Mirando desde arriba (Caproni 161 Bis)

Hernán Charalambopoulos
ca-2
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

ca-2

Mario Pezzi, piloto italiano fallecido hace más de cuarenta años, todavía hoy posee el récord de altura alcanzado en un avión a hélice. No había por ese entonces Guinness, ni libros de récords particulares, pero los ingenieros y sobre todo los políticos de distintos países se (la) medían constantemente con este tipo de pruebas que tenían una indudable repercusión propagandística.

Con su Caproni 161 Bis, alcanzó poco más de 17.000 metros de altura en Octubre de 1938. El motor que equipaba el avión era un Piaggio de 750 CV y doble compresor.

ca-9

Para el asombro, quedan seguramente las imágenes que retratan la cabina de presurización y el traje que envolvía su cuerpo, dentro de la cual el buen Mario, daba órdenes a su obediente pájaro para seguir subiendo. En otra ocasión hablaremos de los productos y de la historia de Caproni, una de las más grandes empresas aeronáuticas italianas, que en su momento de máximo esplendor, a mediados de la década del treinta, contaba con casi 50.000 empleados y supo entre otras adquisiciones, quedarse con el paquete accionario de Isotta-Fraschini, orgullo de la industria del país del Duce en aquellos años.

ca-6

ca-5

ca-8

 

ca-7

0 Comentarios, RSS

  1. Qui-Milano 28/01/2014 @ 1:45 pm

    La Caproni tiene un gran importancia en el crecimiento de la ciudad que da nombre a mi nick ya que el primer aviòn hizo su primer vuelo en el campo de Cascina Malpensa (que ahora es el Aeropuerto Internacional de Malpensa a 40 km de Milano)
    En la fabrica de de Vizzola Ticino (cerca de Malpensa) hay ahora un museo de aeronautica con una buena colecciòn de aviones de los anios ’10 a ’40 y todavia estan en piè los viejos hangares de madera.
    Màs tarde abriò otra fabrica en Taliedo, periferia este de Milano, donde ahora està situado el aeropuerto de Linate, (el aeroparque de Milano). Los galpones de la fàbrica de Via Mecenate, existen todavia y son ahora los estudios televisivos de la RAI.
    Despuès de los ’60’s fue comprada por la Augusta, (propietario, entre otras cosas de MV Augusta, las famosas motos del 15 veces campeòn de motociclismo, Giacomo Agostini)

  2. gallego chico 28/01/2014 @ 4:59 pm

    Aquí se usaron locomotoras a vapor Caproni. No tengo detalles pero seguramente podrán colaborar.

  3. pinco 28/01/2014 @ 5:40 pm

    Fascinante historia!!miren el conducto del poco aire a la izq del motor (foto 1)Era la epoca de los records y carreras que generaron el Supermarine Spitfire,el Me 109 ,el avion Bugatti,y si mal no recuerdo en esas carreras de la Copa Schneider habia tambien un Caproni ostentando records como anfibio?
    Saludos de Pinco

  4. Lucasg 28/01/2014 @ 6:03 pm

    Para mí que el del avión es Bender…

  5. Qui-Milano 28/01/2014 @ 6:20 pm

    El hidroavión de la copa Schneider era el Macchi-Castoldi MC72 con un doble motor Fiat de 50 litros y 2900cv!!!!
    Tiene el récord imbatido de 710 km/h… Hermosisimo monoplano con hélices contrarotantes
    Hay un sólo ejemplar en el museo de Vigna del Valle de Roma

  6. jose del castillo 28/01/2014 @ 8:36 pm

    Curioso post para un blog de autos. Curioso y sumamente interesante !

  7. Mariana 28/01/2014 @ 9:41 pm

    Mientras tenga motor puede ir en este blog. Ahora,¿¡¡ mujeres semi desnudas y desnudas totalmente !!? eso es curioso para un blog de autos.

  8. Del Moño 29/01/2014 @ 2:03 pm

    Sinceramente,un libro abierto Qui-Milano…

  9. Del Moño 29/01/2014 @ 2:03 pm

    Sinceramente,un libro abierto Qui-Milano…

  10. Daniel.M 29/01/2014 @ 4:19 pm

    Bender +1

  11. Alvaro 30/01/2014 @ 9:08 am

    Interesante e ilustrativa nota, en cuanto a los Isotta Fraschini, indudablemente que merecemos alguna nota; recuerdo que la corporación de Transportes de Buenos Aires, tuvo por los años ’50?? en circulación por poco tiempo, unos buses/colectivos frontales de esa marca, que salían de Barrancas de Belgrano, y si no me equivoco la línea era la 42

  12. Alvaro 30/01/2014 @ 9:08 am

    Interesante e ilustrativa nota, en cuanto a los Isotta Fraschini, indudablemente que merecemos alguna nota; recuerdo que la corporación de Transportes de Buenos Aires, tuvo por los años ’50?? en circulación por poco tiempo, unos buses/colectivos frontales de esa marca, que salían de Barrancas de Belgrano, y si no me equivoco la línea era la 42

  13. Javier M 02/02/2014 @ 10:22 pm

    Excelente nota.
    Si se legaba a apagar el motor a esa altura ni picado que se iba a mandar, no se a que altura se acaba el oxígeno pero no debe andar lejos.
    Despues de la caída del muro los rusos se financiaban los aviones ofreciendo cosas locas: te subían en un Mig o algo asi y subías acompañado de un piloto hasta que la turbina se apagaba por falta de oxígeno, y volvías a tierra en caida libre de más de 10 kilómetros.
    Los contrarrotantes nunca fueron muy prácticos, algo así como el canto del cisne de las hélices para aviones rápidos, imposíbles como motores comerciales por el ruido sincrónico que producían, se usaron en aviones de guerra donde esto nunca fue problema.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*