90 años de la era de los cohetes Opel

staff
Futuristic design: The Opel RAK 2 already displayed the aerodynamic design adopted by the Grand Prix racing cars or the late 1930s in 1928.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Hats off to an outstanding display: Fritz von Opel is celebrated after his wild ride in the RAK 2. Opel reworked the original black and white photograph from 1928 based on historical facts to celebrate to 90th anniversary of the record-breaking run.

A las diez en punto de la mañana del 23 de mayo de 1928, un futurista auto de carreras con alas laterales recorre el circuito de Avus en Berlín silbando como una bala. Fritz von Opel, de 29 años, nieto del fundador de la compañía, Adam Opel, había puesto en marcha sucesivamente 24 cohetes de combustible sólido situados en la parte trasera de su RAK 2 y pasó como un rayo delante de las abarrotadas gradas dejando una estela de fuego. Los 3.000 espectadores enloquecieron cuando el bólido negro brillante en el que aparecía el nombre Opel se detuvo: Fritz, “El Cohete de Rüsselsheim”, había establecido el nuevo récord de velocidad alcanzando los 238 km/h.  Además, había demostrado al mundo la potencia de la propulsión por cohetes y la capacidad de controlarla. Opel impresionó en la era de los cohetes delante de las cámaras de filmación, y estableció las bases para los vuelos espaciales tripulados.

La historia del Opel RAK 2 se remonta al otoño de 1927. Fritz von Opel decidió participar activamente en el proyecto de investigación con cohetes del publicista y astrónomo Max Valier (1895-1930) cuando conoció al austríaco. El piloto de carreras, empresario e ingeniero calificado aportó su propio compromiso junto con la fuerza innovadora y la solidez financiera de Opel. En parte, porque estaba personalmente fascinado por la tecnología de los cohetes y, en parte, porque esperaba que el plan visionario tuviera un efecto positivo en la marca Opel. Opel invitó a Friedrich Sander (1885-1938) a participar en el proyecto para lograr una implementación rápida del motor de cohetes, ya que la empresa de Sander fabricaba cohetes de señales con combustible sólido.

First ever rocket car: Opel RAK 1 with Opel engineer and racing driver Kurt Volkhart at the wheel.

La cooperación entre Valier, Sander y von Opel empezó a dar sus frutos en marzo de 1928. Los primeros prototipos propulsados por cohetes se testearon en el circuito de pruebas de Opel en Rüsselsheim -como es de suponer, a puerta cerrada-. El 11 de abril, el Opel RAK 1, con el ingeniero de Opel y piloto de carreras Kurt Volkhart al volante, alcanzó los 100 km/h en ocho segundos. El vehículo, que ya llevaba unas pequeñas alas en los costados, se basaba en el Opel 4/12. Estaba impulsado por doce cohetes Sander con unos 40 kilogramos de explosivos. Así, quedaba probada la viabilidad del uso de cohetes. El equipo acordó realizar pruebas a mayores velocidades, sobre todo en vista de la entusiasta respuesta de la prensa. Como el circuito de pruebas de Rüsselsheim no era adecuado para dichas pruebas, el equipo optó por el de Avus en Berlín, con sus dos largas rectas.

El Opel RAK 2 se diseñó especialmente para intentar batir el récord de velocidad en el Avus. Se basaba en el chasis del Opel 10/40 y era una versión perfeccionada del RAK 1 en muchos aspectos. Era más largo que su predecesor, con una longitud de 4,88 metros, se había mejorado la aerodinámica, las alas superiores eran más grandes y llevaba 24 cohetes de combustible sólido que desarrollaban un empuje de seis toneladas. Por lo demás, se mantuvo la ignición eléctrica secuencial de las cargas mediante un pedal en el suelo. El auto de carreras de aspecto futurista y 560 kg de peso carecía de motor y de transmisión.

Visionaries: Fritz von Opel in the RAK 2 and Otto Willi Gail, author of the book “Mit Raketenkraft ins Weltenall – Vom Feuerwagen zum Raumschiff” (back right, with tie).

Don’t try this at home: Fritz von Opel did not wear a helmet for his record-breaking run in the RAK 2.

Fritz von Opel decidió ser el piloto, y planificó meticulosamente, desde el punto de vista técnico y organizativo, el espectáculo para batir el récord en Berlín. Unos 3.000 invitados, entre los que figuraban periodistas, celebridades, deportistas y políticos, acudieron masivamente al evento. Asistieron las artistas de cine Lilian Harvey y Thea von Harbou, el director de Metropolis, Fritz Lang, los populares pilotos de carreras Hanni Köhler y Carl Jörns, y la leyenda del boxeo Max Schmeling. Antes del comienzo, el profesor Johann Schütte, presidente de la Sociedad Científica de Aviación, y Fritz von Opel pronunciaron discursos proféticos. A continuación, el equipo Opel se aprestó para la prueba. Los mecánicos August Becker y Karl Treber retiraron la lona que cubría el Opel RAK 2 y lo empujaron cuidadosamente hasta la salida. Fue entonces cuando se instalaron los cohetes y se conectaron al mecanismo de ignición. La policía despejó el circuito y Fritz von Opel se colocó detrás del gran volante de madera. A continuación se dio un elocuente apretón de manos con Friedrich Sander. Los entusiasmados espectadores se quedaron súbitamente en silencio. Después, todo sucedió muy rápido. “He pisado el pedal de ignición y los cohetes han rugido detrás de mí y me han lanzado hacia delante. … He vuelto a pisar el pedal, luego otra vez, y -se apoderó de mí una especie de furia- una cuarta vez. Ha desaparecido todo lo que había a mis dos lados. … La aceleración me produjo una gran excitación. He dejado de pensar. He actuado únicamente por instinto, mientras que unas fuerzas incontrolables rugían detrás de mí”, manifestó Fritz, “El Cohete”, al evocar lo que había sucedido.

Futuristic design: The Opel RAK 2 already displayed the aerodynamic design adopted by the Grand Prix racing cars or the late 1930s in 1928.

Spectacular: The RAK 2 races past the stands of the Avus trailing a white plume of smoke.

El empresario nacido en Rüsselsheim tomó bien la curva norte y logró evitar que el vehículo se despegara del suelo, ya que las alas no suministraban suficiente adherencia aerodinámica para la vertiginosa velocidad. En sólo tres minutos todo había terminado. El RAK 2 rodó lentamente hasta pararse, la gran columna de humo blanco se disipó en el cielo de Berlín y dio paso al ensordecedor aplauso de los espectadores. La utopía se hizo realidad y el resultado fue espectacular. Von Opel alcanzó una velocidad de 238 km/h y su nombre fue conocido en toda Alemania de la noche a la mañana. La marca Opel recibió rápidamente reconocimiento por el vehículo más avanzado e innovador del momento. La era de los cohetes había comenzado.

World record for rail vehicle: The Opel RAK 3 rocket handcar reached 256 km/h.

First ever rocket-powered flight in the world: Fritz von Opel takes off from the airport in Frankfurt Rebstock in the Opel-Sander RAK 1 in the autumn of 1929.

Estimulados por el éxito en Berlín, Fritz von Opel y Friedrich Sander continuaron experimentando. El 23 de junio de 1928 establecieron un nuevo récord de vehículos sobre rieles al alcanzar los 256 km/h con la vagoneta impulsada por cohetes Opel RAK 3. Después de realizar pruebas con una motocicleta, la legendaria Opel Motoclub, dirigieron su atención a la aviación. El 30 de septiembre de 1929 logran otra hazaña precursora: el primer vuelo propulsado por cohetes del avión de alas elevadas Opel-Sander RAK 1, fabricado por Julius Hatry. Poco después, la Gran Depresión puso punto final a los experimentos con cohetes de Opel y la compañía centró su capacidad en el desarrollo de vehículos. La investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías de propulsión es aún uno de los objetivos más importantes de la compañía -quizá ahora más que nunca-.

Fotos: Prensa Opel

On rail, on the road and in the air: The top speeds of the Opel RAK experiments.

Moments to go: The Opel team pushes the RAK 2 to its starting position.

And he’s off: Fritz von Opel ignites the first rocket in the rear of the RAK 2 via a pedal.

Across the line: Fritz von Opel is congratulated by motorcycle racer Hanni Köhler. Next to her, Max Valier looks straight into the camera. Opel racing legend Carl Jörns is on the far left, Lilian Harvey in the right foreground.

Last touches: The Opel mechanics Becker and Treber (right) have pushed the RAK 2 to its starting position. The engineers of Friedrich Sander wire the rocket charges to the ignition pedal. In the background film star Lilian Harvey and Avus director Hellmuth Reiners pose for the cameras.

7 Comentarios, RSS

  1. charly 28/05/2018 @ 9:14 am

    De los mejores artículos históricos publicados en Vaderetro.

  2. Carlos Pereyra 28/05/2018 @ 11:34 am

    Suscribo lo que afirma Charly.

    Una página de la historia que no conocía.

    Felicitaciones al equipo de Vaderetro por todo lo que publican.

  3. Miguel 28/05/2018 @ 11:50 am

    Vale complementarlo con Kapacher (“Flechas de Plata”).

  4. Güilbeis 28/05/2018 @ 12:33 pm

    Muy interesante, debe ser además el primer experimento de downforce.
    ¿Delante de las cámaras de televisión en 1928?

  5. luis 28/05/2018 @ 9:06 pm

    Cuando uno ve o lee de estos muchachos que en estos aparatejos (éste, el Fiat Mefistófeles, el Jamais contente, etc) va entendiendo el concepto de “había que tenerlos muy bien puestos”

  6. Jorge Federico Gonzalez Goller 29/05/2018 @ 12:06 pm

    Excelente articulo; Felicitaciones Vaderretro Staff

  7. José del Castillo 05/06/2018 @ 8:32 am

    Buen artículo VDR, complimenti !!, ¿habrá sobrevivido al tiempo y a la 2ª guerra alguno de esos prototipos?

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*