50 años del Peugeot 504

staff
1192752_504_0806PC001slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1192753_504_0806PC002

Había mucha expectativa alrededor del stand de Peugeot en el Salón del Automóvil de París de 1968. La marca francesa presentaba un modelo largamente esperado, que había tenido que retrasar su estreno por los acontecimientos de mayo del 68. El telón dejó al descubierto la nueva berlina del León, el Peugeot 504, un modelo que supuso una revolución por su diseño, obra de Pininfarina, por su excepcional confort y por su solidez y su gran polivalencia, capaz de enfrentarse tanto a los adoquines como a la arena de la playa… o del desierto. Estas características le valieron un importante éxito comercial y ser, en 1969, el primer Peugeot de una larga saga en ganar el prestigioso galardón al “Auto del Año” en Europa.

El primer detalle que llamó la atención en ese modelo fueron sus faros. Por primera vez, Peugeot huía de los grupos ópticos redondeados para apostar por una innovadora forma trapezoidal que, según el propio carrocero Pininfarina, recordaba a los ojos de la actriz Sophia Loren. Un diseño que fue retomado por muchos modelos posteriores de la marca y que sigue influyendo en la actual gama. El aspecto robusto, clásico y prestigioso que le daban la forma abombada del capot y el corte del baúl fueron otros de los elementos rompedores que pasaron al ADN de la marca en el último medio siglo.

img031_edited-1

Más allá del diseño, el Peugeot 504 se afianzó, a finales de los 60 y principios de los 70, como una berlina de lujo. Su equipamiento de serie incluía elementos como cinturón de seguridad, tapicería de cuero, frenos de disco, dirección asistida, elevavidrios eléctricos, radio-cassette y aire acondicionado. Además, este modelo se anticipó a su época al poner el acento en la habitabilidad y el aprovechamiento del espacio para garantizar la mayor amplitud y comodidad, gracias a una amplia distancia entre ejes, unas puertas que se abren con un ángulo de 90º y un gran volumen de baúl.

El comportamiento en carretera y las prestaciones del Peugeot 504 también le garantizaron un puesto dentro de los vehículos de gama alta de su época. Su silencioso funcionamiento, la efectividad de sus motores, con los que superaba los 160 km/h, la suavidad de su dirección, la fiabilidad de su sistema de frenado y su suspensión innovadora, capaz de absorber sin problemas todo tipo de imperfecciones del firme manteniendo sin problemas la trayectoria, no pasaron inadvertidos.

Estas cualidades otorgaron a Peugeot una merecida fama, que aún pervive, de constructor de vehículos confortables, sólidos y seguros que, además, se caracterizan por el placer de conducir que proporcionan.

1192754_504COUPE_1977

41850-x7qv4hn6rn

Su confiabilidad y polivalencia fueron clave en su éxito comercial. Entre 1968 y 2005, se produjeron más de 3,7 millones de Peugeot 504 en todo el mundo. Un éxito al que no fue ajeno su faceta camaleónica, ya que se comercializó en un gran número de versiones y siluetas: desde berlina a coupé pasando por cabrio, break o, incluso todoterreno pick-up 4×4.

Su confort de marcha y su suspensión le convirtieron tanto en el favorito de los taxistas de muchos países como en el campeón de pruebas duras y exigentes como el Rally Bandama, el Rally de Marruecos o el Rally Safari, todos ellos disputados en tierras africanas. Su adaptación a las condiciones extremas de las carreteras y caminos de ese continente le convirtieron en toda una referencia para muchas generaciones de conductores, para los que tiene un status de leyenda. Precisamente, fue en Nigeria, en 2005, cuando concluyó su larga andadura comercial e industrial, casi 40 años después de su lanzamiento.

En Argentina, su lanzamiento e inicio de producción sucedió en 1969 en la planta de la entonces Safrar, en Berazategui, y se produjo a lo largo de tres décadas, cerrando el ciclo industrial en el año 2000 en El Palomar, cuando Peugeot era una de las marcas que formaban parte de SEVEL.

41847-49int5a7x1

41865-1spva049ua

1192752_504_0806PC001

16 Comentarios, RSS

  1. Santis 07/03/2018 @ 1:24 am

    Auto de los más versátiles ..mi padre viajante de profesion , tuvimos cinco . Un 74 xse también un 79 se , una rural 81 , un 84 srd y el último 90 también disel …siempre tuve la duda de esos yeyos 81 que eran importados como la rural ( lo de la rural lo entiendo porque aquí no se fabricaban ) a ver si los más entendedores me pueden sacar esta intriga…

  2. Gordon Keeble 07/03/2018 @ 10:40 am

    Recuerdo haber visto con entusiasmo, en el stand de Sevel en La Rural del 88, una 504 pick up 4×4 Dangel , parece que no despertó mayor expectativa…………..

  3. ACTROS V8 07/03/2018 @ 12:56 pm

    Uno de esos autos que cuando te los cruzas en la calle en estado impecable te hipnotiza.
    Para mi, junto a la Dodge Fargo y el Ford Sierra lo mas bello de la industria nacional.

  4. Daniel DS 07/03/2018 @ 1:06 pm

    En mi época de estudiante tuve uno 1971, 1.600 cc con palanca al volante, color “Blanco Bariloche”
    La comodidad interior, el andar, la nobleza de su mecánica sumado a la belleza de sus líneas, hicieron del 504 lo que fue, un éxito en el mundo.

  5. Güilbeis 07/03/2018 @ 2:01 pm

    Chapeau Signore Brovarone

    • Pablo Felipe Richetti 07/03/2018 @ 2:23 pm

      Adhiero totalmente.
      Aunque se debería escribir Signor Brovarone…

      • Güilbeis 07/03/2018 @ 3:42 pm

        Consultado que fue mi dizionario Spagnolo-Italiano, Italiano – Spagnolo de De Agostini para salir de dudas; dice: señor=signore en la primera parte y signore=señor en la segunda. Estará bien?

        Cuánto mejor le quedan esas llantas, tazas y medidas de neumáticos de la versión francesa.
        Repito lo que ya dijera: lo que me parece que desentona en el 504 es la calidad de materiales y construcción de los plásticos de los faros traseros.

        • Pablo Felipe Richetti 07/03/2018 @ 4:42 pm

          Sin el menor ánimo de polemizar Don Güilbeis, lo que ud. dice es correcto si no va seguido del apellido, en estos casos debe omitirse la e final.
          Lo mismo sucede con dottore, ingeniere, ecc

          • Güilbeis 07/03/2018 @ 6:28 pm

            Se agradece el desasnaje.

        • Beppe Viola 08/03/2018 @ 11:31 am

          En italiano corriente va dicho “Signor /signora” adelante de un nombre propio y “signore /signora” en el caso no venga esplicitado un nombre propio.
          en este caso esta bien usar Signor Brovarone.
          cordiali saluti

  6. luis 07/03/2018 @ 10:12 pm

    De chiquito veía el 504 y me caía la baba, mas adelante en casa hubieron varios (por los ochentitantos) y seguía siendo un auto muy cómodo y espacioso. Lamentablemente en el océano quedó la suspensión trasera independiente, pero bastante bien se las arregló sin ella. Disiento con Güilbeis en cuanto a la forma de las llantas (rodado aparte) ya que tanto las heredadas del 404 con agujeritos ojivales, como ambos modelos deportivos me parecían acertados. Lamentablemente, a mi gusto, Peugeot abandonó su matrimonio con Pininfarina, el estilo post divorcio (salvo el 206) fué perdiendo ese savoir faire, pero, para gustos, los colores

  7. danielc 08/03/2018 @ 4:09 am

    Hay coches que son intemporales, el 504 es uno de ellos.

  8. RaúlPL17 08/03/2018 @ 1:23 pm

    Un auto lindísimo. En Montevideo, en 1971 y 82, se vendieron gran cantidad de 504 SED 2.3 para taxi . Eran de los más cómodos y ágiles, y conste que el parque de taxímetros de Montevideo no era de baja calidad: Mercedes 190D, la mayoría, antiguos pero muy buenos, Mercedes 220D, Opel Ascona, Opel Rekord 2.3, Morris Oxford( el Di Tella, pero con motor BMC diésel o Perkins).
    Nunca entendí por qué las versiones más equipadas no ofrecían la suspensión independiente. Creo que con ésta, y el motor de Française de Mécanique, el del R18/de dos litros, el 504 era una especie de BMW franco argentino.

  9. Horacio Moyano 08/03/2018 @ 10:58 pm

    Para las versiones a fabricarse en Sudamérica, la ingeniería Peugeot determinó que se utilizara la suspensión Africa. Esto implicaba mayor despeje que en las versiones europeas y eje trasero rígido en lugar del puente trasero independiente. Son pocas las unidades que se importaron de Francia con el eje independiente y los discos en las 4 ruedas. Inyección de nafta idem.

    • RaúlPL17 13/03/2018 @ 1:22 pm

      Gracias, Horacio Moyano, por la información!

  10. MATIASS 08/03/2018 @ 11:39 pm

    Una linea impecable, sin duda uno de los sedanes mas logrados de la historia..
    Esto hay que decirlo, los sedanes franceses con diseñados por italianos siempre fueron mas lindos que los propios italianos, el charme Francés les daba un plus. Un SL ´81 para mi!

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*