Alfa Romeo Tipo 512: cuando los bueyes empujan el carro

Beppe Viola
1-P1120938
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

3-P1120937

En la segunda mitad de los años treinta, Alfa Romeo se encontraba en una progresiva crisis técnica, en comparación con sus rivales alemanes plateados, fomentados y enormemente ayudados por Adolfo y sus amigos. El reparto de competición de la marca es delegado entonces a la “Scuderia Ferrari” que desarrolla el P3, sucesivamente el 308 de Grand Prix y, a partir del 1937, la nueva 158 de 1.500 con compresor para la categoría “Voiturettes”.

Mientras tanto, en el Portello, el director general Ugo Gobbato le encargaba al nuevo director técnico español, un tal Wifredo Pelayo Ricart y Medina (en fuga de la Guerra Civil y los republicanos enfurecidos) el desarrollo de las actividades experimentales. En poco tiempo, Ricart produce dos efectos: se pelea con “Il Commendatore”, dividiendo el desarrollo de los modelos de competición entre Milano y Modena. Esto hará que Ferrari se vaya definitivamente de Alfa Romeo para fundar su propia fábrica, llevándose a Vittorio Jano.

2-P1120939

5-P1120936

El otro efecto de Ricart, ya con el control total de “Alfa Corse”, es desarrollar nuevos modelos de competición para contrastar a los desarrollos nazis en la categorí Grand Prix.

Saca de la galera dos prototipos muy interesantes: el Tipo 162, monoposto clásico, para la categoría Grand Prix, con un motor V16 a 135º de 3 litros con compresor (del cual quedan sólo pocas fotos y medio motor dando vueltas por el depósito del museo) y el Tipo 512, categoría “voiturette”, primer monoposto italiano con motor central, un 12 cilindros boxer de 1.500 cc con compresor y 350 CV (o sea, ¡más de 200 caballos por litro!).

8-P1120945

11-P1120806

Se hicieron cuatro chasis del 512, un auto completo y marchante, probado varias veces en la “Autostrada dei Laghi” por Consalvo Sanesi y otro chasis completo de mecánica que nunca llego a tener carrocería… La llegada de la Segunda Guerra Mundial en Italia puso fin a las experimentaciones. Las carreras fueron suspendidas, y los autos escondidos en la granja de Castoldi en Gorgonzola, cerca de Milano, junto con las restantes Alfetta 158 completas y los varios chasis y motores.

Al finalizar la guerra, Gobbato, presidente del Alfa Romeo, fue asesinado el mismo día del fusilamiento de Benito Mussolini, y Ricart, prudentemente, ya que el horno no estaba para bollos, hizo las valijas y se rajó de Milano.

En 1946 le sacan la tierra a los autos escondidos y olvidan en un rincón del galpón a las 512, considerándola inferiores a la ya experimentadas y victoriosas Alfetta, empezando otra historia. Las dos maravillas de la técnica mecánica de la época, ahora se lucen expuestas en el Museo Alfa Romeo de Arese.

9-P1120808

12-P1120812

13-P1120814

7-P1120946

10-P1120807

4-P1120942

1-P1120938

 

8 Comentarios, RSS

  1. luis 13/06/2016 @ 11:14 pm

    que sensación de tranquilidad esos refrescantes litritos de carburante meneandose a espaldas del piloto

  2. Jose del Castillo 14/06/2016 @ 9:09 am

    Hablando del tanque de nafta, que “cappolavoro”, lo mismo que el de aceite.

  3. Alvaro 15/06/2016 @ 2:14 pm

    Que buenas tomas para conocer en detalle este raro ejemplar !!!

  4. Güilbeis 15/06/2016 @ 3:29 pm

    Cuanta ingeniería y diseño hay en este auto, Ricart era un exquisito. Qué bien le vino a Enzo esa pelea, se la debe haber agradecido toda su vida.

  5. MARIO 15/06/2016 @ 7:35 pm

    Beppe, recuerdo haber visto una foto de Carlos Reutemann con este auto, era una presentación del Brabham Alfa, año 1975, lo habrá probado para esa ocasión…? Saludos.

  6. Nicholas 15/06/2016 @ 10:12 pm

    Pensar que al Lole no se lo ve hablar de autos en pùblico. Una lastima ya que vivio la mejor epoca de la F1 y podrìa dejarnos muchas historias

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*