El Mehari festejó sus 50 años en Cardales

staff
JML_1910
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

JML_2743

La síntesis de cuando un vehículo representa a su época y la trasciende. A medio siglo de su nacimiento, de la mano del Club Mehari y con el apoyo de Citroën Argentina, una multitudinaria caravana se reunió en Los Cardales, provincia de Buenos Aires para festejar. Con unidades que llegaron desde distintos puntos del país -y del exterior- el espíritu de camaradería y felicidad entre los miles de concurrentes dejó en claro que el ADN de su concepción se mantiene inalterable.

El Citroën Mehari cumple en mayo de 2018 medio siglo de vida y su espíritu rebelde, funcional e innovador está presente en cada uno de los miles de usuarios y entusiastas que siguen disfrutando todos los días del Mehari original alrededor de todo el mundo. Una auténtica feligresía sobre ruedas que no sabe de fronteras ni edades.

JML_1891

JML_1910

Cumplir 50 años de su presentación en sociedad y mantener viva la pasión es todo un hito en la industria automotriz, por eso los clubes que agrupan a estos fanáticos del modelo a lo largo y ancho del planeta este mes festejaron a lo grande… y la Argentina no fue la excepción. El pasado fin de semana el “Club Mehari Argentina” y el “Pueblos Mehari Uruguay”, se reunieron en la localidad de Los Cardales, provincia de Buenos Aires, para festejar con un camping, exhibiciones, recitales y caravanas donde participaron, además del vehículo homenajeado, diferentes modelos Citroën de distintas épocas. Jornadas festivas al aire libre y en familia: el mejor homenaje para un vehículo que caló hondo en el corazón de distintas generaciones.

La reunión contó con el apoyo de Citroën Argentina que se hizo presente para darle el marco institucional que merecía la magnitud del evento. Desde el inmenso arco inflable, que funcionó como pórtico de entrada para todos los visitantes -más de un millar en todo el fin de semana-, se desplegó una paleta multicolor con una colección de más de 100 unidades de Mehari de distintas épocas, de distintos estilos y estados… y donde todos llegaron viajando en sus vehículos originales desde el lugar de origen. Un auténtico festival para los sentidos y donde hubo atracciones –además de los autos exhibidos y las historias de sus dueños- para todas las edades y gustos: merchandising alusivo al evento, sorteos, test drives de la gama actual de Citroën, patio de comidas, música en vivo. Una verdadera fiesta que se extendió más allá de la Plaza Mitre, en Los Cardales, y contó con el apoyo logístico del Municipio de Exaltación de la Cruz.

JML_1657

JML_2616

En el exterior en tanto, los festejos se centraron en el “Rencontre National des Collectionneurs” que se celebró a inicios de mes en Amboise, Francia, con un encuentro al aire libre -realmente multitudinario- con unidades que representaron a todas las épocas. En Europa, el Mehari es un vehículo caro a los sentimientos libertarios: está íntimamente asociado al movimiento estudiantil francés, que estaba en plena ebullición cuando se presentó al público el 16 de mayo de 1968.

Si nos remontamos a la historia, su aparición en público aconteció exactamente a 200 kilómetros de París y sorprendió al mundo con una concepción inusual para esos años: un automóvil distinto, único y libre por naturaleza. Recordemos que Francia estaba paralizada, el mundo ponía sus ojos en París, y en Deauville, Citroën, sin querer (o queriendo), proponía el vehículo que mejor representaba los valores de libertad, creatividad, igualdad y rebeldía que proponía el Mayo francés y sus estudiantes. La juventud copaba las calles con sus reclamos a viva voz e inauguraba nuevos métodos de expresión, como los grafitis. En sus pintadas callejeras proponían tópicos como “seamos realistas, pidamos lo imposible”, “prohibido prohibir”, “la imaginación al poder” o “debajo de los adoquines, la playa”, todos slogans que perfectamente podría haber pensado algún publicista en la época para el lanzamiento del Mehari.

JML_1625

JML_1879

Se trataba de un vehículo con un concepto absolutamente innovador: práctico tanto para el trabajo como para el ocio, podía trasladar a cinco pasajeros y carga sin pretensiones, con un muy bajo costo de mantenimiento, la posibilidad de usarlo con o sin techo, cargarle bicicletas, tablas de surf para ir a la playa, mochilas para viajar o cualquier tipo de material de trabajo.

Sus definiciones técnicas fueron claras: sobre la polivalente base mecánica de dos cilindros opuestos y suspensiones independientes del Citroën 2 CV, la carrocería recurría a nuevos y modernos materiales. El plástico ABS (Acrylonitrilo Butadieno Estireno) que salía del molde ya coloreado, era liviano, muy fácil de lavar tanto en la parte exterior como en el interior, y se mantenía a salvo de la corrosión. Por encima de la línea de la cintura lo cubría un techo de lona que protegía a los ocupantes y la carga, pero que era fácil de quitar para que todos los ocupantes sientan la libertad de beber el viento. Por si fuera poco, el parabrisas podía plegarse sobre el capot, potenciando la sensación de sus tripulantes de integrarse a cualquier entorno natural.

JML_1604

JML_1634

Su orientación nómade y resistente derivó en su bautismo como Citroën Mehari. El dromedario de los Touaregs, llamado “Mahari” en árabe, es también capaz de transportar incansablemente pasajeros y mercaderías por todo tipo de terrenos.

Tres años después de su lanzamiento en Francia, el Mehari se presentaba en 1971 en Argentina, lapso necesario para desarrollar la logística industrial local, pues la carrocería se hacía localmente en PRFV (Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio), en la planta de Nordex en Uruguay, montándose sobre una mecánica idéntica a la del Citroën 3 CV contemporáneo, con el motor dos cilindros bóxer de 602 cc, disponiendo de 32 caballos para mover con agilidad un peso en seco en torno a los 600 kilos. Citroën ofreció en Argentina el modelo hasta el año 1979, mientras en Europa se mantuvo la línea de montaje hasta el año 1987, disponiendo allí -desde el año 1979- de una versión aún más aventurera con tracción en las cuatro ruedas.

Los festejos de este año tienen una agenda intensa que no se detiene y continúan el 15 de julio con las celebraciones del Día de la Bastilla. Por eso motivo, otros Mehari desfilarán por las calles de Manhattan, Nueva York, acompañando a una caravana de Citroën 2 CV que estarán celebrando sus 70 años.

JML_2837

JML_2822

En la Argentina y en el mundo el Mehari es uno de los modelos que mejor representa el espíritu innovador y rupturista de una marca acostumbrada a recorrer su propio camino. Su paso dejó en la historia una huella indeleble que aún hoy permanece vívida en miles de usuario. 50 años atrás se presentaba el Citroën Mehari y un aire de libertad cambiaba el mundo.

Para aquellos fanáticos del Mehari que deseen sumarse al Club Mehari de Argentina, ingresen a www.mehari.com.ar y para los nostálgicos que quieren vivir la experiencia de darle marcha o tocar la bocina pueden hacerlo ingresando en http://www.citroenorigins.com.ar/es-ar/vehicule/mehari-0

Fotos: Prensa Citroën Argentina

JML_1850

JML_1736

JML_1666

JML_1795

JML_2637

JML_2736

JML_1867

JML_2707

JML_2841

JML_1858

JML_2870

JML_2716

JML_1623

JML_1596

JML_1988

JML_1877

6 Comentarios, RSS

  1. Güilbeis 29/05/2018 @ 10:10 pm

    Siempre pensé que el único color ofrecido era el rojo claro.

    • luis 29/05/2018 @ 10:40 pm

      Hasta lo que sé, de fábrica vino en rojo al principio y cuando lo retocaron un poco en naranja (la naranja mecánica rezaba la publicidad), teniendo, como distintivos principales, guardabarros trasero ensanchados al igual que las llantas. Mas luego, el ingeniero Sal Lari, bajo la marca de sus iniciales lo bautizó como IES safari, y le colocó el auxilio sobre el capot. De estos últimos, creo recordar haber visto en blanco. Por otro lado, y dada la facilidad de cambiar carrocerías en tan versátil plataforma, se mutaron patos y amis por meharis, y, con carrocerías de colores diversos (solo es cuestión de usar gel coat de otro color). Hubo un ensayo de mehari para el ejército, no recuerdo si eran pintados o la resina se tiñó de verde (en algún lado tengo las fotos). Y, para terminar la colorida reseña, no nos olvidemos de los que los pintaron a gusto del consumidor, habiendo de lo bueno, lo “masomeno” y lo desastroso (por gusto o calidad de trabajo), a soplete, pincel, rodillo y, creería que a escoba en algunos casos, dada la terminación que les dejaron

  2. Daniele Garone 30/05/2018 @ 10:47 am

    Por su economía de mantenimiento, comodidad, practicidad y versatilidad, el Mehari es único. Representa una concepción inteligente en la que la persona-usuario, es el centro del diseño. Muy buena nota.

  3. Claudio Greco 31/05/2018 @ 6:42 pm

    Muchas gracias por la nota!!! Fue un evento espectacular con gente dispuesta a pasarla bien mas allá del estado de su Mehari. Es una gran flia sin importar esos detalles.
    A la persona que escribió arriba le falto poner que en el año 1977 salieron guardabarros intermedios y de color Azul!!..
    http://www.mehari.com.ar

    • luis 02/06/2018 @ 1:29 pm

      Muchas gracias por la info, no recordaba que hubieran con guardabarros intermedios y en azul (siempre refiriéndome acá en Argentina) dentro de los originales Citroën. un abrazo grande

  4. Fosforocohete 01/06/2018 @ 7:06 pm

    Consulto desde mi total ignorancia, se puede circular normalmente por calles, autopistas y rutas argentinas?
    Consulto por el tema del techo, ya que no tiene estructura y sumado la carrocería de fibra.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

oldsmobile_442_1972_images_2_b

Este número no representa el esquema táctico de Sabella para el partido con Irán,... Seguir Leyendo >>

27