Clásicos customizados en Villa Victoria

Luis Trucco
Villa Victoria slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

20200214_184949

Terminando el paseo por la costa atlántica, combinamos justo, y sin saberlo, con una expo de autos clásicos con mayoría de autos customizados en la coquetísima Villa Victoria, en el barrio Los Troncos de Mar del Plata. Dado que estábamos de paso, sólo nos acercamos a los que estaban en la calle, dejando para otra ocasión los que ocupaban el jardín de la poética residencia.

Entre lo destacable, el Plymouth Fury, con sus amplias dimensiones, era de lo más interesante, si nos atenemos a los que intentan mantener su originalidad (había un muy prolijo Dodge 1500 de primera línea, pero lo tenemos más visto). Rojo, muy rojo, mostraba sus diabólicas líneas a lo (muy) largo y a lo (muy) ancho de su cuidada presencia.

20200214_185036

20200214_185617

En el otro extremo, el Ford/Mercury mostraba sus intimidades para todos los que lo quisieran admirar, pionero de los V8 «flat head», se exhibía con el más típico de los estilos hot rod criollos.

De lo demás, pudimos ver una prolija intervención sobre la chata Dodge, salvando las distancias, con trabajos al estilo de algunos programas de modificaciones del (muy al) norte, y un Falcon con varias licencias poéticas, tales como un «comodísimo» volante cadena con centro de araña y un espejo bastante posterior a la fecha de su gestación (83 en adelante), etc.

20200214_185412

20200214_185633

Para el final, el curioso «mantel de encaje style» (muy prolijo, independientemente de los gustos de cada uno) que engalana el techo de una Rambler Cross Country 660, y bajo éste los cristales tonalizados que conforman una gran vidriera infernalmente roja, en un mix de intervención un poco criollo y otro poco inspirado en la cultura mexico-americana de personalización.

Fotos: Luis Trucco

20200214_185110

20200214_185120

20200214_185114

20200214_185020

20200214_185013

20200214_185005

20200214_184955

20200214_185603

20200214_185624

20200214_185633

4 Comentarios, RSS

  1. Horacio Garcia 08/03/2020 @ 3:41 pm

    Algunas veces el mal gusto acompaña a la opulencia, pero a la decadencia la acompaña siempre.
    En cuanto a «sobre gustos no hay nada escrito»……hay bibiotecas enteras sobre estetica, pero para eso es necesario saber leer.

  2. luis 08/03/2020 @ 8:55 pm

    Horacio: evidentemente hay bibliografía e incluso carreras terciarias o universitarias completas al respecto (diseño, decoración, etc) pero hay gente que supera ciertos límites, incluso, tenemos todo tipo de «exentricidades» bajo el paraguas del tunning que suelen enaltecer el pésimo gusto. Lamentablemente, algunos de ellos no solo muestran su curioso paladar, sino que alteran componentes que hacen a la seguridad propia o ajena en la calle, he leído a un filósofo tunero asegurar que con su auto hacía lo que quería, aunque en esa caso era en respuesta a una crítica por haberle cambiado el color a los faros (si, de esos tremendos pelotudos que en la ruta no se sabe si van o vienen), u otros «ingenieros» que cortaron parte del cuerno estructural del falso chasis para que pasara el palier, porque quería bajarlo «decapitando hormigas», costumbre que hace que alguno de estos personajes tarden 10 minutos en cruzar una esquina o lomo de burro. Del buen gusto hay mucha bibliografía, del malo con las imágenes alcanza y sobra. Saludos. Luis

  3. javisure 11/03/2020 @ 12:46 pm

    Imagínense lo que serían aquellos de los que no quedó registro fotográfico… gracias Luis por pensar en la salud ocular de los lectores

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*