Autoclásica 2019: los Food Trucks

Diego Speratti
IMG_7514
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_6064

Fuera del concurso de elegancia, las exposiciones temáticas, los espacios de los clubes y otros asuntos que suscitan normalmente el interés del público y los contenidos de quienes intentamos cubrir todo lo posible que sucede durante los días de Autoclásica, hay otros tantos temas periféricos que no siempre llegamos a atender o publicar. Entre ellos está el de cómo nos alimentamos, quién nos alimenta y toda la problemática gastronómica de la expo, que en varias ediciones, valga la redundancia, ha sido problemática.

Estos relevamientos nos permiten también ver la evolución de Autoclásica (o involución llegado el caso) a través de los años, las diferentes modas y tendencias, como la vigente de los “food trucks vintage” que sigue creciendo en una muestra que, justamente, comparte el interés por darle valor a todo lo que tenga “sabor a viejo”.

IMG_6061

IMG_6059

No se trató rigurosamente de un “food truck”, pero la mejor novedad gastronómica de la edición 2019 de Autoclásica fue el “Café 05”, que se ubicó comenzando el boulevar central, luego de las carpas de los artistas. Retomando el nombre del célebre boliche tan visitado por los “tuercas” porteños alrededor de los años sesenta, este 05 fue instalado por un emprendedor gastronómico, coleccionista y muy amigo de varios coleccionistas, algunos de los cuales cedieron objetos (latas de aceite, cascos, la trompa de un monoposto, etc) y fotografías (“Chippy” Breard en un Fiat 128, Juan Carlos Repila en un 504 de TN, un R12 “de techo” en un Gran Premio en Córdoba) para la decoración fierrera. Además, sus precios eran razonables y el ambiente dentro de la carpa era un remanso ideal en momentos de lluvia, frío o cansancio.

IMG_7514

IMG_6838

Otra presencia que va camino a convertirse en “histórica” es la del camión-horno Diamond T convertido en eje de la parrilla que se ubica en el “Barrio de las motos”. Imponente presencia la del peso pesado gringo e inevitable la compañía del humo que emanan las parrillas donde se ponen a punto bife de chorizos, bondiolas y chorizos.

A la hora del cafecito, a la oferta del “05” se sumaban dos “food trucks” clásicos. En el sector del autojumble se ubicaba una Citroën 3CV furgoneta, “La Coffeenetta”, simpáticamente bien atendida por su dueño, a quien también habíamos visto en el autojumble organizado en la sede de CADEAA, en Lomas de Zamora, el 1º de mayo de 2019. La alternativa era el camión DeSoto “vintage”, que repetía incursión, en la esquina principal de la gastronomía, sobre el bulevar del Hipódromo.

IMG_6959

IMG_6389

¿Antojo de glucosa? Una Grumman Olson, famosas por haber sido la imagen del desembarco en Argentina de la panificadora mexicana Bimbo, ofrecía los helados de Munchi’s en el mismo sector central del morfi, como toda presencia de vehículos vinculado con la familia Pérez Companc, cuya carpa de autos clásicos se tomó el descanso de los años impares.

¿Satisfecho? Pues hay quienes no pueden cerrar el ciclo alimenticio sin un buen puro, como los que ofreció en esta edición Habanos. Los vendían sobre un curioso trailer hecho en fibra de vidrio, desarrollado por una empresa de alquiler de trailers para eventos, con las formas del furgón más célebre, por lo menos en Europa, de esta larga moda de los “food trucks”: el Citroën Tipo H.

A aguantarse el ragú. La mesa volverá a estar servida en el 2021.

Fotos: Diego Speratti

IMG_5872

IMG_6961

IMG_6049

IMG_6052

IMG_6056

IMG_7508

IMG_6841

3 Comentarios, RSS

  1. Charly Walmsley @

    Excelente el bar 05.
    Muy buena onda, buen café.

    Felicitaciones Raúl.

  2. gabrield600 @

    El mejor refugio en Autoclásica. La buena onda de Raúl y su gente lo convirtieron en “el lugar”.

  3. Nombre @

    ¿250$ un choripan?….¡¡¡¡¡Mamita!!!!

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*