Evita capitana de un Fiat 1500

Diego Speratti
131497_Aslider_edited-1
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

131497_A

“Son las 20.25, hora en que Eva Perón pasó a la inmortalidad”, se escuchaba en las radios. Fue un 26 de julio como hoy, pero en el año 1952, que la “Jefa Espiritual de la Nación” sucumbió finalmente ante el cáncer.

Se cumplen 65 años de su partida y exactos 70 años desde que la Primera Dama realizó la recordada “Gira del Arco Iris” en la que visitó varios países de Europa, Brasil y Uruguay entre los meses de junio, julio y agosto de 1947. En esta imagen, en pleno julio en Portugal, la vemos junto a un Fiat 1500 C, en una rara versión de cuatro puertas con techo de lona deslizable. En este auto se trasladó hacia la playa de Guincho, donde el ex Rey Humberto de Saboya ofreció un almuerzo en su honor.

En el Archivo General de la Nación hay infinita cantidad de fotografías donde aparecen nuestros jefes de estado a bordo de los autos presidenciales, los de uso oficial o incluso los particulares. Cada vez que de casualidad (hasta ahora no ha sido un tema específico de búsqueda) doy con una de ellas, la agrego al pedido. De Juan Domingo Perón y Evita, entre los autos oficiales, los particulares, los usados en visitas al extranjero o aquellos en que se fotografiaban y eran el producto final de sus políticas de desarrollo de la industria y la ingeniería local, hay para hacer un libro. Un libro, “Los autos de Perón”, que si alguien se propone hacerlo, ¡aquí tienen al primer comprador!

Foto: Archivo General de la Nación

8 Comentarios, RSS

  1. Güilbeis 26/07/2017 @ 8:04 pm

    Muy lindo el 1500.
    Si se hiciera un libro sobre los autos de Perón que haya pagado con su plata, tendría una hoja o ninguna. Sé que soy un pesado pero me atrae la precisión del idioma.

  2. Raúl 27/07/2017 @ 1:54 pm

    Gracias Diego. Por el auto, por el recuerdo, por el sentimiento y por resistir “en la jungla”.

  3. José del Castillo 27/07/2017 @ 6:48 pm

    Ese “son las 20:25, hora en que Eva Perón entró en la inmortalidad”, nos lo tuvimos que fumar todos los argentinos a diario por todas las radios del país durante mas de tres años. Muy lindo el Fiat descapotable.

  4. Miguel 27/07/2017 @ 9:00 pm

    Medio caro saliò el mito,no? No me parece digno de ser recordado.

  5. José del Castillo 27/07/2017 @ 10:18 pm

    Volviendo al tema que nos ocupa en esta página, ver que este modelo de Fiat no tiene parante vertical entre las puertas, que cerraban una contra otra. Lancia también lo hizo en el Aprilia, sólo que los Lancia estaban siempre bien parados y los Fiat tendían a vencerse en el medio. Por lo menos así lo recuerdo yo. ¿Quizás algún “oldie” pueda agregar algo al respecto ?

  6. Valentin 28/07/2017 @ 3:39 pm

    Los parantes del Lancia o del Fiat deben haber sido aún así más resistentes que los lingotes de oro del Banco Central que la turra ésta y su cohorte convertía en zapatos y tapados de piel en un caso de “alquimia inversa” que ta la voglio dire si me venís con el delirio de la piedra filosofal.-

  7. Daniel Fernández 26/09/2018 @ 8:20 am

    Adhiero al comentario del amigo Raúl. ¡Gracias Diego!

  8. Gringo Viejo 27/09/2018 @ 12:19 am

    Buena nota. Tengo una opinión neutra de la señora. Tampoco comulgo con los “¡viva el cancer!”. Algo que pasó antes que la mayoría de los lectores hubiésemos nacido o tuviésemos uso de razón no es actualidad ni pasado reciente sino historia y, cómo tal, trato de visitarla sin pasiones. Por lo tanto me concentro en comentar sobre el Fiat 1500 C: Le agregaron dos puertas pero, toque de la época, tenían que ser puertas “suicidio” o “atrapa-suegras”. ¿Alguien recuerda un Mendocino (creo que se llamaba Bertolini) que corría en TC con un Fiat parecido a éste, de dos puertas y motor del 1500 de los 60? Era, en mi opinión de adolescente en esa época, un concepto novedoso para explorar los límites del reglamento del TC y pelear con los grandes, al menos en pista. El Renault Gordini “ratón escandaloso” de Berta/Copello y la “jaula” de Peduzzi Jr. fueron otros Davides que desafiaron a los Goliats. Gracias Diego.
    Saludos cordiales.

    GV

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*