30 años atrás nacía el Citroën AX

vadeRetro
ax_electriqueslider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

115404_180707-0041-cit

El Citroën AX nació fruto de la reflexión sobre el futuro de la movilidad y de la búsqueda de soluciones que redujeran al mínimo el consumo de combustible. Una preocupación que surgió tras una de las tantas crisis del petróleo, en este caso la de 1979, en un contexto en el que el precio del barril se encareció un 270%. Los ingenieros de Citroën se pusieron manos a la obra. Se estudiaron todos los factores que podían contribuir a gastar menos, manteniendo las mismas prestaciones o, incluso, mejorándolas. Del peso a la aerodinámica, pasando por el rendimiento de los motores, no se dejó ningún cabo suelto.

El resultado de estos trabajos fue el concept-car Citroën ECO 2000, presentado en el Salón de París de 1984. Marcó un antes y un después, con un consumo de 2 litros/100 km a una velocidad constante de 90 km/h, una velocidad máxima de 140 km/h y un peso que no alcanzaba la media tonelada. Ahora, tocaba trasladar estos hallazgos a un vehículo pensado para comercializarse a gran escala.

115386_180707-0025-cit

115401_180707-0039-cit

Tras varios años de investigación, el Citroën AX se desveló ante el gran público en la siguiente edición del Salón del Automóvil de París, la de 1986. La marca apostaba por una estética rompedora, una aerodinámica récord, con un Cx de 0,31, y pesos de entre 640 kg y 695 kg para conquistar el segmento de los autos urbanos. Como reto añadido, debía reemplazar a la vez al Visa y a un modelo que tuvo la virtud de sobrevivir a muchos de sus sucesores: el 2 CV. La optimización del espacio interior, con un espacio de carga de 273 litros pese a sus dimensiones compactas, un confort en los mejores niveles de la marca y los bajos costos de mantenimiento eran otros de sus grandes argumentos. En el Citroën AX, todo era nuevo: desde la plataforma del vehículo a los motores, con el estreno de las mecánicas nafteras TU de 4 cilindros, que marcaron época por su confiabilidad y prestaciones. La vocación innovadora de este modelo y su obsesión por lograr consumos mínimos le llevaron a ser pionero en el desarrollo del vehículo eléctrico, con la comercialización de versiones con batería de níquel-cadmio en 1993.

Esta apuesta por la innovación técnica y estética conquistó de lleno al público. Entre 1986 y 1998, se fabricaron 2.425.138 unidades del AX, un tercio de ellos en la planta española ubicada en Vigo.

ax_gt_1989-2

ax_1987

Si hay un terreno en el que las cualidades del AX siguen siendo muy apreciadas, es el deportivo. En 1987, un año después de su lanzamiento comercial, llegó a los puntos de venta la versión más “racing” de este modelo: el Citroën AX Sport. Ponerle una mecánica de 95 CV a un vehículo de tan sólo 720 kg tuvo como resultado que fuera capaz de lograr excelentes números de aceleración y una velocidad punta de 186 km/h. Fue la base de categorías promocionales en varios países europeos. Actualmente, sigue siendo un modelo muy solicitado en el mundo de los rallies, tanto por sus prestaciones como por su confiabilidad y robustez.

Esta vocación deportiva es totalmente compatible con una predisposición hacia la aventura y una habilidad diplomática que pocos podían sospechar. El Citroën AX supo combinar perfectamente estos ingredientes, dignos de una película de acción o de intriga política, en la Operación Dragón. En 1988, 140 jóvenes de varios países europeos, montados en Citroën AX rojos recorrieron 4.500 kilómetros por tierras chinas, en un país que empezaba a abrirse al resto del mundo. Gran parte de la ruta, que unió Shenzhen con Pekín, cruzó ciudades y pueblos hasta entonces vedados para los occidentales.

ax_operacion_dragon_conservatorio-1

Esta atracción hacia Oriente tuvo su reflejo en la campaña de lanzamiento de este modelo, diseñada por Jacques Séguela. El gran gurú de la publicidad llevó al Citroën AX a la Gran Muralla China. La imagen que quedó en las retinas de los consumidores europeos, fue la del niño chino haciendo el signo de la victoria coincidiendo con el slogan “Genial”. Todo un icono “ochentero”, mucho más conocido en el mercado uruguayo que en el argentino, donde sobrevive uno que otro ejemplar.

ax_electrique

6 Comentarios, RSS

  1. Leonardo de Souza 23/12/2016 @ 11:16 am

    Que gran auto!!!! Citroen de pura cepa, mire por donde se lo mire, en especial en la primera serie.
    Una de mis primeras revistas, fue una AutoHedboSport, y recuerdo la comparativa de un AX GT vs varios exponentes de esos años, y lisa y llanamente, les pasaba el trapo!

    Que te paso Citroen?

    Muy lindo el XM Rouge Pivoine que se ve de fondo en la foto…

  2. Hernán Charalambopoulos 23/12/2016 @ 3:38 pm

    655 kg la version base. Espectacular. El Ultimo Citroén…
    Después vino la época anónima de los Xsara, para desembocar en el actual “Tuning Búlgaro” .
    Nefasssssssto

    • Guevarita 23/12/2016 @ 6:19 pm

      Naaaaa….el mismísimo haciendo un comentario?.. Naaaaaaaa….no me lo creo

  3. Horacio Moyano 24/12/2016 @ 1:17 am

    En Uruguay la firma Nordex produjo desde 1988 las versiones 11RE, 14 TRS (5 Puertas) y GT.
    Este último el más divertido, hasta ganó un campeonato uruguayo de turismo en pista.
    Con su misma plataforma años más tarde se produjo simultaneamente el Peugeot 106 en las afueras de París y luego el Saxo. Había versiones eléctricas, Diesel y 4×4. Esta versión, muy desarrollada; ganó varias veces el campeonato espeñol de rally.
    Una maravilla con motor TU.

  4. Javier M 24/12/2016 @ 7:13 pm

    Maravilloso el AX, un auto fuera de lo común en esos tiempos y con los restos de la genética Citroën.
    Que tengan todos felices fiestas y un mejor 2017!
    Que el gordo del trineo deje bajo el pino el juego de manijas levantavidrios que no se consigue por ningún lado y el escudito de la tapa del baúl idem para el proyecto que todos tenemos en el fondo del garage (o en el alma).

  5. javisure 05/01/2017 @ 5:49 pm

    El AX fue el primer auto del cual supe agarrar por primera vez un volante. Recuerdo que era un coche de alquiler, con un palo tremendo encima, pero se las bancaba como un campeón.

    En Uruguay vinieron hasta el 98, en versión diesel con la misma mecánica que equipaba al Saxo. Muchos de los de primera serie terminaron mutilados, era muy común el cambio de tablero completo por el de segunda serie que era mas “moderno”

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*