Alfa Romeo presenta a sus gacelas y panteras

staff
Giulia,-Polizia_ENG_slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Episode 5 - Cover

En la Italia de la posguerra, los autos Alfa Romeo eran una leyenda. Demostraron ser más rápidos que cualquier otro automóvil, tanto en la pista como en las rutas. Eran potentes y siempre ganaban, como el bien sobre el mal… Tenían todas las características técnicas y simbólicas para convertirse en los vehículos de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

El vínculo entre Alfa Romeo y las instituciones de orden público es una pequeña parte de la historia de la República italiana. A partir de los años cincuenta, se seleccionaron los autos Alfa Romeo como vehículos de intervención rápida. Eran conocidos como los «volanti» y los ciudadanos pronto se acostumbraron a verlos, dándoles otros apodos: los utilizados por la Policía eran conocidos como «Panteras» y los vehículos de los Carabinieri se llamaban «Gacelas». Dos metáforas que subrayan su potencia y agilidad.

La primera «Pantera» fue un Alfa Romeo 1900 producido en 1952, cuya silueta agresiva inspiró su nombre.

1900,-Polizia_ENG

Giulia,-Carabinieri_ENG

La primera «Gacela» es de unos años más tarde. El auto de policía más famoso de todos fue el Giulia Super, pero las fuerzas de orden público reclutaron muchos otros modelos Alfa Romeo, prácticamente todos los más importantes, desde el Matta hasta el Alfasud, el Alfa 75, el Alfetta, el 156 y el Giulia actual.

La historia de la relación de la marca con las fuerzas de orden público es paralela a la historia de cómo Alfa Romeo evolucionó a lo largo de los años. Y este tema nos lleva a conocer a otro protagonista de nuestra historia: Orazio Satta Puliga, nacido en Turín, con ascendencia sarda y un apasionado de Alfa Romeo.

Orazio-Satta-Puliga-(GP-159,-Giulietta-ti,-Giulia)

A él le debemos la famosa frase: «hay muchas marcas de autos, entre las que Alfa Romeo ocupa un lugar aparte. Es una especie de enfermedad, el entusiasmo por un medio de transporte. Es una forma de vida, una manera especial de concebir un vehículo de motor».

Nombrado director de diseño en 1946, Satta Puliga tenía ante sí una ardua tarea: no sólo necesitaba reconstruir todo lo que se había destruido en la guerra, sino que también tenía que transformar una empresa artesanal en una fábrica moderna, continuando el camino tomado por Ugo Gobbato.

Satta Puliga se puso manos a la obra. A su llegada, Alfa Romeo producía cada pieza mecánica en su fábrica de Portello, de acuerdo con criterios de alto cuidado artesanal. Racionalizó el proceso, tercerizó la producción de los componentes secundarios y redujo los costos. Mientras tanto, comenzó a diseñar los nuevos Alfa Romeo «de serie», que se construirían utilizando las metodologías técnicas y organizativas más eficientes.

Portello,-produzione-1900_ENG

El 1900 de Satta Puliga, que data de 1950, fue el primer Alfa Romeo con volante a la izquierda, y el primero en tener una estructura autoportante. Abandonó los motores tradicionales de 6 y 8 cilindros por una nueva versión de 4 cilindros con tapa de aluminio y dos árboles de levas accionados por cadena. El motor funcionaba con un solo carburador y ofrecía unas prestaciones brillantes con una baja potencia fiscal. El 1900 desarrollaba 80 CV. Era ágil y rápido, como cabía esperar de un Alfa Romeo, pero también muy fácil de manejar. En otras palabras, fue diseñado para un mercado más grande. El eslogan de su lanzamiento fue: «El auto familiar que gana carreras».

El 1900 también fue el primer vehículo Alfa Romeo que se produjo en una línea de montaje. Una auténtica revolución para la marca: el tiempo total de fabricación del vehículo se redujo de 240 a sólo 100 horas. Este nuevo enfoque condujo a un éxito comercial sin precedentes: sólo el 1900 vendió más que la producción total de otros vehículos de Alfa Romeo hasta ese momento.
Este éxito también se debió a una cuidadosa gestión del ciclo de producto. Se introdujeron varias versiones de altas prestaciones (el 1900 TI, el 1900 C Sprint y Super Sprint, y 1900 Super), ganando importantes competencias internacionales dentro de su categoría.

Y Alfa Romeo siguió colaborando con sus carroceros: la serie de concepts BAT (Berlinetta Aerodinamica Tecnica), creada por Bertone y diseñada por el joven Franco Scaglione, se basó en la mecánica del 1900.

BAT-7

1900-M-'Matta'

El AR51, más conocido como «Matta», también adoptó el mismo motor que el utilizado en el 1900: era el 4×4 que iba a reemplazar los vehículos todoterreno de la posguerra de las Fuerzas Armadas italianas.

Mientras que con el 1900 Alfa Romeo se había embarcado en la producción en serie, fue con el Giulietta con el que realmente se convirtió en una fábrica de automóviles a gran escala. El hombre que lideró esta transformación fue Giuseppe Luraghi.

Nacido en Milán, estudió en la Universidad Bocconi, donde también practicó el «noble arte» del boxeo. Al entrar en nuestra historia, ya tenía reputación de buen director, con una larga experiencia en Pirelli. De 1951 a 1958 fue director general de Finmeccanica, el holding que controlaba Alfa Romeo. Después de un breve paréntesis en Lanerossi, regresó en 1960 como presidente de Alfa Romeo, cargo que ocuparía hasta 1974.

Giuseppe-Luraghi

Escritor, periodista y editor, Luraghi también promovió iniciativas culturales en el seno de la empresa. En 1953 confió a Leonardo Sinisgalli, «el ingeniero poeta», la tarea de crear una revista que combinara el conocimiento técnico, la cultura humanista y el arte. El resultado fue «La Civilità delle Macchine» (La civilización de las máquinas), en la que también participaron los grandes escritores Giuseppe Ungaretti y Carlo Emilio Gadda.

A su llegada a Alfa Romeo, Luraghi revolucionó la forma en que se estructuraba la producción, contratando al proyectista Rudolf Hruska, y encargando a Francesco Quaroni la reorganización de los procesos industriales. Se dio cuenta de que había una gran oportunidad en juego: la marca tenía una visibilidad excelente, sus victorias deportivas emocionaban y hacían soñar a millones de personas. Era hora de traducir este éxito en ventas. El boom económico estaba a la vuelta de la esquina y el auto era la posesión más codiciada: para Luraghi, ser propietario de un Alfa Romeo tenía que convertirse en la prueba visible de haber alcanzado el bienestar.

De producto de élite a objeto de deseo: la marca apuntaba ahora todos sus recursos de diseño y sus proyectos industriales en esta nueva dirección. Y el Giulietta fue el producto de este punto de inflexión en la historia de Alfa Romeo, un automóvil diseñado para aumentar las ventas pero al mismo tiempo confirmar la tradición técnica y la vocación deportiva de la marca.

Giulietta-ti,-Polizia_ENG

3-3-853 (1)

El nuevo modelo nos lleva de vuelta al vínculo entre Alfa Romeo y las fuerzas de orden público. La primera «Gazella» de los Carabinieri no era otra que una Giulietta, destinada al servicio de patrulla, y estaba equipada con un sistema de radio para comunicarse con la Central. En el argot del cuerpo de Carabinieri, la «Gacela» era el vehículo del grupo de acción rápida y tenía que ser veloz, ágil y resistente. Estas características se transfirieron inmediatamente al automóvil.

Más corta, más estrecha y más ligera que el 1900, la Giulietta llevó a Alfa Romeo a un nuevo segmento, para un nuevo público. Ofrecía un exterior moderno y aerodinámico, y la máxima habitabilidad interior, así como un excepcional agarre en ruta, una buena aceleración y una alta velocidad. Su motor (totalmente de aluminio) desarrollaba 65 CV, y alcanzaba una velocidad máxima de 165 km/h.

3-3-841

Giulietta-sprint

En el Salón del Automóvil de Turín de 1954, la Giulietta hizo su debut en versión coupé. La Giulietta Sprint, diseñada por Bertone, era un pequeño automóvil ágil, compacto y de baja altura que se convirtió en un «clásico instantáneo». Vale la pena señalar que la versión deportiva surgió antes que la versión estándar: una opción poco convencional y típicamente Alfa Romeo.

La Giulietta fue un éxito rotundo, se hizo tan popular que se ganó el apodo de «la novia de Italia». Y su resultado de ventas fue igual de extraordinario: más de 177.000 unidades.

Sólo un vehículo revolucionario podría sustituir a la Giulietta. Satta Puliga lo sabía muy bien. Y su equipo (Giuseppe Busso, Ivo Colucci, Livio Nicolis, Giuseppe Scarnati y el piloto de pruebas Consalvo Sanesi) se puso a trabajar, desarrollando un vehículo que definitivamente estaba muy adelantado a su tiempo.

La Giulia fue uno de los primeros autos en el mundo con una estructura portante de deformación programada. Las partes delantera y trasera se diseñaron para absorber los golpes y el habitáculo era extremadamente rígido para proteger a sus ocupantes: soluciones que sólo serían obligatorias mucho más tarde.

Giulia,-Polizia_ENG

El motor de dos árboles y 1.6 litros del Giulia representaba una evolución del motor de 1.3 litros y 4 cilindros, y destacaba por sus válvulas de escape refrigeradas por aplicaciones de sodio.

El diseño de la Giulia también fue revolucionario. Compacta, con volúmenes bien proporcionados y un estilo único. El frente bajo y la parte trasera trunca se inspiraban en la aerodinámica. «Diseñado por el viento», rezaba el anuncio de lanzamiento del automóvil. Gracias al innovador trabajo de desarrollo realizado en el túnel de viento, el Cx del Giulia fue extraordinario para su época: sólo 0,34.

El modelo tuvo un éxito abrumador: se vendieron más de 570.000 unidades (más del triple que la Giulietta). La Giulia se convirtió en un icono italiano.

Quienes visiten el Museo Storico de Arese encontrarán una sala dedicada a Alfa Romeo en el cine. Entre muchos vehículos ilustres, la Giulia destaca como la estrella indiscutible de muchas películas policíacas del momento, que comenzaron como películas «Clase B» y que más tarde se convirtieron en películas de culto. En estas películas de policías y ladrones, la Giulia a menudo interpretaba el papel tanto de auto de la ley como de vehículo ídoneo para las fugas.

Fotos: Prensa Alfa Romeo

12 Comentarios, RSS

  1. José del Castillo 20/05/2020 @ 6:33 pm

    Le faltó a «staff» mencionar a la Giulietta Spyder, auto lindo y bien logrado si los hay, afortunadamente podemos comprar una muy buena réplica al precio de cualquier «fuoriserie» nacional, ya que los originales son para un público de faltriqueras mas voluminosas.

    • Beppe Viola 21/05/2020 @ 6:19 am

      Spider… con la i «alla italiana»..

      • José del Castillo 21/05/2020 @ 8:26 am

        La prego, mi scusi.

  2. Alejandro Marino 20/05/2020 @ 8:24 pm

    Hablando de Alfas y cine nacional clase B ( hasta 1300 cc. )no puede faltar la Giulietta que funge como premio del concurso del jabòn «Burbuja Rosa» en el clasico «Canuto Cañete y los 40 ladrones», con la actuaciòn de Carlitos Balà y direcciòn del polaco Leo Fleider

  3. Güilbeis 21/05/2020 @ 12:46 pm

    Primera vez que veo una 1900 con parabrisas partido. Buscando fotos sólo encuentro Panteras con esa característica. El techo de lona trasero recuerda a los Torino de la taquería con techo corredizo atrás, seguramente con la misma finalidad.
    ¿Habrá en la Sala de Cine del Museo Storico un recordatorio a la película Un Bellisimo Novembre? Participan dos bellezas: Gina Lollobrígida y la 33 Stradale.
    Lo de la faltriquera no lo tenía.

    • Beppe Viola 21/05/2020 @ 3:37 pm

      esa «millenove» es un auto especial hecho para seguimientos a alta velocidad: tiene parabrisas blindado (por eso es el parabrisas partido), tiene ademas un techo corredizo trasero (para disparar màs comodamente), un buscahuellas y unas cortinitas de cota de malla metalica adelante de las ruedas delanteras para barrer los clavos miguelito (jamas supe porque se llamaban con el nombre de un personaje de Mafalda)

      • danielc 22/05/2020 @ 4:40 am

        Aparece una nota en el diario La Voz (imagino que de Córdoba) que explica lo siguiente. Lo que pongo en duda porque a mi me parece que los clavos miguelito son mas antiguos. El link es el que pongo abajo (no se si está permitido poner links en los comenarios) y hay que abrirlo en modo seguro o en ventana privada, que caso contrario no funciona:

        https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/la-historia-de-los-clavos-miguelito

        «El nombre

        Miguel Humberto Enríquez Espinosa (27 de marzo de 1944-5 de octubre de 1974) fue el secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile.

        A fines de la década de 1960, utilizó este tipo de clavos en protestas contra el ­gobierno de Eduardo Frei Montalva.

        Frei Montalva, del Partido Demócrata Cristiano de Chile, fue elegido presidente (con 56,08 por ciento de los votos) en 1964. En dichos comicios fue apoyado por la derecha, que buscaba impedir la victoria de Salvador Allende.

        Eran tiempos en los que, en Latinoamérica, los ideales de la revolución tenían focos en varios países: Cuba, Bolivia, entre otros.

        Así, el MIR encabezó en Chile la lucha reivindicativa y política de masas en huelgas, protestas callejeras y ocupaciones de fábricas, y uno de los elementos empleados obstruir el avance eran los miguelitos.»

      • Alejandro Marino 22/05/2020 @ 7:49 am

        Cuando FIAT lanzò aqui el camiòn 619 ( 1969/70 ) con la cabina «televisor» los transportes que viajaban por la Ruta 3 al sur del rio Colorado tambien apelaron al parabrisas partido basicamente por reducciòn de costos ya que las roturas por piedrazo eran habituales. En ese caso hacia falta retirar el tercer limpiaparabrisas que equipaba a estos aparatos.

  4. Alvaro 21/05/2020 @ 4:59 pm

    Buenísima la nota !!!!….esa foto de la Giulietta doblando fuerte con su característico rolido, me hace recordar unas «6 horas» en el Autódromo Municipal, donde «Charlie» Menditeguy corría con una y era impresionante verlo doblar al máximo e inclinándose tanto que parecía que en cualquier momento volcaba, pero las cuatro ruedas siempre en el piso !!!…. aunque sin poder pasarlo, lo volvió loco a «Larry» que corría en un Jaguar 3.8 Mk.II y fue el ganador.

  5. bernardo 21/05/2020 @ 6:09 pm

    En esa pelicula Canuto Cañete se escapa de sus captores en una Moto Guzzi (500 gtv? )

  6. Horacio Garcia 22/05/2020 @ 9:09 am

    Seguramente la carrera que recuerda Alvaro es «500 millas Standard-Supermivil YPF» corridas en el circuito numero 3 del Autodromo BA, el 27/1/62.
    En el libro «Historia de Pasiones y Automovilismoen Argentina» donde Cristian Bertschi y Estanislao Iacona relatan la historia del Club de Automoviles Sport, hay dos interesantes y divertidas anecdotas…. la primera relatada por Jackie Forrest Greene junto con Larry, piloto del Jaguar 3.8 Mk2 numero 2.
    «En la clasificacion Larry hizo el mejor tiempo. En eso lo veo llegar con el motor apagado a los boxes; baja y me dice: ‘Se Fundio’. Llame urgente a Millet que era el importador, pedi los repuestos, y me dedique de ahi en mas a tratar de hacer el motor y que estuviera listo para el dia siguiente.
    Tambien llame a Inglaterra a la casa Jaguar, para ver que podia haber pasado y el que me atendio me pregunta: ‘¿El circuito tiene una curva larga hacia la derecha?’. Ante la respuesta afirmativa me dijo:
    ‘¡Ah, bueno!, es normal…chupo aire la bomba de aceite’.
    Consegui las piezas, desarme todo y lo mande a Larreta a dormir, rogandole que llegase a tiempo para la largada al dia siguiente. Pude rectificar todo y cambiar las partes dañadas.
    La victoria fue algo muy reconfortante. El que no estaba nada contento era Menditeguy, que habia corrido en pareja con el Gallego Cupeiro en una Giulietta. Cuando con Larreta me iba del Autodromo lo cruzamos en el tunel de boxes. Freno de golpe el Falcon que manejaba, bajo el vidrio y nos grito,…
    ‘¡pendejos insolentes!’. »
    ….de aquella carrera se recuerda tambien una anecdota que tiene como protagonista al padre de Andrea Vianini, don Peppino. Resulta que Andrea hacia su debut como piloto y Charlie Menditeguy habia tenido la amabilidad de enseñarle los radios de las curvas, como cambiar, donde frenar, etcetera. Todo esto vuelta
    tras vuelta en una Giulietta. Durante la carrera, Andrea paso al frente. Peppino le habia pedido expresamente que dejara ganar a Menditeguy, pero el tano no aflojaba, seguia puntero. Entonces don Peppino salio de los boxes a la pista con un palo en la mano, y cada vez que pasaba Andrea lo amenazaba.
    La extorsion surtio efecto, y Andrea dejo pasar al maestro.
    Si non e vero, e ben trovato.

  7. Alvaro 22/05/2020 @ 10:06 am

    Gracias Horacio por tu acotación e interesante información ampliatoria, seguramente confundí la carrera ….son años !!!!

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

21

Fotos enviadas por un amigo desde un desarmadero de Inglaterra. Datsun 240 Z, gloria... Seguir Leyendo >>

10