ClassicAuto Madrid 2017: el resumen

vadeRetro
Exposicion 2
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Exposicion 4

La octava edición del Salón Internacional del Vehículo Clásico, que se celebró en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo del 24 al 26 de febrero, confirmó que la pasión por el clásico en España continúa imparable y que, lejos de anclarse, persiste en su renovación generacional. ClassicAuto Madrid 2017 recibió la visita de 40.000 personas que tuvieron la posibilidad de diseccionar las propuestas que mostraban los cerca de 300 expositores que concurrieron este año.

La organización de ClassicAuto Madrid pulsó la opinión de los aficionados sobre el evento a través de la encuesta que realizó entre los visitantes. De la misma, se extraen algunos datos que nos permiten valorar la propuesta expositiva, el interés de la visita y el perfil del visitante: el 70 por ciento de las personas que acuden al Salón tiene entre 30 y 49 años; el 62 por ciento visita el evento con interés en comprar producto en exposición; un 60 por ciento declara poseer un vehículo clásico; y, mientras un 52 por ciento prefiere restaurar ellos mismos el vehículo, un 48 por ciento se declara partidario de adquirirlo ya restaurado. Tan solo un 2,5 por ciento revela no estar satisfecho con esta edición de ClassicAuto Madrid; y un 79 por ciento de los encuestados califica de buena la calidad de la exposición mientras que un 1 por ciento considera que ésta era mala. Finalmente, el 70 por ciento destaca como bueno o excelente el programa de actividades planteado en esta edición.

Seat 600 - 1957

Abarth

ClassicAuto 2017 dedicó especial atención al vehículo popular y al deporte del motor. El Seat 600 fue uno de los protagonistas de esta edición, por ser el automóvil evocador de recuerdos de muchos de los visitantes. La firma de Martorell presentó una exposición con cuatro modelos que representaban momentos importantes en el proceso de producción de este popular automóvil que se extendió entre 1957 y 1973. Así se pudieron ver ejemplares de las series N (la primera), D (descapotable), E (1970) y L (la última generación). Seat completó su presencia con una exposición conmemorativa del Rallye de Montecarlo de 1977, prueba en la que dos 124 1800 grupo 4 se clasificaron en tercer y cuarto puestos absolutos, lo que representó el primer gran resultado de un equipo español en los rallyes internacionales. Pudimos admirar los vehículos con los que el pasado enero, 40 años después de la gesta deportiva, Seat participó en el Montecarlo Histórico: una réplica del 124 1800 de 1977 pilotado por el tándem Cañellas-Ferrater, un 1430 y un 127.

Abarth concurrió este año por primera vez al Salón de Clásicos de Madrid y lo hizo con una apuesta netamente deportiva, el 124 Spider, que enfrentó en versión clásica y moderna. Además, se rodeó de diversas unidades que avalan su trayectoria histórica en el mundo de los rallyes.

Porsche 356B - 1962

Mercedes 600 Pullman

Porsche renovó, un año más, su compromiso con el segmento clásico y en el marco de ClassicAuto Madrid hizo entrega del premio del III Concurso de Restauración al que concurren los concesionarios de la marca. El galardón se lo llevó el Centro Porsche Madrid Norte por la restauración de un Porsche 356B de 1962 que se exponía en el stand. La firma alemana celebró, además, el 40 aniversario del 928, un gran turismo, que combinaba la potencia y conducción de un deportivo con el refinamiento y el equipamiento de un sedán de alta gama.

La oferta expositiva de ClassicAuto presentaba joyas de la historia del automóvil de marcas como Aston Martin, Mercedes, Jaguar, Mercedes, Hispano-Suiza, Rolls-Royce y Packard, entre otros. Pudimos admirar algunas piezas muy especiales como un Mercedes 600 Pullman de 1973, un automóvil de altísima gama de más de seis metros de largo y seis puertas; un Packard 120 Coupe Cabrio de 1936, un vehículo lujoso y exclusivo que encandiló en su momento a políticos, actores y ejecutivos; un Hispano-Suiza H6C Sport de los años 20, que se muestra en proceso de restauración; o un Isotta-Fraschini carrozado por Castagna de 1930.

Exposicion 1

Exposicion 2

En el segmento de las dos ruedas también nos dimos un paseo por la historia. La exposición presentaba motocicletas de todos los tiempos: de preguerra, de postguerra, de los dinámicos sesenta y de los consolidados setenta y ochenta; de todos los segmentos: urbanas, de campo, de competición, …; y de un sinfín de marcas nacionales e internacionales (Bultaco, Montesa, Vespa, Harley-Davidson, Norton, Ossa, Derbi, Yamaha, Suzuki, BMW, Lube, Lambretta, etc.).

El Cuerpo de Bomberos de Madrid mostró en esta edición dos vehículos históricos, un Delahaye de 1934 y un Dennis de 1949 y realizaron varios simulacros de excarcelación de heridos en accidente de tráfico. Por su parte, la Fundación Don Rodrigo participó con una exposición de vehículos militares de la Segunda Guerra Mundial.

Mucha emoción se vivió en el homenaje que ClassicAuto Madrid realizó al piloto Emilio de Villota, con motivo del 40 aniversario de su victoria con un Fórmula 1 en el circuito de Mallory Park en 1977. Tuvimos la posibilidad de admirar, recién restaurado, el Lyncar-Ford 006 que impulsó al piloto madrileño hacia el primer puesto de la grilla en esa carrera. De Villota mantuvo, además, una animada charla coloquio con aficionados, en la que repaso su experiencia en los circuitos de F1.

Mercadillo

Car Corral

El Salón de Clásicos acogió una nueva edición de su ya tradicional Concurso de Elegancia, que este año se centró en los automóviles descapotables anteriores a 1955. Concurrieron ocho espectaculares vehículos, pero solo uno podía ser el ganador, y ese honor se lo llevó el Isotta Fraschini propiedad de Francisco Pueche. El premio a la mejor puesta en escena fue para el Chrysler 77 de 1930 de Elías Moreno.

El Concurso de Restauración de Motocicletas anteriores a 1970 se celebró en la tarde del sábado. El jurado determinó que el premio en la categoría de serie fuera para una MV Agusta Sella de 1964, en la sección sport obtuvo el galardón una Montesa Impala de 1970 y en ciclomotor el reconocimiento recayó en una Ducati 48 Sport de 1970.

El programa de actividades paralelas de ClassicAuto Madrid 2017 incluyó la celebración de una veintena de actos. A los ya relatados hay que sumar la celebración de dos mesas de debate, una de ellas, organizada por la revista Coches Clásicos, giró en torno a la figura de Fangio y la otra, articulada por la publicación Motor Clásico, se centró en el Rallye de Montecarlo y contó con la participación de Salvador Canellas.

Nos visitaron los Zapp, una familia argentina que lleva desde el año 2000 recorriendo el mundo a bordo de un Graham-Paige de 1928. En 17 años de travesía han estado en los cinco continentes y visitado más de 70 países. Los Zapp explicaron a los visitantes de ClassicAuto las claves y anécdotas de su largo viaje.

250446_description_entradas-feria-classic-auto-2017jpg

3 Comentarios, RSS

  1. Gallego chico 06/03/2017 @ 9:33 am

    Porque los Pegaso están pintados con color crema? O acaso hay un solo vehículo?

  2. Beppe Viola 06/03/2017 @ 11:11 am

    De mas esta decir que Emilio de Villota no gano nada en la F1 sino que su trunfo fue en la Formula Aurora, una formula britanica bastante popular en los anios 70’s y principios de los ’80’s en la cual corrian F1 viejas de varias anios anteriores, y en circuitos menores..
    en la F1, De Villota corriò con F1 anticuados, mal preparados , ademas decir que Don Emilio tenia tambien el accidente facil …
    mas conocido por tener una escuela de conducciòn por la cual pasaron como alumnos Carlos Sainz y Frenando Alonso…

  3. Gaucho Pobre 07/03/2017 @ 7:57 am

    En la primera fotografía se ve un muy bonito Auburn 1929 aproximadamente (mi favorito dentro de los vintage “normales”), con esas lindas molduras curvas de capot que separa colores, hermoso.
    Me quedo con las ganas de una imagen del Isotta ganador. Por aquí hubo uno de éstos también carrozado por Castagna en configuración sedán. Yo nunca lo ví, era un Tipo 8 del 26 aproximadamente. Un señor muy mayor contaba que luego de un viaje a Italia visitando parientes su papá lo compró usado y se lo trajo al regreso. En el ambiente del Club se comentaba que nunca había ingresado al país un Isotta con esta carrocería, pero se explicaría porque el auto no fue importado oficialmente y por lo tanto no figuraría en registro alguno.
    Terminó como vehículo de carga hasta que a principios de los 80 su cadáver (muy rico en metales) fue desguazado definitivamente.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

1963

  Entre tanto renegar con los miserables de Dattatec, y sus injustificables... Seguir Leyendo >>