El Étoile Filante en Bonneville, 60 años después

vadeRetro
ON THE RECORD TRACK - LAC SALE
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

60TH ANNIVERSARY - ETOILE FILANTE AND RENAULT DAUPHINE ON THE SALT LAKE

El Renault Étoile Filante regresó a las salinas de Bonneville en Utah, Estados Unidos, donde, seis décadas atrás, el 5 de septiembre de 1956, consiguió alcanzar 308.9 km/h para establecer cuatro nuevos récords mundiales, dos de los cuales aun continúan vigentes.

Al mismo tiempo, para celebrar los 60 años desde que el Renault Dauphine arrancó su andadura comercial en Estados Unidos, Renault Classic despachó hacia América un Dauphine para participar en la Bonneville Speed Week (13 al 19 de agosto). Allí Nicolas Prost, piloto oficial del equipo Renault e.dams en la Fórmula E, estableció un nuevo récord para la clase CGC (Classic Gas Coupé) hasta 1.015 cc, al alcanzar una velocidad de 123.1 km/h en la mejor pasada.

Nicolas PROST BEHIND THE WHEEL OF RENAULT DAUPHINENicolas PROST BEHIND THE WHEEL OF RENAULT DAUPHINEEl auto de récord Étoile Filante (en español, estrella fugaz) es un ejemplo primitivo de como los ingenieros empezaron a trasladar tecnologías de la aviación para concebir automóviles durante el periodo de inspiración aeronáutica que llego a continuación de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando la guerra terminó en 1945, Joseph Szydlowski, el jefe en Turbomeca, una empresa francesa especializada en motores de turbina, comenzó a fabricar pequeñas unidades de potencia para aplicaciones como el famoso helicóptero Alouette. Muy ansioso de alcanzar una repercusión masiva en lo que consideraba una tecnología promisoria, se acercó a Renault con un concept en mente. El por entonces jefe de la Régie Renault, Pierre Lefaucheux, le dio el visto bueno al proyecto y comisionó el desarrollo de un auto experimental a un avezado equipo formado por tres expertos: el manager del proyecto Fernand Picard, el especialista en motores Albert Lory y el ingeniero y test driver Jean Hébert. El resultado fue este Étoile Filante, construido con una carrocería de poliéster vistiendo una estructura tubular de caños de cromo-molibdeno y una turbina que desarrollaba 270 caballos a 28.000 revoluciones por minuto, quemando kerosene.

ON TRACKRACE PREPARATIONS AND ATMOSPHEREEl 5 de septiembre de 1956 el silbido de la poderosa turbina rebotaba alrededor de las salinas de Bonneville, en Estados Unidos. Unos momentos después, un nuevo récord mundial comenzaba a regir. El Etoile Filante alcanzó los 308.9 km/h en el kilómetro y los 308.8 km/h sobre los 5 kilómetros, un récord que permanece vigente. A pesar de sus virtudes, la tecnología de turbina demostró no ser la mejor solución para impulsar automóviles (dificultades para disipar el calor que genera la turbina, alta rotación de ésta, entre otros) y ni Renault ni otras compañías seguirían después de unos años, desarrollando estas soluciones. A pesar de eso, el Etoile Filante permanece como un vehículo que marcó una época.

En los próximos meses, el Etoile Filante junto a otros dos autos que Renault Classiche exhibió en su stand de Retromobile y algún tapado, serán mostrados en diferentes citas relacionados con los autos clásicos en el continente americano (en Estados Unidos, México y Argentina). Dos de ellos estarán presentes en el stand de Renault en Autoclásica… ¡y uno de ellos podría ser el Étoile Filante!

ON THE RECORD TRACK - LAC SALERACE PREPARATIONS AND ATMOSPHERERenault_31367_global_fr

ETOILE FILANTEETOILE FILANTE

9 Comentarios, RSS

  1. charly 27/08/2016 @ 6:44 pm

    El Gordini de mi vieja caminaba 123.1 km por hora,por favor y no en Bonneville, en Marquez. Déjenme relatar una de esas.
    Año 1969, Sábado a al noche después de bailar en Cocodril (al lado de The Embers)mi boliche de cabecera. Llego a Marquez y Santa Fe y aparece un DKW muy fachero con escape, Sandrini, llantas plateadas, calcos de Fric Rot(enemigo aserrimo de los Gordini). Por supuesto “PICADA” salimos a fondo por Marquez hacia la rotonda de Fleming, en esa época no había semáforos, así que era realmente subir cambios y pasar autos y medir el Deka. Veníamos muy parejos, ya casi llegando a la rotonda: Costera en el medio del camino, yo me tiro por adentro, el Deka por afuera. Empiezan los rebajes, el freno, la transpiración, las rueditas 15 de Gordini que se quieren meter adentro, logro pasar la Costera justito, empiezo a negociar la rotonda, salgo del otro lado y claro, en el espejito buscando el Deka,y no lo veía, y si, estaba pero panza arriba en el medio de la rotonda, me bajo corriendo y cuando llego hay un pibe mirando el auto, me dice “El viejo me mata”

    • danielc 29/08/2016 @ 3:05 am

      Me encantaba ir a The Embers y pedir esos jarrones de cerveza con las papas esas cuyo nombre no recuerdo y no sé que mas. El ambiente era maravilloso pero estaba lejos de las picadas con Gordinis y demas. Aunque el hermano de un amigo tenía un 850 con llantas color aluminio, estaba impecable (en aquéllos años el coche no era viejo). También tenía una Gilera 300 y un Mercedes 190 diesel…y yo me quedé con esos recuerdos. Perdón por el off topic.

  2. Javier M 27/08/2016 @ 9:47 pm

    No tiene mucha relación, pero me ha traído recuerdos de hace 40 pirulos.
    Los fondos de es boliche daban a Lavalle,y estando cerrado y abandonado, cuando iba de visita a Bs. As., nos metíamos por las ventanas de atras… bah, se metían mis primos, que a mi me daba miedito. Eran tiempos revueltos y mirá si me metían en cana en otro país! jajaja
    Tenía alrededor de 10 años.
    También me hizo recuerdo de las banderitas de The Embers y Lavalle empedrada y el diariero en el quiosco de la esquina, y tantas cosas…
    Gracias.

  3. mario 27/08/2016 @ 10:45 pm

    Entonces los ratones escandalosos de Berta cuanto andaban…? (creo que eran dos…)

  4. Beppe viola 28/08/2016 @ 6:47 am

    Que Yo sepa el “ratón escandaloso” fue uno solo, ya que apenas se avivaron de su potencial subieron el límite mínimo de peso a 1000 kg con lo que lo dejaron afuera…. Leí que tenía 100 cv con menos de 1000 cc y andaba a 7500rpm con Dunlop Racing de F2…..
    Serán 120 km/h?? No 120 mph?? Aunque sabiendo que el hijo del “professeur” no es un crack , puede ser que ni en línea recta sea veloz…..

  5. José del Castillo 28/08/2016 @ 9:58 am

    El comentario de Charlie me trajo a la memoria una largada de Gran Premio allá por 1960, maso.
    Antes de las últimas modificaciones a la Gral. Paz, en el cruce de ésta con Libertador había una preciosa fuente bien grande, como de 30 ó 40 mts. de diámetro, con chorritos de agua y todo. La larga recta que recorre el frente de la Escuela de Mecánica la hacían muy a fondo llegando a la fuente para luego, sorteada ésta, seguir por Libertador, en provincia, hacia San Isidro. Pasó que un Isard 700, que seguramente cortó un poco tarde, no llegó a frenar lo suficiente y se fue derechito al agua. El tren delantero quedó en Libertador. Fin del Gran Premio en el Km ….¿10?

  6. mario 28/08/2016 @ 7:54 pm

    Beppe tengo como fuente la revista a Todo Motor de Daray, en la cual estipula una velocidad de 190 Km., en principio era un Renault aliviando “normalito” en su carrocería , luego Oreste lo modifica cambia el perfil de la trompa y utiliza una hecha en todo o en parte de fibra de vidrio.

  7. MARIO 30/08/2016 @ 8:17 am

    Esa así Daniel…., luego lo exhibieron en Autoclasica 2015.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*