Coleccionar un utilitario

Hernán Charalambopoulos
fiat_127_large_37031
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

fiat_127_large_37031

¿Porqué pecamos de falso hedonismo y certera soberbia a la hora de encasillar un auto utilitario?

¿Cuáles son los motivos por los que llevan a algunos de nuestros lectores a arrancarse los pelos con sólo escuchar el nombre del Fiat 127?

Lo primero que se escucha es “ Es igual al 147, un porquería, se rompían todos…”

Lo primero que se nos ocurre responder es : “El 147 del que me hablás es la copia sudamericana del Fiat 127, pero producida doce (si doce) años después de su lanzamiento en origen”.

Si a Rowenta Argentina se le ocurre presentar un plancha a carbón, como en los años treinta, ¿Porqué me la tengo que agarrar con la pobre plancha de hierro fundido ? ¿No es acaso una impericia de la filial local presentarme un objeto de diseño perimido y de dudosa funcionalidad?

El Fiat 127 fue el primer Fiat utilitario de la marca en tener la disposición “tuttoavanti”, o sea motor y tracción delantera, en reemplazo del obsoleto modelo 850, que presentaba como su antecesor el 600, motor y tracción por tergo.

Además de esta arquitectura mecánica, el 127 presentaba una nueva generación de motores que para 1972 eran de lo mejor que ofrecía el mercado. Las primeras series no traían portón posterior, cosa que fue algo criticada y al poco tiempo arreglada ya que uno de sus principales competidores y coetáneos el Renault 5 lo ofrecía de serie. Como bien dijo algún lector, el diseño corresponde a Pio Manzú, una estrella fugaz del diseño, hijo de un afamado escultor y promesa trunca ya que a los 29 años falleció en un accidente cuando estaba ultimando los detalles de diseño de este auto.

El 127 motorizó además de Italia a España en su versión Seat y su silueta de belleza atemporal, lo mantuvieron exitosamente en el mercado durante doce años, hasta la llegada del Uno en 1984.

images (1)

Pocos utilitarios gozaron de una vida tan saludable y cosecharon tanto éxito en aquellos años en Europa. Sin embargo y con todos estos lauros a cuestas, la mesa del fondo del bar en donde se reúnen los “x-ongas” sabelotodo del mundo motor, denuesta y apedrea un auto que nació para tener una función, la cumplió y se retiró sin más gloria que el reconocimiento por parte de millones de usuarios por sus servicios prestados.

Si nos ponemos a criticar un objeto industrial que cuando fue presentado aquí ya había sido discontinuado en origen, nunca vamos a entender el contexto en el que fue presentado, o los desafíos que proponía en ese momento. El 127 comienza lentamente a abrirse camino entre los coleccionistas de emociones que añorarán sin dudas sus primeros volantazos a bordo de un auto similar, como muchos de nosotros de este lado del globo lo hiciéramos con los que nos tocaron en suerte.

fiat-127

Fiat-127-Italy-1980

25 Comentarios, RSS

  1. Papanuel 06/10/2014 @ 12:19 pm

    Más allá del 127 o del 147, siempre sostuve que hay que coleccionar utilitarios o populares. Los autos lujososo o deportivos son un alarde de técnica o de belleza, son caros y siempre alguienlso va a coleccionar. Pero los utilitarios o populares son los coches realmente importantes, los que movieron a una sociedad, los que evocan los recuerdos de la infancia (buenos o malos) de la mayoría. Y como carecen de valor (y no sirven para demostrarle al otro coleccionista que uno la tiene más grande) somos los medio pelo los que tenemos que conservar el patrimonio (concepto ausente entre nosotros pero muy presente en Europa, por ejemplo)

  2. JaVo Br1 06/10/2014 @ 12:52 pm

    No soy diseñador, sí me apasiona todo lo que tenga que ver con el diseño. Y según mi parecer, que alguien me corrija, es mucho mucho mas difícil diseñar utilitarios que deportivos.
    Combinar simpleza con estilo y practicidad no debe ser tarea simple.
    Deportivos diseñan muchos, pero en el fondo del diseño de los utilitarios siempre están los mismos dos o tres estudios, por algo será.

  3. cinturonga 06/10/2014 @ 1:57 pm

    El 147 del que me hablás es la copia sudamericana del Fiat 127, pero producida doce (si doce) años después de su lanzamiento en origen.
    Es igual al 147, un porquería, se rompían todos…

    Un carinho glande, Cinturonga.

  4. gallego chico 06/10/2014 @ 2:19 pm

    Si alguien quiere atesorar un “Mini Car Decarlo” de 200 cc. lo puedo asesorar.
    Me parece excelente la recreación del 147. Es un diseño muy logrado estéticamente pero sigue estando fuera de época.
    No me gustan los populismos ni siquiera de los coleccionistas de vehículos.
    Los vehículos que vale la pena coleccionar deben tener algún valor intrínseco y estético. Una almóndiga será siempre una almóndiga y jamás llegará a albóndiga.

  5. Qui-Milano 06/10/2014 @ 3:09 pm

    Justo en estos dias, en una prestigiosa revista italiana del sector, preguntaban a los maximos coleccionistas cual seria el trend para el coleccionismo y varios nombraban los utilitarios de los anios ’70’s / ’80’s.. se nombraban autos como el Fiat Uno Turbo, Peugeot 205, VW Golf, Panda 30 o el Autobianchi 112, etc, etc… Sin duda alguna, hoy en dia es mucho màs raro encontrar un Alfa Romeo Arna o un Mini DeTomaso que una Ferrari 308 o un Porsche 911… son autos que por sus caracteristicas intrinsicas fueron explotados y maltratados, y màs adelante los varios “plan Canje” le dieron el tiro final.
    Salvar y cuidar autos como estos, (probablemente los ultimos autos en los cuales cualquier persona podìa meterle mano con un destornillador y una pinza) que hicieron el paisaje urbano de esos anios, y que fueron parte de nuesta historia, van a cumplir la parte de los Fiat 500, WV escarabajo, R4 y 2CV y que antes tambien tenian los Ford A o T, los De Carlo o Dauphine los mismos que hoy vemos en los encuentros y concursos, estos utilitarios seràn los de maniana….
    Hay que salvar el salvable .. como son, con sus defectos y sus valores…

  6. DBU 06/10/2014 @ 3:42 pm

    ¡Vivan los ravioles!

  7. DBU 06/10/2014 @ 3:43 pm

    Y jódanse, el 127 es una maravilla.

  8. Qui-Milano 06/10/2014 @ 3:45 pm

    Don DBU:
    Ud no puede hablar aqui, no es imparcial…
    saluti

  9. DBU 06/10/2014 @ 3:52 pm

    No lo soy, pero es una maravilla..

  10. Daniel.M 06/10/2014 @ 4:42 pm

    Yo creo que es un poco limitado pensar que tal o cual auto es coleccionable o no, cual seria el critero? y si mi abuelo fue tachero y manejo un Di tella, no tendria yo suficientes motivos como para atesorar un Siam Di Tella, a pesar de su escaso valor de reventa? y si mi 1er auto haya sido un R6 no seria valido querer restaurar uno a pesar de su poco interes como auto clasico?, es cierto que solemos defenestrar al 147, yo tuve un Vivace y padeci sus defectos, aunque dejando de lado el Sorpasso, un TR5 de los primeros me gusta y envejecen mucho mejor que todos los Spazio de la era Macri. Ademas tenemos la cuestion economica y un joven se quiere iniciar en este maravilloso y a veces ingrato mundo de los clasicos y no tiene la capacidad economica para comprar y restaurar, por ejemplo, un Alfa GTV, porque no empezar con un R12? incluso con muy poco dinero pueden hacer una replica Alpine o Gordini y robar miradas en cualquier evento

  11. Pablo Salinas 06/10/2014 @ 4:57 pm

    No se enoje Hernan!!! De joven fui dueño y usuario de 4 147 entre nafteros y gasoleros, sufrí quizá sus incomodidades, pero romperse? He tratado de hacerlo y no lo logré…..Incluso con el último gasolero que tuve (1.3) para arrancarlo a la mañana necesitaba el empujón de un colectivo de la línea 541 que pasaba por al puerta de mi casa y cuando digo empujón era de aproximadamente 150 metros!!!! Pero una vez en marcha, no paraba más y gastaba menos que Tarzán en la selva. Si se hiciera el modelo nuevo y pudiera, lo compraría (aunque no vi su trompa) y si pudiere me compraría algún 147 para restaurar y divertirme. Me gustan TODOS los autos (un poco menos el patrullero…) Si pudiera coleccionar lo haría con lo que está a mano!!!! Saludos.

  12. a-tracción 06/10/2014 @ 6:37 pm

    …y al colocarle la tercera puerta trasera, se convirtió en el primer hatchback de la historia. Prontito antes del Renault 5.
    Ojo con mencionar que el Austin A40 fue el primer hatchback porque no lo es en filosofía a pesar de que los ingleses insistan en confirmarlo.
    Para mí un 147 1ra. serie por su chasis, dinámica y por su trompa de Tiburcio Serrizuela.
    No Spazio, neither Vivace, never Brío for me!

  13. Lucasg 06/10/2014 @ 7:46 pm

    Adhiero a la reivindicación de HC, por razones harto comentadas.
    El 147 apareció doce años antes de que se dejara de fabricar el Falcon, con asiento enterizo y “three on tree”. Los últimos ejemplares tenían una terminación lastimosa, pero costaban unos $ 8.000 y eran muy divertidos para manejar allegro.
    Finalmente, creo que el mejor homenaje es este: “…se retiró sin más gloria que el reconocimiento por parte de millones de usuarios por sus servicios prestados.”
    No se trata de glorificarlos demagógicamente, pero creo que en estado original son absolutamente coleccionables, y dicen más de su época que autos consagrados.

  14. Mariana 06/10/2014 @ 11:09 pm

    Es bonito.

  15. chancheta 06/10/2014 @ 11:43 pm

    ¿Me equivoco si digo que el SEAT/FIAT 133 y el 147 son los primos bobos del 127?

  16. Gonzalo 07/10/2014 @ 8:11 am

    Yo estoy 100% a favor del comentario de Daniel.M

  17. morgan. 07/10/2014 @ 8:43 am

    allá x el ’88 mi vieja tenía un Spazio TR Lujo. Yo tenía 15 y lo usaba mucho. Le dimos, junto con mi hermano, tremenda paliza que se banco sin chistar durante 4 años. Eso incluye 2 bombazos que le dieron mi vieja y mi hermano. Sufrió del Tunning casero durante un viaje de mis viejos en el que quedamos al cuidado de parientes. Fue compañero de algunas travesuras a toda velocidad por las calles del barrio. Volvía solo a casa cuando nosotros no estábamos en condiciones de manejarlo a casa durante la madrugada. A mas de 100 km/h parecía que iba a estallar. Lo recuerdo con mucho cariño pero no tendría uno de colección ni en pedo.

  18. Tete 07/10/2014 @ 5:23 pm

    En el negocio familiar había un 147 1300 para los mandados, durante mi adolescencia me apodere de el, le debo haber gastado un juego de gomas delanteras, recuerdo que cuando salía “pelando gomas ” de algún semáforo me sentía como sí manejara un Audi 4 ! Pobrecito debe haber terminado en el plan canje, sobre el final se pudrió integro, pero que noble era.

  19. Guevarita 07/10/2014 @ 6:54 pm

    Yo salté de mi querido 3cv al 47 1300 TR que le compré a mi mamá a precio vil, que lindo que sonaba con el 4a1 largo de cañosilens!!! Y cuando le pusé el carburador de Regatta!!! Una autopiiiiisssssta diría el Bambi!!!

  20. let1969 07/10/2014 @ 11:05 pm

    Me parece que hay que separar los tantos. El Diseño en si, y dada la época de gestación fue mas que satisfactorio. Razonablemente cómodo y bastante adaptable a muchos usos.
    La calidad de construcción, eso es otro tema. Muy aguantador de motor, pero la terminación era berretísisma y se oxidaban hasta los vidrios (en casa hubieron tres un 147 y dos spazio, 1100, 1300 y 1400 BIO respectivamente)al primero le tuve que hacer media suela (pisos) en fibra como mehari, el segundo (sin guardaplast) mamma mia, el último, bastante bien aguantó. De mas está decir que la versión que mas buscaría sería el sorpasso. Lo que sí, creo que, al igual que un tirmpo antes fue el 600, creo que todos tuvimos alguna historia con el 47

  21. Horacio P. desde Rosario 08/10/2014 @ 11:48 am

    Volviendo al título (más allá del modelo que sirve de ejemplo) y en línea con el primer comentario de Papanuel, en mi ciudad se celebra desde hace 12 años, cada 9 de julio (o la fecha a la que se corre por causa de fuerza mayor)una exposición de autos y motos antíguos ,clásicos y contemporáneos, organizada por FACRA (Federación Automóviles Contemporáneos Rosario Argentina), que es la entidad que reúne a los clubes de autos nacionales de los 60s, 70s y 80s, quienes son los principales animadores del evento por la cantidad que presentan en relación a los de colección. La idea originaria de Andrés Arregui, un viejo amigo (más viejo que amigo) fue sembrar la semilla de la preservación de los vehículos que fueron parte de nuestra vida y nuestra historia, e incentivar la idea de la restauración en los jóvenes, si bien en esta fiesta siempre tienen su lugar los chuning lovers, para atraer a todo tipo de público, es como si hubiese sido creada por Luis Almirante Brown….

  22. Pablo Felipe Richetti 08/10/2014 @ 2:38 pm

    Coincido con Daniel M y Gonzalo.
    Mi elección sería un R-5,lástima que están casi todos listos.

  23. Penetrit 08/10/2014 @ 9:23 pm

    Tambien coincido con Daniel.M Cada uno tiene su motivo/s para coleccionar un auto y quien es dueño de la verdad para indicarle al resto cual motivo es válido y cual no. Dale con el fucking autoritarismo de decirle a todo el mundo lo que tiene y lo que no tiene que hacer! Aclaro que los populismos me repelen tanto como los autoritarismos, en realidad el primero es lo segundo también.
    Además saber hacer un auto de segmento bajo mas barato que la competencia y con éxito no es nada fácil. Fiat lo viene haciendo desde hace una pila de años casi mejor que nadie. Tanto es así que los autos grandes nunca le salieron bien ni los vendieron como esperaban. Ese también puede ser un motivo para coleccionarlo.
    CC

  24. Gonzalo 12/10/2014 @ 11:26 am

    Daniel M. Mis aplausos para vos.

    Mi primer y unico auto es un Renault 12 TL, Modelo 1984. Caja de cuarta. En estado original.

    Pienso conservarlo toda mi vida. Si este gobierno o los que vienen me lo permiten.

    Gracias.

  25. José del Castillo 13/07/2017 @ 4:41 pm

    La verdad es que no sé porque no lo escribí antes, ya que este post tiene casi tres años, quizás estaría desganado. Ahora caí en él por casualidad y me acordé inmediatamente de mi Fiat 147 modelo, creo, 1982 color marrón (¿puede haber un color más feo para un auto?)
    Mi mujer de entonces había ligado U$S 4.000 como adelanto de herencia y decidimos salir del enésimo Citroën y comprar un auto con ventanas que subieran y todas esas cosas de los autos modernos….
    Esto era en 1994. Yo me tiraba a un Honda Civic de los 80s que los había en cantidad y que era muy lindo auto.
    Mi ex, con esa intuición tan femenina para las cosas mecánicas se opuso terminantemente. “mejor compremos algo nacional, así tiene repuestos y son más baratos”. Ante tremenda e inobjetable lógica y viendo que los verdes no iban a ir a ningún Hondita, agaché la testa y salí a buscar un 147.
    Los más buenos estaban en el orden de los 5.000 a 5.500 así que el que pude comprar ya de pique no era de lo mejor.
    Al empezar a usarlo ya vi que había tenido un golpe adelante que no había sido bien acomodado y el auto tenia una cierta tendencia a andar medio “de cotê”. Al poco tiempo empezaron a aflorar los óxidos que los había y al por mayor. Un día se me ocurrió reemplazar una cerradura de puerta y cuando dije que era modelo 82 me miraron fijo y me dijieron “ese es el modelo brasilero, no va a conseguir nada acá”.
    Entonces me puse a averiguar y era así nomas, el motor era hecho acá y luego en Brasil armaban el auto y nos lo enviaban de vuelta.
    Llegó en momento en que hubo que hacerle el motor porque gastaba más aceite que nafta y nos propusimos hacerlo con un amigo ingeniero que había hecho el de su Fiat 600 que “era lo mismo,pero a 90º”. Mandamos la tapa a hacer y compramos pistones, aros y cojinetes y así se armó. Una pinturita.
    Empezó a quemar junta de tapa de cilindros, no una, sino como una docena, y no entendíamos porque. Resultó, después de abrirlo tres veces, que el motor “brasilero” tenía pistones mucho mas bajos que el nuestro por la desgracia de nafta que tenían allá, y con los pistones argentinos la compresión se iba a la luna.
    Además calentaba y me llegó a desprender la tapa del radiador por la presión en Cabildo y Juramento un sábado a la noche y con toda la familia abordo, y con una regia explosión seguida de baño de vapor.
    Otro tema es que no había forma de hacerlo frenar en forma coherente, lo hacía cuando quería y hacia el lado que se le ocurriera.
    La última vez que salió de taller hice unas quince cuadras y dejó de frenar. Inútil volver porque ya había cerrado, ergo seguí con el de mano….
    Empezó a calentar por lo que tenía que parar cada tanto para que no me quemara otra junta de tapa.
    De repente se cortó el escape y se cayó al piso, es decir, a la calle.
    Logré pescarlo y atarlo con un alambre pero parte de la llama pegaba en el “parallamas”, donde si no, y comenzó a quemar un recubrimiento plástico de no sé de qué, lo que hizo que se me llenara de humo la cabina. Y como si esto fuera poco se me prendió la luz del alternador ya que éste con la paleta había cortado el cable del positivo de la batería.
    A todo esto estaba en la Illia y ya empezaba a oscurecer, ningún auto con paragolpes de plástico me iba a empujar hasta que apareció un gaucho con un Fiat 125 y sin cable de positivo, sin frenos y con la cabina llena de humo, rumbié pa´las casas. Sobre las cuatro lucas que había costado yo puse, de a poco, otras tres, y después dejé de contar, total para que.
    ¿Pueden creer que el que me lo compró (U$S 2.500), al día siguiente cargó a toda la familia y se fue a Entre Rios y a la vuelta me llamó para agradecerme por el auto que le había vendido?
    Desde ese día me dije, Fiat si, siempre y cuando sea 0 KM.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*