Ensalada de Frua

Hernán Charalambopoulos
ac_428_1967_images_3_b
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

images_ac_428_1967_1_b

El buen Pietro Frua era uno de los carroceros más reconocidos en el ámbito de la ciudad de Torino por aquellos años dorados de los carroceros italianos. Tradicional, correcto y con un grado de locura muy equilibrado, era un consultor permanente de los grandes fabricantes a la hora de encarar un proyecto. En los sesenta había vestido ni más ni menos que la mecánica del Maserati Mistral, e iba seguramente por más. Un buen día, apareció la nueva guardia, los carasucias del diseño que revolucionaron todo: Giugiaro y Gandini, los chicos estrella de esos años se adueñaron de los carteles a fuerza de romper con los clasicismos (mejor dicho reinterpretarlos), dando más potencia de fuego y emoción a través de formas hasta ese momento impensadas para la silueta de un automóvil deportivo. Recto, crudo, descompuesto, áspero pero por otro lado con secciones tan infladas como la imaginación pueda trabajar y proporciones desbalanceadas que aseguraban eterno movimiento a sus creaciones.

Nace el Maserati Ghibli en 1967 y a partir de allí todo cambia. El Mistral aparecido no mucho antes se transforma (pese a su diseño equilibrado) en un objeto del pasado. Cuando AC requiere los servicios de Pietro Frua para vestir esta poderosa usina de 428 pulgadas cúbicas, este quiere hacer algo diferente al Mistral, pero no mucho…

ac_428_1967_images_1_b

Toma el ya mencionado Maserati de su autoría, y lo redecora con elementos más secos y crudos. La luneta deja de ser envolvente y pasa a ser plana como en el Ghibli, así como también el remate del maletero (usemos ese españolismo). El resultado da una suerte de mezcla de estilos que a fin de cuantas no representa a ninguno de los dos (ni clásico ni moderno) y se queda también a mitad de camino del equilibrio y la gracia. ¿De qué sirve tener guardabarros que sobresalen en tres dimensiones como en los sesenta, con luces dispuestas a lo largo del vehículo, si después el resto lo hacemos seco y tirante con líneas que no se llevan nada bien con las redondeces? ¿Porqué cuando vemos este auto de frente nos imaginamos un posterior completamente diferente al que presenta? ¿Porqué la vista en planta no cierra en la zona posterior?

Sin poner en tela de juicio la calidad del trabajo, hay que reconocer que estos experimentos difícilmente llegan a buen puerto.

Woody Allen decía que el secreto del fracaso es querer quedar bien con todos. Sabio Woody…

ac_428_1967_photos_2_b

ac_428_1967_pictures_3_b

ac_428_1967_images_3_b

images_ac_428_1967_4_b

0 Comentarios, RSS

  1. DBU 11/08/2014 @ 6:32 pm

    Si bien no es el centro de la nota, muchas gracias por describir la irrupción de la nueva generación del diseño italiano en los años 60. Es justamente dicha generación la que produjo la mayoría de los autos que me gustan, en particular Guigiaro, artífice de muchos autos masivos pero no por ello menos interesantes.

  2. Javier M 11/08/2014 @ 7:51 pm

    Interesantísima nota.
    Será que Frua le dió aire inglés al auto?.

  3. mastergtv 11/08/2014 @ 9:27 pm

    Digamos que hasta el parante B,vamos bien.De ahi para atras se viene la ensalada,de la cual no podemos imaginar esa cola que no coincide con la trompa,como dice el master design Griego.
    saluti
    OO=V=OO

  4. jose del castillo 11/08/2014 @ 11:55 pm

    ¿Será que mi incultura en diseño automotriz sea la culpable de que a mi me guste?

  5. Lucasg 12/08/2014 @ 12:10 am

    Es que cada elemento por sí mismo es muy atractivo, don Juse. El problema es cuando se combinan.
    A mí también me gusta, pero medio por separado. De todos modos como el ser humano puede ver sólo uno de los costados de una figura (o a lo sumo un par), es casi imposible que la disonancia se produzca a simple vista. No se puede ver la trompa y la cola a la vez, y eso la ayuda.
    Palabras de un profano.

  6. Guevarita 12/08/2014 @ 8:23 am

    Deme dos.

  7. Steve Ray Boga 12/08/2014 @ 8:21 pm

    …si no hubiera aparecido la nota sobre la Mistral, hubiera creído muy exigente el nivel de análisis. De todos modos, es un aparato de absoluta belleza. No sé si dos, “una sóla” me haría sentir un privilegiado. Muy buenas notas.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

datsun_sunny_1968_photos_2

Proporcionado, pequeño y dinámico. Cualquier sinónimo, de estos puede encajarle... Seguir Leyendo >>

3