Autoclásica 2015: el Austin 18-24

Diego Speratti
IMG_7873
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_4879

Los visitantes de Autoclásica más observadores y entusiastas de los realmente veteranos, habrán notado que en el stand del ACA de este año hubo un auto que no forma parte del elenco estable en exhibición permanente en la Sede Central de Avenida Libertador.

Más aún, la inmensa mayoría de nosotros no habíamos visto nunca este Austin 18-24 doble phaeton, y es que hasta hace un par de años atrás permanecía en alguna de las guaridas donde el ACA acostumbra preservar, a su manera, parte de su rico e inmenso patrimonio vehicular.

IMG_4884

Pero los tiempos están cambiando, y el ACA, con la fervorosa labor de Rafa Sierra y Miguel Devoto a la cabeza, poco a poco va rescatando de la oscuridad y el olvido estos tesoros. En el caso de este Austin, hace un año y medio golpeó el portón del taller de restauraciones de Jorge y Luisito Penedo en José Mármol, en la Zona Sur del Gran Buenos Aires, mostrando un estado abandónico, con su mecánica moribunda y algunas partes que habían desaparecido en la larga noche de su cautiverio, y que padre e hijo Penedo, con su sapiencia y talento, consiguieron restaurar y, a veces, recrear con absoluta fidelidad.

El desafío de volver a la vida a este auto construido más de un siglo atrás, en 1911, comenzó en marzo de 2014 y para octubre de 2015 estaba todo listo para mostrarlo en Autoclásica, y subir marchando la rampa para recibir el primer premio en la categoría veteranos. Estar en la terna final para los “Best of Show” tampoco hubiese ofendido a nadie…

IMG_8219

Aparentemente este Austin 18-24 1911 perteneció a la familia Fehling, propietarios de la importadora de Cadillac y de tantísimas otras marcas de automóviles entre las que se cuentan Horch, Auto Union y DKW en la preguerra, antes de terminar en manos del Automóvil Club Argentino. Y una de sus características distintivas es el descomunal ancho, con trochas de 1,80 metros.

En aquellas épocas, el automóvil se desarrollaba a pasos de gigante en Europa, mientras en otros mercados era un recién llegado que convivía en el tráfico con los generalizados vehículos a sangre. En las colonias inglesas las trochas de las carretas se calculaban por el ancho de las ancas de un caballo, y así se reglamentaron los 1,80 metros con los que estaba desarrollada la red caminera, y con los que a comienzos de siglo los fabricantes de las grandes potencias ofrecían sus vehículos más imponentes a las colonias y otra mercados de exportación.

IMG_7925

IMG_4888

Por aquella época Austin estaba en plena expansión, y si bien el posterior Seven se convirtió en el modelo más emblemático de la marca en la preguerra, también construyó modelos que compitieron, y con bastante éxito, con las marcas más renombradas del momento.

Todo se debía al cerebro de Herbert Austin, quien diez años antes de la creación de su propia marca, ocurrida en 1905, era director en la Wolseley Sheep Shearing Company, en Birmingham, y como tal, responsable de la diversificación hacia la construcción de automóviles de esta empresa inicialmente dedicada a la esquila de ovejas.

IMG_4886

IMG_4892

En 1895, la compañía construyó un prototipo de tres ruedas basado lejanamente en el diseño de un Leon Bollée, que contaba con un motor monocilíndrico horizontal con árbol de levas a la cabeza. Para 1899, Wolseley comenzó la fabricación de un vehículo más convencional, de cuatro ruedas. Este auto también estaba propulsado por un motor de un cilindro en posición horizontal y fue la base de la producción de vehículos de Wolseley durante los comienzos del siglo XX.

Austin hizo las valijas en 1905 para montar su propia empresa, con la cual comenzó la fabricación de vehículos en 1906. El primer modelo era movido por un motor de cuatro cilindros en línea verticales. Los primeros ejemplares llevaban cabeza en T y cilindros de fundición separada, con la transmisión a cadena que rápidamente daría paso a una cardánica.

IMG_7538

IMG_7569

IMG_7566

Austin lanzó su modelo 18-24 en el año 1907, con un motor de cuatro cilindros individuales montados sobre un block integral inicialmente de 4.4 litros que pasó a ser de 4.9 litros en 1911, y se produjo exitosamente hasta el año 1913. En total se construyeron 1.566 ejemplares de este modelo, con sus frenos mecánicos a varilla actuando únicamente sobre el eje trasero, su caja de tres velocidades y diferencial a piñón y corona, y el encendido a magneto. El ejemplar perteneciente al ACA es uno de los contados sobrevivientes y es, aparentemente, el único de ellos que cuenta con “trocha colonial”.

La calidad conseguida por los productos salidos de la planta de Longbridge, Inglaterra, se volvió legendaria y le permitió a la marca establecer su nombre entre las fabricantes de automóviles más prestigiosas. Austin le apuntaba en aquellos tiempos, especialmente hasta la Primera Guerra Mundial, a todo el espectro posible de consumidores, ofreciendo desde un auto monocilíndrico de apenas 7 HP, un exitoso cuatro cilindros de 10 HP y en el tope de gama los Big Four (5,9 litros) y Big Six (9,7 litros) que con su tamaño y calidad de construcción competían mano a mano con los Rolls-Royce o los Napier de la época.

A Austin, al ACA (y todos sus actores) y a los Penedo debemos agradecerles por disfrutar ver, oler, tocar y escuchar a este pedazo de historia en Autoclásica 2015.

Fotos: Diego Speratti

IMG_7873

8 Comentarios, RSS

  1. Gonzalo Balaguer 20/10/2015 @ 12:15 pm

    Sin dudas debió haber sido candidato al BoS.

  2. Gaucho Pobre 20/10/2015 @ 1:56 pm

    Muy buena nota Diego, con bastantes detalles técnicos, como nos gusta a muchos. Felicitaciones a los Penedo y a las autoridades del ACA . Aún recuerdo la nota de Enrique Sánchez Ortega “y el ACA los deja morir” (reeditada en Viven Aquí, Volumen I) donde mostraba un grupo de estos autos amontonados a la intemperie, en un total estado de abandono.
    Hace algún tiempo se publicó en una revista nacional, un llamado del ACA que hacía a sus socios, en la década del 60 aproximadamente para que donen o vendan a la entidad vehículos de este tipo. Recuerdo entre otros un magnífico Motobloc spyder (roadster para los americanos), cerca de 1912, inmenso y en muy buen estado, habrá sobrevivido? será la próxima pieza a renacer? ojalá que así sea.
    Fiat tuvo una variante de su modelo 501 al que también llamaban “colonial”, que según recuerdo también tenía trochas mayores que luego fueron heredadas (ya de serie) en los modelos 502 y 503, pero claro, en una categoría de vehículos totalmente distinta al de este ejemplar.

  3. Güilbeis 20/10/2015 @ 3:09 pm

    Nuevamente, nunca es tarde. Esperemos que el ACA siga recuperando autos tan valiosos como este Austin o permitiendo que algun otro lo haga.

  4. Gaucho Pobre 20/10/2015 @ 5:39 pm

    Qué es ese accesorio bicónico por debajo del soporte del faro de torpedo, que se repite en el lado derecho?

    • Amigo 21/10/2015 @ 12:19 pm

      Ese elemento sirve para extraer el aire del habitáculo (en la zona de los pies) por la aceleración del aire se provoca una depresión que extrae el aire interior (algo raro y no sé cuan efectivo, pero es la idea)

      • Gaucho Pobre 21/10/2015 @ 1:48 pm

        Muchas gracias Amigo por la explicación. Muy ingenioso y simple.

  5. José del Castillo 21/10/2015 @ 5:35 pm

    Nunca lo hubiera imaginado, estaba esperanzado en que alguien le contestara a G.P.

  6. jorge penedo 25/10/2015 @ 9:19 pm

    Le contesto al AMIGO, el elemento bicónico de que se habla es exactamente para quitar el aire de los pies. Además tiene del lado de adentro un regulador manual para más ó menos. Los felicito por la página

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

escanear00031-350x392

Sociedad exitista como pocas, el suceso del varón occidental pasa por poseer la mayor... Seguir Leyendo >>