El centenario del Salón de Barcelona (primera parte)

staff
1919_salon_automovil_barcelona_pujadas_y_llobet
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1919_salon_automovil_barcelona_f._de_puig_y_cia

La historia del automóvil en España siempre ha ido ligada a la de Barcelona. En la “Ciudad Condal” se fabricaron los primeros automóviles, se instalaron las primeras fábricas y allí se inauguró el primer salón dedicado al automóvil en la península ibérica. Ahora con el “Automobile Barcelona 2019” el salón cumple 100 años de existencia y durante próximas entregas repasaremos la historia de una muestra que puso sobre ruedas a un país con ganas de automóvil.

1919_salon_automovil_barcelona_pujadas_y_llobet

De la 1ª a la 10ª edición (1919-1968)

La Iª Exposición Internacional de Automóviles tuvo lugar en septiembre de 1919, en el Palacio de Bellas Artes. Concurrieron un total de 58 expositores, destacando las marcas españolas Hispano-Suiza, Elizalde, España… Varios medios periodísticos de prestigio de la época se hicieron eco del evento, pero a pesar del deseo de sus organizadores no se pudo llevar a cabo anualmente. La segunda Exposición se celebró entre mayo y junio de 1922, en el Palacio de Arte Moderno. Entre sus 33.410 visitantes destacó la figura del rey Alfonso XIII, entusiasta del mundo del motor. Un año después, el certamen, que había sido declarado “Oficial” por el gobierno de S.M. el Rey, contó con la presencia de 413 expositores y la cifra de público asistente superó el número de 50.000. La industria auxiliar comenzó a formar parte del evento dos ediciones más tarde, en 1925.

1925_salon_automovil_barcelona_acto_inaugural

1925_salon_automovil_barcelona_la_licorne

La Vª Exposición fue inaugurada por Alfonso XIII en abril de 1927. Las marcas representadas fueron 55. Entre las novedades se citaban el Studebaker y el Whippet, automóviles que por sus características (lujoso el primero y sencillo el segundo) dejaban ver que en el Salón confluían vehículos para todos los públicos.

Transcurrieron seis años hasta la VIª Exposición (1933) que, como las anteriores, estaba organizada por las Cámaras Sindicales del Automóvil. ¿Por qué este salto de 1927 a 1933? Las razones son varias: en 1929 se celebró la Exposición Universal, por lo que no procedía celebrar un Salón, y dos años después se proclamó la II República. Acontecimientos que influyeron en este largo paréntesis.

1927_salon_automovil_barcelona_estand_elizalde

1933_salon_automovil_barcelona_estand_citroen

Ya en la edición de 1933, en Barcelona había un vehículo por cada 40 habitantes, y la Exposición suponía un marco idóneo para llevar a cabo importantes negocios. Por vez primera estuvieron presentes en el evento las marcas alemanas: Opel y DKW. La última Exposición antes de la contienda española se celebró en 1935 y volvió a ubicarse en los Palacios de Arte Moderno y de la Industria. Modelos como el Fiat Balilla o el impresionante Mercedes 500K Roadster, entre otros, hicieron las delicias de los asistentes. Fue un evento de gran resonancia internacional, pero no pudo continuarse hasta 30 años después del inicio de la Guerra Civil.

1933_salon_automovil_barcelona_mercedes-benz_tipo_170

1935_salon_automovil_barcelona_estand_nacional_sitjes

Y es que la contienda española, la Segunda Guerra Mundial y las postguerras inmovilizaron al país y se cerraron las puertas del Salón Internacional de Barcelona hasta 1966. Este año, cuando España mantenía todavía sus puertas cerradas a la entrada de automóviles de procedencia extranjera, la capital catalana volvió a erigirse como epicentro del motor. No fue un salón internacional, sino, como así lo bautizaron, el Ier Sector del Automóvil de la Feria de Muestras, prólogo del actual Salón. El certamen acoge a una industria española modernizada con la instauración unos años antes, en 1953, de la primera fábrica de automóviles en cadena, en España –Seat en Zona Franca, para realizar el 1400-. Fue en esta edición de 1966 la que dio el pistoletazo de salida a los “Symposium”, uno de los grandes aciertos de los responsables del Salón, donde se ponen sobre la mesa y se debaten muchas de las preocupaciones y de los temas de actualidad del  sector.

1966_salon_automovil_barcelona_chasis_citroen_2cv

1967_salon_automovil_barcelona_panhard_24

En 1967 continuó como Feria de Muestras, hasta el Salón de 1968, una edición que marcó un antes y un después porque fue reconocido internacionalmente por parte de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA). La industria nacional ya era consciente de que se tenía que transformar para ponerse al nivel de los países europeos más potentes. Fue el año del Seat 124, del Mini 1275 C, que deslumbró en el stand de Authi, y del Alpine A 110 de Fasa Renault.

Fotos: Prensa Automobile Barcelona

1967_salon_automovil_barcelona_vehiculos_comerciales_ebro

1968_salon_automovil_barcelona_estand-ford

1 Comentario, RSS

  1. Gaucho Pobre 08/04/2019 @ 9:23 am

    La nota me trajo a la memoria un artículo que leí no se donde, en el cual hacía mención a la marca Elizalde y en especial al Modelo 48. Un auto enorme del cual se decía que dos hombre, uno a cada lado del capot, no podían verse. El artículo mencionaba un motor de ocho cilindros en línea y que la tapa de cilindros estaba construida en bronce al igual que los demás modelos de la marca, que de este modelo solo se construyeron cinco unidades y que una de ellas llegó aquí, a Argentina. Estoy escribiendo de memoria, (que ya falla bastante seguido) si algún memorioso puede aportar algo al respecto se confirmaría o no, lo aportado en esa publicación.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

escanear00031-350x392

Sociedad exitista como pocas, el suceso del varón occidental pasa por poseer la mayor... Seguir Leyendo >>