Citroën, más allá de los autos

vadeRetro
964723_RE210_Conservatorio_Cit
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

964723_RE210_Conservatorio_Cit

Citroën no es una marca convencional. Sus propuestas innovadoras son algo fácil de apreciar en los modelos del pasado que rompen con los esquemas como los Traction Avant, ID/DS, 2CV, Méhari, GS o CX. Pero lo que quizás no todo el mundo sepa es que la filosofía innovadora traspasa la frontera del automóvil. La marca del doble chevron va más allá de las cuatro ruedas y sus diseños se han “salido del camino” para llegar a diferentes terrenos, como el campo… o el cielo.

A lo largo de los años, diferentes modelos de Citroën ocupan algunas de las páginas más destacadas en la historia del automovilismo. Pero las rutas de medio mundo han sentido sobre su asfalto más que sólo míticos modelos de automóviles, y es que, desde finales de los años 20 hasta principios de los 60, Citroën fabricó también autobuses. Y los incorporó en las más de 150 líneas con que contaba la sociedad de transportes Citroën, creada por la marca en 1931.

964727_U23

Quizá el modelo de bus más representativo de la marca fue el Autocar Citroën U23. Carrozado por Besset en 1947, tomando como base un camión Citroën U23, estaba impulsado por el motor del Traction de 11 CV y tenía capacidad para 20 personas sentadas y otras 8 de pie.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Citroën desarrolló también un tractor con 7 CV y cuatro ruedas motrices, el Type J. Antes, la marca ya había producido pequeños tractores agrícolas derivados del Tipo A, el primer automóvil Citroën fabricado en serie.

964726_TypeJ_Conservatorio_Cit

Sin duda, el diseño más atrevido y que mejor demuestra la capacidad innovadora de Citroën es el Citroën RE 210. Este biplaza tenía la potencia, calidad y confort de otros modelos. La gran peculiaridad que atesoraba era que no era un automóvil sino un ¡helicóptero! En lugar de recorrer las rutas surcaba los cielos, desde que en 1975 efectuase su primer vuelo. Se encuentra preservado en perfecto estado en el Conservatoire Citroën, en Francia.

964724_RE210

3 Comentarios, RSS

  1. danielc 26/08/2016 @ 10:05 am

    ¿Pero el colectivo no lo inventamos nosotros?

    • MMM 26/08/2016 @ 10:21 am

      jajajaja, historia que nunca me cerró!!!! si nosotros “inventamos” el colectivo, que funcion cumplian los buses incluso de vapor en Londres, ya en los 1890 y pico??’

  2. Beppe viola 26/08/2016 @ 4:26 pm

    Imaginen la velocidad de ese “colective” con 29 personas y un motorcito del traction…… Un escargot…

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*