Alpina, medio siglo sacándole el jugo a los BMW

Federico Sierpien
BMW-Alpina-Kalender-2015-Jubilaeum-50-Jahre-Alpina-Automobile-01
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

alpina_00

A veces uno puede darse cuenta de la humildad y grandeza de una persona cuando atribuye sus éxitos a la llamada “suerte”. ¿Existe la suerte? ¿O simplemente la determinación y pasión por algo convierten una visión en una realidad?

La familia Bovensiepien se dedicaba la mecánica de precisión, en este caso la fabricación de maquinaria de oficina, que pese a ser simples objetos de gran utilidad en la vida cotidiana, su construcción a veces no deja de ser intrincada (por lo menos en las décadas de los años 50 y 60). Piezas de ingeniería mecánica, donde la perfección en el diseño y fabricación aseguran un producto excelente. Suena a algo que nos une…

Alpina typewwriter

Burkard Bovensiepien heredó esta pasión por la mecánica, pero en este caso la automotriz, una industria que crecía día a día en una Alemania sedienta de éxitos deportivos y comerciales. Seguramente motivado por su rebeldía adolescente, Burkard sabía que lo que no quería: continuar el aburrido mandato familiar, aunque sin saberlo había heredado la pasión por la excelencia y la precisión del negocio de sus ancestros: las máquinas de escribir “Alpina”.

En sus primeros romances con la preparación de automóviles, y buscando alguna empresa que pudiera entregar piezas de modificación y potenciación de calidad, llevó su Fiat hasta Turín, donde Nardi modificó el auto para obtener un aumento de potencia y performance. Durante el regreso, falló unos de los metales de cigueñal, y tuvo que llevar el Fiat otra vez hasta Turin para que solucionaran el problema. Fiat, seguramente, no era la plataforma correcta para las intenciones de Burkard.

alpina_2

La solución estaba en su tierra natal, Bavaria, con el joven BMW 1500 (Neue Klasse), que al poco tiempo de presentarse tuvo un grave problema de marketing: su hermano, el BMW 1800. En una época donde 10 caballos de fuerza hacían mucha diferencia, los flamantes dueños del 1500, estaban bastante decepcionados, ya que, de haberlo sabido, hubieran esperado el tiempo necesario para comprar el 1800 en vez del 1500.

Al mismo tiempo que esto sucedía, Burkard logró convencer a su padre para que le cediera una pequeña parte de la fábrica de máquinas de escribir para armar un taller, y allí dedicarse a modificar estos autos.

Comenzó por modificar su propio auto, un BMW 1500, que tenía un excelente motor, pero alimentado por un pequeñísimo carburador Solex. Así fue que Burkard le instaló dos carburadores Weber y logró un notable aumento en las prestaciones. Necesitaba, por ejemplo, tres segundos menos para alcanzar los 100 km/h.

Al ver esta oportunidad, Burkard logró concertar una cita con el jefe de vendedores de BMW, para sellar un acuerdo y, además, asegurarse que los automóviles mantuvieran la garantía BMW.

bmw_2002_tii_by_alpina

AlpinaCSL

Así fue que un el primer día de 1965 dio inicio esta relación entre BMW y Alpina, relación que dura hasta el día de hoy, al punto que los automóviles Alpina salen semi terminados de la planta de montaje para después ser trasladados hasta los talleres en Buchloe.

Alpina dentro de los llamados “preparadores” o “tuning house”, es el único que además de retener la garantía BMW, entrega un producto completo que los diferencia de sus competidores, que sólo se preocupan por aumentar la potencia del motor. En los Alpina todo está en equilibro: motor, suspensiones, frenos, estética.

alpina_historie_E21_B6_28_02

BMW Alpina 15

Hasta el año 1980 Alpina simplemente era un “tuning house”, pero ese año se convirtió en “fabricante de automóviles” cuando presentó su primer modelo registrado: el BMW-Alpina C1 2.3.

Como dato interesante todo lo fabricado hasta esa fecha y especialmente los 2002, son muy difíciles de identificar ya que mantienen los números de serie de BMW y no los de Alpina, razón por la cual todo el tiempo aparecen a la venta autos que es muy difícil saber si pasaron o no por las manos de Burkard.

El año pasado se cumplieron 50 años de esta fuerte relación entre BMW y Alpina, la empresa hoy en día está en manos de sus dos hijos, Florian y Andreas, que heredaron y llevan adelante la misma pasión por fabricar automóviles de excelencia.

Alpina

536697__DSC5751OLYMPUS DIGITAL CAMERA

4 Comentarios, RSS

  1. altashanta 10/03/2016 @ 11:32 am

    Ke nave!, entrego a mi hermana x un 2002 así de enchichado. Tuning no siembre es mala palabra ameos.

  2. morgan. 10/03/2016 @ 12:23 pm

    los balzano en Campana tenían un e21 igual al de la foto. No se que se habrá hecho de ese auto…..normalmente después de que los usaran ellos quedaba poco………pero capaz se salvó.

  3. Guido 22/03/2016 @ 6:03 pm

    Morgan, efectivamente por aquí todavía existe un C1. Varios quisimos comprarle el spoiler original, obviamente. Si no me acuerdo mal, ese auto luego se modificó drásticamente, arruinando el original (creo que se le puso una leva Romero, y dos Weber de 48mm).

    Creo que en Argentina también sobrevive una B7 (E24) que hace mucho fuera de Tito Bessone, o Cocho López.

  4. Burkard 22/03/2016 @ 7:16 pm

    El spoiler si estan interesados todavia lo vende Alpina bajo pedido especial.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*