Crisis de identidad

Hernán Charalambopoulos
opel-rekord0001
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

....onga !!!!!

La configuración “sedán dos puertas” nunca fue de lo más logrado que generó la industria automotriz a lo largo de su ultracentenaria historia. Quitarle dos puertas a un auto de cuatro para que solamente sea más incómodo, sin poner nada del otro lado de la balanza, es una ecuación que nunca pudimos entender.

Si al quitar dos puertas, usted me baja el techo, le pone un poco más de onda a la cosa, y me presenta un remate posterior del auto que me haga cosquillas en la bragueta, entonces podemos sentarnos a charlar, pero… Si a un auto, como el Opel Rekord, que es tan sexy como una peladora de pescado del puerto del Pireo afeitándose las patas, le quiero dar algo de glamour haciendo que cambie la “prestobarba” por cera, todavía nos queda un largo trecho por recorrer hasta lograr (al menos) una mirada de la platea masculina.

La imagen de Opel en los gloriosos años setenta recrea la de unos tímidos muchachos que en vez de surfear la ola del descalabro y la psicodelia creativa, se quedaron solos, barrenando con su humilde tablita de telgopor en la orilla, bajo la atenta y responsable mirada de la tía Rosa…

0 Comentarios, RSS

  1. Tony Mastro 25/02/2010 @ 9:30 pm

    Me permito el abuso con este comentario: hasta finales de los años 80 del siglo pasado los Brasileros eran expertos en presentar vehiculos con esta configuración. De hecho me viene a la mente el Chevrolet Monza y el Ford Del Rey como ejemplos. Como puede ver, Opel no estaba sola en esa “moda”…

  2. Don Richard 25/02/2010 @ 10:13 pm

    Durante años mi honorable progenitor (viejo, en criollo) compró coupés y sedanes 2 puertas ” porque los chicos no podían abrir la puerta en marcha y caer al pavimento”. Como ven hay razones para todo, aunque den origen a los numerosos ejemplos que pergeñó la industria brasilera, que se especializaba en este tipo de engendros, como bien dice Tony. Debo reconocer que no todos los sedanes 2 puertas era feos, pero si que eran incómodos. Y no nos olvidemos que los Fiat 500 y 600; los Mini y muchos otros fueron sedanes 2 puertas, y guardamos gratos recuerdos de ellos.

  3. Daniel 25/02/2010 @ 11:02 pm

    Si un sedan dos puertas no tiene mucho sentido entonces que tenemos que decir de las rurales de dos puertas, increible un auto para toda la familia y con solo dos puertas.

  4. Fuoripista 26/02/2010 @ 9:52 am

    Más allá de adherir a sus conceptos sobre el diseño de esos autos (en lo personal los autos de los setenta no llegan a generarme una tibia simpatía siquiera…) debo confesarle que su redacción Sr. Hernán me divierte sobremanera haciéndome recordar, por momentos, a aquéllos queridos muchachos de CORSA en sus comienzos.
    A propósito, tengo en mis manos el último ejemplar de una revista “del palo” en la cual Ud aparece junto a otros destacados personajes mirando y señalando algo, mi duda es si están analizando algún modelo en especial o una parrilla completa? (Obvio… de asado!!!)

  5. Pablo Felipe Richetti 26/02/2010 @ 9:55 am

    Honrosa excepción en esta configuración el Subaru Impreza STI 22 B stradale, lindo aparato, casi igual al que usaba Richard Burns en el mundial de Rally,… lo del alerón trasero desmesurado se puede discutir, pero tengamos en cuenta el origen.
    Los BMW de la serie 3 sucesores del 2002, no entran en esta categoría ya que nacieron sedan 2 puertas, lindos en todas sus versiones, recién en los ochenta en la siguiente generación aparecieron los 4 puertas.

  6. Pingback/Trackback

    05/10/2012 @ 10:36 am Responder

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*