeado, pero no ensuciado, prolijamente pintado en forma irrespetuosa y horrible.
    Ya ven, aunque haya lugares y tipos que se sienten a hablar de autos como nos gusta, (en nuestra ciudad tenemos nuestro grupo: “8 en línea”) también abundan quienes se dedicar a pisotear el pasado.

  3. Güilbeis 07/11/2015 @ 10:53 am

    Sería muy utópico un INCUCAI de los autos?

  4. Claudio Amato 25/11/2015 @ 9:12 am

    Que exelentes fotografías,arte de alto nivel,felicitaciónes al autor.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*