A merced del tiempo

Hernán Charalambopoulos
dsc02076
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

ossido

Siguiendo con las caminatas por el barrio de Nuñez, esta mañana me topé, en la calle Besares al 1700, con un apesadumbrado Mercedes 170 SD en versión rural.

Esta modificación de la anatomía original del vehículo supo hacerse en estas tierras, dando como resultado un objeto algo curioso, ya que la trompa (única parte de la horma que se conserva junto a las puertas delanteras) corresponde a una estética mucho más emparentada con la preguerra, momento en que el auto entró en producción.

La cola toma parámetros estilísticos de los años cincuenta, que fue el período en el que las modificaban, y posee las típicas redondeces de aquellos años, aunque un poco cuadrada y con poco desarrollo en planta, es decir que cierra poco, y queda algo tosca y voluminosa respecto al frontal que es más afilado, desapareciendo los esbozos de guardabarros aplicados que traía la berlina, generando un volumen algo soso. Un detalle: las luces traseras son de Peugeot 403, y mal no le quedan.

403
Otro particular interesante, aunque no para los pasajeros sentados atrás, es que la carrocería tiene sólo tres puertas, faltando la trasera del lado izquierdo, vaya uno a a saber por qué causa. Algunos derivados de la época también carecían de esa entrada, como por ejemplo ciertas F100 hechas doble cabina, o la Peugeot T4B, que era fabricada por carrocerías Igarreta y se ofrecía en catálogo junto al resto de la gama 403.

falta una pueeeeerta

Volviendo al Mercedes, en plena sesión fotográfica, Elsa, la dueña, salió a la vereda a inquirir y tras un breve interrogatorio y constatar de que no le quería comprar el auto, ni mucho menos llevármelo, me contó que hace más de cuarenta años que está en la familia, que fue de su madre quién lo compró en el barrio, en una agencia de Av. Libertador y lo pintó personalmente dos veces, ya que al ser artista plástica se decidió a incursionar también en este arte de pintar carrocerías…

Ante la imposibilidad monetaria de ofrecerle un mejor pasar, el noble Diesel alemán yace quieto desde hace ocho años esperando que alguien lo devuelva a la vida. Elsa no quiere venderlo y confesó que su hijo está ahorrando dinero para ponerlo en marcha nuevamente y volverlo a su antiguo estado. Les deseamos mucha suerte en el arduo trabajo.

escudito

culito
cuadrado

0 Comentarios, RSS

  1. Roberto Nigrinis 15/01/2010 @ 12:33 pm

    Buen hallazgo Hernán. Recuerdo que la Station Wagon Skoda Octavia de origen Checoslovaco de finales de los años 50 y bien entrados los 60 también usaba esta curiosa configuración de tres puertas, dos al lado derecho y solamente una al lado opuesto. Estas Skoda se usaron como taxis en Bogotá y en otras ciudades colombianas después de 1967.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

1963

  Entre tanto renegar con los miserables de Dattatec, y sus injustificables... Seguir Leyendo >>