El Museo Peugeot está de cumpleaños

staff
_EM12216slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

_EM11931

El Museo de l’Aventure Peugeot está celebrando sus primeros treinta años. Y lo hace proponiendo una serie de festejos e iniciativas, siempre con la mente en el bienestar de los visitantes y los fanáticos de la marca del león. Las propuestas de aniversario van desde paseos a bordo de autos de época a la organización de un extraordinario desfile del patrimonio de la marca.

Sochaux, cuna histórica de los más de dos siglos de actividad de la familia Peugeot, alberga también al museo, que es el resultado tangible del trabajo meticuloso desarrollado por l’Aventure Peugeot, la asociación constituida en 1982 con el objetivo de registrar y reunir los diversos productos industriales realizados desde el lejano 1810 por la casa del león.

_EM12509

_EM12614

A lo largo de los años, el edificio que lo hospeda (originalmente se trataba de una fábrica de cerveza) se fue ampliando: en el año 2000 con un nuevo espacio para los automóviles de los años 1950-1970 y un sector específico para “Bicicletas y Motocicletas”. Luego, en el 2010, en ocasión del bicentenario de la marca, se añadió un área de 1.500 metros cuadrados para la presentación de la gama de vehículos más recientes; los vehículos comerciales de 1894 a 1990; los autos de competición de todas las épocas; y un espacio moderno para la organización de exposiciones temporales o de homenajes, ubicado en el centro del museo.

Actualmente, esta estructura se extiende sobre una superficie de 6.000 metros cuadrados que permite albergar en su interior 130 vehículos en exhibición, acompañados por 50 ejemplares de bicis y motocicletas y unos 500 objetos varios (molinillos, radios, máquinas de coser, elementos de decoración, electrodomésticos, etc.) de la marca Peugeot, reagrupados por áreas temáticas.

_EM12634

_EM12630

El recorrido por el museo comienza por el área dedicada a las actividades iniciales de la familia Peugeot. La colección evidencia la variedad de productos hechos con tesón, creatividad, calidad y arrojo por los hermanos Peugeot. Van de piezas de acero laminado a las hojas de sierras; desde el primer “Grand-Bi”, velocípedo de 1882, pasando por las varas de los corsé, las moledoras de café y las máquinas de coser. Está expuesta también una copia del registro oficial de la  Marca del León y su logo de 1848 por parte de los Peugeot Frères, y la evolución estilística del emblema hasta nuestros días.

Ya centrados en los automóviles, el primer sector muestra el período de 1891 a 1904, la época de los “pioneros”, donde se lucen los automóviles más antiguos del mundo, en particular el “Vis-á-Vis” de 1891, el primer automóvil con motor a explosión fabricado por los hermanos Peugeot.

_EM12023

A continuación, la muestra comprendida entre 1905 y 1918, año en que culminó la Primera Guerra Mundial, define el período de inicio de la producción industrial y pone en valor al famoso Bébé Peugeot, producido en un número cercano a los 3.000 ejemplares. El espacio dedicado a los años 1919-1935 permite descubrir esta época de transición que llevará a la producción en serie de las “Voiturettes”, entre los que se encuentra el Quadrilette 161. Los excesos típicos de los años de la “belle époque” del automóvil son ilustrados por el Landaulet 184, lujosísima limousine de vida efímera.

El significado de las siglas de tres números que comenzaron con la generación 1 y el mítico modelo 201 de los años treinta (producido en un total de 142.000 ejemplares) es lo que continúa en el relato cronológico del museo. El período de 1936 a 1949 llega de la mano de las carrocerías de estilo fluido y aerodinámico construidas enteramente en acero, con el modelo “Eclipse” como el “non plus ultra”, una coupé transformable en cabriolet disponible en las líneas 401, 601 y 402, precursores del concepto Coupé-Cabriolet que Peugeot siguió desarrollando hasta tiempos actuales.

_EM12498

_EM12216

Con el fin de la Segunda Guerra y el reinicio de actividades en las plantas industriales, el concepto de la marca vira hacia los modelos de gran serie accesibles a todos, producidos especialmente a partir de los años cincuenta. De esta manera, si el 402 fue producido en 75.000 ejemplares, 20 años después del 403 se producirán 1.3 millones de unidades. Este automóvil, que fue también el primer automóvil de Peugeot producido en Argentina, es obviamente el modelo destacado de este espacio.

La sección de los años 1950-1970 es la de las series masivas, con las generaciones 3 y 4, y cubre el período conocido por la marca como el de “los tres decenios gloriosos”, los años del boom económico: es la época del 203, el auto de la “renovación” en la posguerra, lanzada en 1948 y modelo único de la marca hasta el año 1955 y, también, del 404, símbolo de la presencia de Peugeot en Sudamérica y también en África, fabricado tanto en Sochaux, como en Argentina y en Nigeria.

_EM12495

_EM12128

El período más reciente, representado por vehículos modernos, es obviamente el de las décadas de 1980-1990 con la generación 5 destacada, en particular el 205, entre varios modelos exitosísimos como el 405 y el 505.

Con la ampliación del año 2010, uno de los espacios que renovó y volvió más atractivo al museo es el sector que celebra un siglo de historia de los vehículos comerciales (de 1894 a 1990). Cada ejemplar presentado fue dedicado a un uso específico para el transporte de mercaderías o de personas, como vehículo para el servicio de rescate, unidades de bomberos, ambulancias o vehículos militares. Entre los ejemplares más relevantes se destaca el DMAH de 1948 adaptado para luchar contra los incendios.

La configuración del espacio “Bici y Motocicletas”, al igual que el de vehículos comerciales, recorre más de un siglo de productos, desde el Grand-Bi de 1882 a las más recientes realizaciones fruto del trabajo conjunto con el Peugeot Design Lab. El deporte está representando tanto en las bicicletas como en las motos, especialmente con la motocicleta 515, que obtuvo en 1938 el récord de 24 horas en el circuito de Montlhéry a una media de velocidad de 118 km/h, o la bicicleta con la que Bernard Thévenet venció en el Tour de France de 1977.

_EM12528

_EM12532

Y así llegamos al espacio del deporte que nos apasiona. El automovilismo es resaltado en un espacio exclusivo y entre los principales modelos, encontramos expuestos a los 905 y 908 ganadores de las 24 Horas de Le Mans en los años 1992, 1993 y 2009, y varias series del Peugeot 205 Turbo 16, desde el ejemplar ganador del Campeonato Mundial de Rally a aquellos que corrieron y ganaron el Raid París-Dakar en los años ochenta.

En la región del Franco Condado, en la ciudad de Sochaux, donde Peugeot tiene su sitio industrial histórico, y donde también la familia Peugeot ha fundado el famoso club de fútbol que lleva el nombre de la ciudad, el Museo de l’Aventure cumple 30 años preservando y celebrando una tradición industrial que ha superado los dos siglos.

Fotos: Prensa Peugeot

_EM12522

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*