Autoclásica 2016: los sport de Crespi

vadeRetro
img_2405
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

img_2405

En el marco de Autoclásica 2016, Auto Sport Nacional brindará un reconocimiento a Tulio Crespi a más de 40 años de su participación por primera y única vez en el Salón del Automóvil de París como diseñador y constructor de automóviles argentinos, presentando en esa oportunidad una Tulieta GT Convertible y una Tulia GT fabricadas en nuestro país.

ASN estará recibiendo en su espacio, la visita del gran Tulio Crespi que además traerá desde su fábrica de Balcarce, especialmente para la ocasión, a la Tulieta GT de su propiedad para ser expuesta en nuestro sector junto con otros tres autos producto de su talento, creatividad y trabajo: una Tulieta GT Coupé Primera Serie, una Tulieta GT Convertible, y una Tulia GT.

img_2348

img_2335

Creemos que este acontecimiento es un hito único e irrepetible en la historia de la industria automotriz argentina, por eso decidimos festejarlo a lo grande y compartirlo con toda la comunidad de AutoClásica, el público visitante, y la prensa especializada.

Los invitamos este domingo 9 de octubre a las 12:30 hs en el espacio ASN, stand 9 y 10 sobre el boulevard principal, para vivir junto a Tulio la entrega de este reconocimiento.

¡¡Los esperamos!!

———————————————————————————————————————-

Tulio Crespi y sus fuori serie en Europa.

Bajo el cielo de París.
Luego de acariciar la idea durante mucho tiempo, Tulio Crespi presentó sus modelos Tulia y Tulietta en el Salón de París. Recién llegado, nos comenta su éxito, sorpresas y su intención de volver a Europa con un equipo de competición organizado y bien estructurado.

Por primera vez en la historia de los Salones Internacionales del Automóvil, un auto argentino -un par de autos, mejor dicho- catalogados como fuera de serie, fueron presentados ante el público europeo, conocedor y exigente por la sencilla razón de tener muy a mano otros autos para comparar.
La vieja idea de Tulio Crespi, finalmente, cristalizó. El más fértil de los constructores argentinos quería mostrar su autos -el Tulietta y el Tulia- pero nunca había podido, hasta ahora, por la más simple de las razones (pesos).
Estuvimos con Tulio, de regreso en su taller de Santos Dumont y Montenegro. Y transcribimos sus palabras en las que falta el énfasis entusiasta con que Crespi subrayó cada uno de sus párrafos:
“… Ya había tenido tres invitaciones previas para participar en el Salón de Paris. No pudo ser antes, pero este gusto yo me lo quería dar, y decidí hacerlo luego de mi anterior viaje a Europa. En esa oportunidad me empapé muy bien sobre todo lo que se refiriera a autos “fuori – serie” y me di cuenta de que mis autos, sin estar a la altura de los mejores (De Tomaso, Ferrari, etcétera), no desentonaban de ninguna manera con el resto. Me puse, entonces, en campaña y gracias a un amigo que tengo en París -Jean Paul Gabin- pudimos concretar la obtención del Stand; nos dieron el que correspondía a Lotus, ya que Lotus no se presentó como empresa en sí misma sino a través del carrocero que diseñó el “Elite”. Resuelto el tema Europa tuvimos que resolver los problemas aquí. No coordinábamos por una cuestión de fechas con ningún barco que llegara a tiempo para la exposición. Moviéndonos, nos encontramos con la posibilidad de mandar los dos autos por medio de la Fuerza Aérea Argentina; así que allá fuimos con un Hércules C-130. Buenos Aires, Recife, Canarias… y Paris.
“Nos impresionó cómo llamaba la atención en su primer contacto con el suelo francés; los llevamos andando del aeropuerto al salón y por la autopista toda la gente se daba vuelta a mirarnos. ¿Sabés que pasa?. Estos coches no se parecen a ningún coche europeo. Son diferentes; no digo mejores ni peores, solamente diferentes. Es más; te podría afirmar que así como no se pueden comparar con los fuori serie italianos, surgidos de verdaderos maestros en la materia, si se pueden comparar con los similares ingleses y franceses”.
“A mi me sorprendió la reacción de la gente especializada; grandes capos de Ferrari vinieron a ver los autos y se sorprendieron por la escasa tecnología con que cuento para construirlos; me preguntaron de todo, desde la resolución del chasis hasta el tratamiento que le doy al plástico”.
“Este viaje significó muchísimo para mí. Comercialmente, ya tengo un postulante para ser representante de la marca en España, y tengo además unos cuantos pedidos que no puedo satisfacer simplemente porque no tengo stock; estos autos yo los hago por encargo únicamente. Hasta un petrolero de Kuwait me encargó uno, pero lo quiere con caja automática y aire acondicionado. Con los impuestos y todo va a terminar costándole más que un Jaguar, pero el tipo igual quiere el auto…”
“La cosa es que en 12 días de exposición, un millón doscientas mil personas desfilaron por el Salón y vieron nuestros autos argentinos expuestos al lado de los mejores del mundo. Toda esta experiencia me costó algo así como 30 millones de pesos, pero que están bien invertidos, no sólo comercialmente sino porque la industria argentina estuvo representada por primera vez en un salón de esta naturaleza”.
“Lo único que lamento es no haber llevado un monoplaza; allí había en exposición autos de Fórmula Renault y Fórmula France; te aseguro que con esos autos sí estoy en un nivel parejo, por lo menos constructivamente”.
“Vuelvo a Europa para el próximo abril, si las gestiones para correr en Fórmula Renault Europa se concretan. La idea es participar en las 16 carreras que conforman el campeonato, llevando tres chasis y dos pilotos que serán Ángel Guerra y Petete Beamonte. Claro que para este viaje tengo que conseguir bastante apoyo; Renault Argentina ha hizo las gestiones en el sentido de conseguir un par de motores de primera línea. Antonio Fama -un gesto lindísimo- me ofreció una casa rodante… Veremos que éxito tenemos nosotros con nuestra gestión ante el gobierno; necesitamos 25 dólares por persona y por día, para un equipo compuesto por seis personas. Por otra parte, las empresas particulares que puedan apoyarnos, bienvenidas sean; necesitamos de todo; desde herramientas hasta la tabla de cronómetros…”

Nota originalmente publicada en la Revista Corsa Nº 492 y firmada por el recordado César Sorkin.

3 Comentarios, RSS

  1. Beppe viola 09/10/2016 @ 10:45 am

    Cuánto es cierto lo que decía don Crespi…
    En aquel periodo (early ’70’s) Italia era otro planeta, pero la industria Argentina de aquella categoría no estaba lejos de los ingleses (Twr, Morgan) y sobretodo de los franceses (Alpine, Matra)…
    Otra ocasión perdida…

  2. Alvaro 09/10/2016 @ 4:44 pm

    Tulio Crespi es un artista al que no se lo valoró en su justa medida…la Tulieta simepre fué y sigue siendo un diseño muy logrado !!!

  3. Alvaro 09/10/2016 @ 4:45 pm

    Fe de errata: siempre

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

1963

  Entre tanto renegar con los miserables de Dattatec, y sus injustificables... Seguir Leyendo >>