El Fiat 127 de los Prodan

staff
HYTS autós galéria -
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

En mi primera escuela, en Inglaterra, nuestro uniforme gris y rosado, nos acomunaba a todos. A primera vista ningún chico se distinguía de otro por su clase social o nivel económico. Eramos iguales.

Pero cuando terminaba el trimestre, y llegaban los respectivos padres a buscar a sus pichones, las cosas se ponían CALIENTES.

BRAMBLETYEJune2015-1080x675

ALI_6248

La amplia rotonda que daba la bienvenida a quién llegaba a la enorme mansión se llenaba de automóviles. Automóviles de todo tipo y color… pero SIEMPRE de alta gama. Rolls-Royce, Bristol, Jensen, Triumph.. y después MI PADRE !Él llegaba con su Fiat 127!

A los 11 años algo así te puede quedar como un «trauma» de por vida. Cuando mi padre, ex-deportista, hombre cosmopolita y atentísimo al estilo, decidió comprar una Fiat, nos pareció una elección bizarra. En un momento de extrema generosidad había regalado su coupé Lancia con motor Maserati a un grande amigo, el pintor Vittorio Alessi. La excusa es que el auto «sólo lo le daba problemas». Mi madre no lo pudo entender.

1584316_1975 Jensen Interceptor - David D - Lot 131

1844072_1974 Triumph TR6 (OD)

Unos años después nos robaron nuestra Alfa Romeo Giulia GT Veloce en Milán. Supuestamente la iba a heredar yo. Mala suerte. Mario había tenido unos Triumph también, y soñaba con comprarse un Morgan. Pero se compró una Fiat 127, color cremita.

Y vino a Brambletye, mi colegio de internados en Sussex, desde Roma, a buscarme. Una sonrisa grande como la de Neptuno en un día de sol en el Mediterráneo. Y se encontró con mi vergüenza, con mi furia.

Este ritual se repitió en los siguientes trimestres. Imagino que la gente se iba acostumbrando. Ya eramos «Los Excéntricos Prodan», qué se yo: «Los Italianos».

1600388_1975 Bristol 411 Series 4 front angle

813196_060314coys-b

Mi padre nunca volvió a comprarse un auto «de lujo». La suya fue una historia de amor realmente incondicional. «Éste autito NUNCA me ha defraudado! Es tan simple, tan inteligente en sus detalles, ¡se maneja que es un placer!».

Contaba sobre su amigo escocés que era dueño de la única concesionaria de Jaguar en Hong Kong. Lo primero que hacía un millonario en Hong Kong era comprarse un Jaguar. Tipo ‘E’, o un flamante XJS o la clásica Daimler; eran TODAS un desastre. El mismo tipo le decía a mi padre: «?Yo? Ni en pedo manejo una. ¡Pasás toda tu día en el mecánico!».

93053_034862600_1218636335

El clima lluvioso, la sal sobre las carreteras nevadas de invierno, en fin la vida inglesa, sentenciaron la fiel 127 a muerte. Mi padre no tardó en comprarse otra Fiat. Aún más ridícula. La Fiat Fiorino.

Pero ésta es otra historia. Otra historia de amor.

Andrea Prodan

Fotos: Páginas de Prensa, Newspress y Brambletye School

Publicado originalmente en el facebook del actor y músico Andrea Prodan, hermano de Luca Prodan, líder del legendario grupo de rock Sumo.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

10933920_785614561517614_890621287844698238_n

Hace ya un par de años que enero se ensaña conmigo pidiendo que me rinda ante su... Seguir Leyendo >>

17