Son ocho los Phantom: el I de Fred Astaire

vadeRetro
P90262559_highRes_the-fred-astaire-pha
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

P90262555_highRes_the-fred-astaire-pha

Sobre finales de julio, “Los Ocho Grandes Phantom, una exhibición Rolls-Royce”, juntará a los más espectaculares Phantom de los últimos 92 años en Mayfair, en la capital de Inglaterra. La exhibición servirá para darle la bienvenida a la nueva generación de este ícono del lujo rodante. Desde ahora y a lo largo de las próximas semanas, Rolls-Royce irá develando cuales serán estos grandes Phantom que viajarán a Londres desde todas partes del mundo, contando las experiencias de estos ejemplares y los eventos históricos que protagonizaron.

Desde el debut del Phantom, sucedido en 1925, esta nomenclatura acompañó a los Rolls más lujosos de todos y se convirtió en protagonista de algunos de los momentos más recordados de la historia, desde la firma de tratados, asunciones de mando, y otros eventos que han definido el mundo en el que vivimos actualmente.

La elección más conveniente para los personajes más influyentes y poderosos del mundo por 92 años, el Phantom se ha ofrecido como centinela y testigo silencioso de hitos tan significativos como el momento en que Los Beatles recogieron sus honores en el Palacio de Buckingham, el Mariscal de Campo Montgomery condujo a Churchill y a Eisenhower, o la infinidad de estrellas globales que recogieron sus premios Oscar a bordo de algunos de ellos.

P90262556_highRes_the-fred-astaire-pha

Su condición de modelo más longevo del mundo es un testamento de la importancia del Phantom para cada generación de líderes, desde cabezas de estado a generales, de la realeza a estrellas del rock, figuras inolvidables de la pantalla a grandes dirigentes de la industria.

Para celebrar este legado inigualable -una historia que, obviamente, se seguirá escribiendo- Rolls-Royce reunirá los más famosos ejemplares de las siete generaciones precedentes en la exhibición “The Great Eight Phantoms” que se inaugurará el 27 de julio próximo.

Phantom de leyenda regresarán desde sus distintas residencias alrededor del mundo al hogar espiritual de Rolls-Royce en el barrio de Mayfair, Londres, el punto neurálgico del lujo a nivel mundial, para este evento que no tendrá parangón y que servirá para darle la bienvenida a la octava y más moderna generación del “mejor automóvil del mundo”, el nuevo Phantom.

P90262559_highRes_the-fred-astaire-pha

P90262562_highRes_the-fred-astaire-pha

El primero de los autos que estarán en la muestra y la marca se ha apurado a divulgar es el Phantom I  que perteneciera a Fred Astaire, que será cedido para la exhibición por su propietario, el Petersen Museum de Los Angeles. Es uno de los 3.353 Phantom I producidos (entre las plantas de Inglaterra y los Estados Unidos), fue originalmente carrozado por Hooper en Londres, terminado en 1927 y, a instancias del gran bailarín, cantante y actor, actualizado en sus detalles más lujosos en los años treinta por la casa Inskip, de Nueva York.

Rolls-Royce comenzó a producir el Phantom I en 1925. El auto fue desarrollado en completo secreto, con el proyecto bautizado internamente como “Eastern Armoured Car”. Este nombre sugiere la intención de Rolls-Royce de producir vehículos como los usados en la Primera Guerra Mundial, con el utilizado por Lawrence de Arabia como obvia referencia. Partes de acero blindadas fueron diseminadas alrededor de la planta para confundir a los curiosos competidores, que ninguna idea tendrían de que allí se estaba desarrollando “el mejor automóvil del mundo”.

El Phantom I tuvo un éxito inmediato. El nuevo motor seis en línea de 7.668 cc le dio al auto una vitalidad desconocida en la marca. Cuando General Motors abrió su centro de pruebas en Michigan, se descubrió que ningún auto soportaba ni siquiera dos vueltas del circuito de 6 km a pleno acelerador sin dañar los cojinetes de bielas. Sin embargo, el Phantom I si lo conseguía, y a velocidades superiores a los 130 km/h sin mostrar fatiga.

P90262561_highRes_the-fred-astaire-pha

P90262560_highRes_the-fred-astaire-pha

El deseo que Henry Royce puso en palabras, “tomen lo mejor que exista y mejórenlo”, rápidamente llevó a la creación del Phantom II en 1929, esta vez con un chasis totalmente nuevo, que mejoró significativamente el comportamiento del Phantom, así como también montaba un motor rediseñado.

El siguiente Phantom, el tercero en la línea sucesora, se convertiría en el último proyecto de Sir Henry Royce. Moriría en el año 1933, a los 70 años, y unos 12 meses después de haber comenzado el desarrollo de este tercer descendiente. El modelo terminado, con su incomparable motor de 12 cilindros, fue presentado dos años después y su producción se extendió desde 1936 hasta la Segunda Guerra Mundial. El último chasis se produjo en 1941, aunque debido al conflicto bélico recién sería carrozado en 1947. No hubo anuncios de un reemplazo por entonces y parecía que el Phantom sería otra de las tantas víctimas de la guerra.

En 1950 apareció el Phantom IV. El auto fue originalmente pensado como un “one off” para trasladar al Príncipe Felipe y a la entonces princesa Isabel. Sin embargo, una vez terminado, otros 17 ejemplares fueron comisionados por familias reales y jefes de gobierno alrededor del mundo. Equipado con un ocho cilindros en línea, se comportaba magníficamente a bajas velocidades -característica esencial para formar parte de ceremonias y desfiles- e incorporaba la famosa mascota “Spirit of Ectasy” con la rodilla apoyada en el piso.

El Phantom V se produjo entre 1959 y 1968 y 516 unidades de este exitoso modelo fueron a parar a manos de personalidades como la Reina Madre de Inglaterra, el gobierno de Hong Kong, el Rey Olav de Noruega y John Lennon.

El longevo Phantom VI (1968-1990) continuó teniendo los favores de las monarquías, como lo testimonia el “Silver Jubilee Car”, una versión elaborada especialmente para la Reina Isabel II con un techo elevado, en ocasión de cumplirse sus 25 años en el trono, y posteriormente utilizado en el casamiento de los Duques de Cambridge.

P90211032_highRes_the-rolls-royce-phan

En el año 2003 llegó al mundo el Phantom VII, una brillante afirmación del renacimiento de Rolls-Royce en su nuevo hogar, en Goodwood. Fue lanzado con un motor V12 de 6,75 litros de cilindrada y 453 caballos y con todo lo que un consumidor de artículos de lujo desea encontrar en su automóvil. Detalles tan exquisitos como los paraguas con teflon provistos junto al auto o los centros de rueda que mantenían siempre derecho el logo de la marca eran algunos de sus detalles exclusivos.

La producción del Phantom VII terminó luego de 13 años activo en la línea de montaje en el año 2016. En el 2017 los más grandes Phantom de la historia le darán la bienvenida, a partir del 27 de julio y en Londres, a la octava generación.

Fotos: Prensa Rolls-Royce

3 Comentarios, RSS

  1. Gaucho Pobre 28/06/2017 @ 9:05 am

    Qué detalles exquisitos para este Rolls.
    Si tuviese volante a la izquierda sería un Town Car (América), aquí con volante a la derecha Coupé de Ville o Landaulet. Nunca supe exactamente la diferencia entre ambos términos que a veces son usados en forma indistinta para identificar este tipo de carrocerías.
    Alguien me contó que cuando la parte destinada a los pasajeros se abre es Landaulet, y cuando no, Coupé de Ville, pero nunca lo pude confirmar. A este enriedo se le pueden sumar los Sedanca, pero éstos no tienen separación entre chofer y pasajeros y creo que corresponden a modelos post vintage.
    Seguramente algún lector me podrá ilustrar al respecto.
    Los pedales parecen tener un mecanismo de regulación.
    Me hizo acordar a la historia de Mister Allen Swift que condujo su Phantom I Roadster por casi 80 años

  2. Güilbeis 28/06/2017 @ 6:54 pm

    El RR es el Phantom I y para mí no hay mejor forma de apreciarlo que mirar el chasis sin la carrocería.
    Mi amor llega hasta el VI, de ahí para adelante se fueron al campito. El lujo bien entendido viró a kitsch. como muestra dos opciones de tapizados de techo: uno floreado y otro lleno de lucesitas que simulan un cielo de noche. Puaajj. El diseño exterior se fue para el lado un Hummer con baúl. Parece que los clientes actuales de RR piden este tipo de cosas, en fin.

  3. Güilbeis 28/06/2017 @ 10:25 pm

    Para quienes gustan de los RR clásicos, a 30 km de Bilbao hay un castillo reconstruído llamado Torre de Loizaga que tiene un museo con más de 40 Rolls, una de las mayores colecciones de la marca.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

datsun_sunny_1968_photos_2

Proporcionado, pequeño y dinámico. Cualquier sinónimo, de estos puede encajarle... Seguir Leyendo >>

3