Autoclásica 2016: el curioso festejo del Torino

Eirwal
079
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

077

Bajé del tren en San Isidro el viernes, pasado el mediodía. Caminé las dos cuadras hasta Santa Fe y Márquez, y atravesé las puertas de nuestro paraíso. Mi primera reacción fue, “¡WOW, qué bueno!” Parece más que feliz la decisión del CAC el haber ofrendado la cotizada rotonda del ingreso a Autoclásica para montar la exhibición de Torino, que festejaba su cincuentenario. Sin duda el “Clásico Argentino” merecía un espacio así.

Ahora bien, es archisabido que la “Tribu Torinera” (dicho con respeto y cariño, sin ánimo peyorativo) tiene una fuertísima inclinación por barrer debajo de la alfombra, tratando de evitar siquiera mencionar que su auto desciende de un Rambler. Aunque todos lo saben, para ellos es el auto argentino o, a lo sumo ítalo-argentino, gracias a las oportunas pinceladas que le aplicó Pininfarina.

Grande fue mi sorpresa, entonces, cuando franqueé los portones del predio y lo primero que vi fue un venerable “Rambler American 440-H two-door hardtop”, calculo que cosecha 1964. Para peor, a su lado había estacionado una versión bastante cascoteada del 4 puertas americano que aquí conoceríamos luego como Torino 300. El homenaje ya pintaba medio raro…

026

025

Comencé a rodear la plazoleta buscando algún TC o los dos Torino Nürburgring que había anunciado la programación previa. Sin querer entrar en el fútil debate de “La Hazaña vs. Lasagna”, uno no es necio y sabe que las “84 Horas” son la roca a la que se amarra buena parte del culto profesado al ícono tuerca. Otra vez dije para mis adentros, “¡WOW!”, pero agregué, “¡Me parece que esta ausencia le va a doler muchísimo a unos cuantos peregrinos!”.

En su lugar encontré dos “serie limitada”. Sé que estoy por entrar en un terreno cenagoso, donde las “humildes opiniones personales” juegan fuerte, pero diré lo que siento y me aguantaré los palos que me tiren.

Primero vi un Tiwle, la versión convertible que logra conservar buena parte del encanto del Torino original pero que, al trocar sus ojos redondos y alegres por unas ópticas rectangulares, verticales, acaba teniendo una mirada demasiado seria para un auto con aspiraciones deportivas.

A su lado un Lutteral Comahue SST con todos los chiches. “Todos los chiches” implica una trompa plana coronada de entradas de aire y una cola que intenta remedar –grotescamente, ¡sin éxito!- el remate de un Corvette Stingray Split Window. El toque final son dos “cachos de ñoca” ubicados al pie del pilar C cuya utilidad desconozco; quizás aumenten la estabilidad direccional o silben con el paso raudo del aire. Aquel ítalo-argentino que había transformado Pininfarina se tiró por la ventana y se, se, se… no sé. ¡Me quedé sin palabras!

¡Ya está! Sé que estos tuneados tienen sus fieles seguidores y están en todo su derecho de defenderlos, pero estoy dispuesto a defender mi “humilde opinión personal” contra viento y marea.

Si al menos hubieran compensado con una Tulia como la que andaba junto a los Sport Nacional; está lejos de ser perfecta, tiene un trasero un poco gordo, pero tiene a su favor armonía y fluidez de líneas, su discreción y dignidad.

¡Curioso festejo! ¿Lo habrán disfrutado?

Fotos: Tomás Lawrie

079

 

12 Comentarios, RSS

  1. morgan. 13/10/2016 @ 10:19 am

    Eirwal……..estoy con Ud. El Lutteral con trompra de 505 camuflada y cupula Tronador es mas feo que un Pontiac Aztek

  2. @autazos 13/10/2016 @ 11:01 am

    Yo la verdad que casi lo pasé de largo porque más que un homenaje parecía una burla. Si te van a celebrar así, mejor que te ninguneen. Aclaro que no soy del Isis torinero ni mucho menos, tampoco fue gran cosa el homenaje a BMW. Distinto fue lo de Jaguar (o Ferrari el año pasado).

  3. DiegoCarrozza 13/10/2016 @ 12:18 pm

    Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores. Creo que le saqué más fotos a los Rambler originales que a los “Toros”.
    El homenaje a BMW fue bastante pobre. Se presentaron casi todos deportivos. Faltaron sedanes y varios modelos emblemáticos que existen en el país y no se mostraron. Incluso había varios espacios con cartel (2002 Turbo por ejemplo) y sin auto. O traé el auto o sacá el cartel. Me parece.
    De todas formas el mejor homenaje fue el tan anunciado aniversario del Miura. ¿Alguien lo vió?….

  4. Joseluis 13/10/2016 @ 12:55 pm

    Yo admiro la gesta industrial que dio como resultado el Torino, más allá de los orígenes (como admiro la apuesta de Ford y de otras marcas con sus respectivos modelos emblema). No coincido con el gataflorismo snob: primero se enojaban porque se escondía la simiente Rambler, ahora porque se reconoce abiertamente en un stand. De paso: está claro que con poco Pininfarina transformó lo insípido en un detonante de pasiones. Lamento no haber podido ir.

  5. Beppe viola 13/10/2016 @ 2:33 pm

    Ufa….. Me perdí el debate “Lasaña Vs La Hazaña” …, hubiera ido con un par de molotov para avivar la discusión …
    Pero esta bien representar cuál fue el origen del “Mito”, de donde salió, como fué y a dónde fue a parar….

  6. Pierre 13/10/2016 @ 2:45 pm

    En mi opinión fue muy valorable la presencia de los Rambler originales. Su propuesta estética es muy pobre, no enamoran a nadie. Resalta aún más el trabajo de Pininfarina, usando los mismos paneles de chapa a partir de la matricería traida de EE.UU. Para sentirme más lleno me hubiese gustado ver una rural Lutteral, un Torello si es que existe, la evolución de las Liebres, los anunciados Torinos de Nurburgring, o la Tulia GT y el Torino TC ahí y no en otros espacios. También un Torino 300 o un Grand Routier. Pero por el perfil de sus propietarios juntar 15 Torino debe ser más difícil que conseguir la misma cantidad de Bugatti o el doble de buenos Jaguar. En qué pensaban quienes hacían un Lutteral SST? Y quiénes lo compraban? Misterios para los que no vivimos aquellos años.

    Saludos

    • @autazos 13/10/2016 @ 3:07 pm

      Coincido que los Rambler hacen destacar más las diferencias que las similitudes. Ojalá le hubieran puesto las mismas ganas para encontrarlos y traerlos (cuántos habrá en el país??) que para juntar a otros Torino de los que mencionás.

  7. luis 13/10/2016 @ 10:12 pm

    Ya de por si, la historia del torino da para bastante, especialmente en lo deportivo (hubiera estado buena alguna liebre, etc), los “modificados, diría que los comahue eran, como leí alguna vez, para gente de amplia billetera y gusto discutible (hoy se les dice new rich), obviamente, al ser rarezas, tienen un mercado que pagaría bastante por ellos. El tiwle, dentro de las limitaciones del momento, creo que apuntó a cierta “elegancia”, no tanta deportividad (en lo personal prefiero la oriyinal). La hazaña/lasagna ya tuvo varios debates, entiendo que de los compactos gringos, que teníamos por estos pagos, era el único que podía hacer un buen papel, después cada uno evaluará los pros y contras de los que se hizo a criterio de cada quien. y coincido que estuvo piola ver personalmente la base de trabajo (si hubieran estado en mejor estado habría estado mejor, pero dudo que haya alguno sano por estos pagos)

  8. OGV 13/10/2016 @ 11:51 pm

    Cada vez me convenzo más de que no haber ido ésta vez no fue un error.
    Demasiados anuncios incumplidos (Lambo Miura, Torinos, etc) y la desorganización de siempre.
    Una lástima.

    • kuve 14/10/2016 @ 11:33 am

      No comparto, creo que esta edicion fue una de las mejores. Es cierto lo de algunas cosas de desorganizacion, pero los autos que no estuvieron si lo hicieron en la edicion pasada. No se anuncio nada nuevo que no estuvo.

      Yo lo que critico es que no haya horarios para el circuito. Lo habia, pero no se difundio como otros años.

  9. MARIO 14/10/2016 @ 5:24 pm

    Inicie mi larga peregrinación hacia Autoclasica, ubique mi vehículo e inicie la clásica procesión para ver los Santos Griales, me encontré en las puertas con los Torino cuyo aniversario se celebraba, pobre la presentación se podría haber hecho algo más representativo…, junto con los autos de competición con motor tornado al menos con los que estaban en la muestra. Me pareció bien la aparición del Rambler como punto de partida. También pensé bueno se vienen las críticas al auto como siempre, Beppe a la cabeza.
    No estoy de acuerdo con la no presentación de los ganadores durante los últimos cinco años, nos priva de algunas bellezas debería flexibilizarse de alguna manera el imperio de esa regla.
    La carpa de competición si bien había autos como las Maserati 4CL/48 y la 250 F, autos difíciles de ver en público es injusto la ausencia de los monopostos que hicieron historia como un Berta FSR., y/o Formula Renault y/o Sudam y/o F 3 . Sudamericana.., no entiendo su no presentación al menos de uno de cada categoría.
    Algo de desorganización en en los horarios. Me gusto más la del año pasado, me pareció impersonal no había dueños pa preguntar, pero solo es una apreciación personal.

  10. Güilbeis 14/10/2016 @ 7:56 pm

    Presencia inesperada de los Rambler. Para mí no fué una sorpresa pero verlos en persona junto a los Torino valoriza aún más la habilidad de Pininfarina para, con pocas modificaciones, pasar de un anodino y casi vulgar gran serie americano a un auto mucho más europeo, de líneas agradables y aspecto más refinado. Ello sin hacerle gastar mucha plata a IKA en matricería. A ver si con esta comparación en vivo y en directo se valoriza más al auto y se desvaloriza un poco el relato o camelo como se decía en mi barrio. Mecánicamente y por la cantidad producida, creo que el modelo más interesante es el GS 200 de 215 HP pero estéticamente la primera versión es la mejor, cosa que se refleja en los precios y la demanda. Hubiera sido mejor que en lugar de los tuneados, estuvieran todas las versiones del auto incluyendo la ZX, aunque me rompa los ojos ver ese auto con volante de R12 y esa incomprensible rueda de auxilio sobra la tapa del baúl.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

escanear00031-350x392

Sociedad exitista como pocas, el suceso del varón occidental pasa por poseer la mayor... Seguir Leyendo >>