Experiencia 3CV: la aventura de la Independencia

vadeRetro
Principal_slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Principal_02

La pasión argentina por los 2CV y 3CV sigue latente. Estos modelos continúan siendo fieles al espíritu de la marca que nació de la mano de Andre Citroën, en 1919, bajo las premisas de “Creatividad”, “Tecnología” y “Audacia”. En esta oportunidad Citroën Argentina acompañó al “Tour del Tucumán 2016”, una caravana de 3CV que conmemoró los 200 años de la Independencia Argentina.

Con vehículos como el Traction Avant, el DS, el SM, el Mehari, el 2CV y el 3CV, entre otros, Citroën ha llevado la creatividad y la tecnología dentro de su ADN desde su creación en 1919. Estos últimos modelos, el 2CV y el 3CV, son sin dudas un hito importante en la historia del automóvil. Su difusión mundial y por todos los rincones de nuestro país los han convertido en un hito.

va_IMG_0440

En días pasados, la Experiencia 3CV (tradicional tour de clásicos que se repite año a año en Argentina y países limítrofes desde hace una década), realizó una vez más una travesía por nuestro país: el Tour del Tucumán 2016. Una propuesta diferente que consistió en recorrer 200 leguas (aproximadamente 1.000 km) por las rutas y caminos de la provincia norteña y conmemorar así los 200 años de la Independencia Argentina.

Al finalizar un recorrido lleno de historia y aventuras Citroën Argentina invitó a los organizadores de la Experiencia 3CV a ser parte de un evento en el concesionario local, Fortunato Fortino, donde se mostraron imágenes del viaje al tiempo que se presentaba el nuevo Citroën C3 Aircross a la prensa local.

12 Comentarios, RSS

  1. Alvaro 20/04/2016 @ 4:11 pm

    Tuve un 2CV y con él me fuí en 1972 desde Buenos Aires hasta Ushuaia, ciudad en la cual me radiqué por cinco años. Un auto realmente muy práctico y noble, ideal para la nieve y el barro y sacándole el asiento trasero para llevar de todo: leña, garrafas, cajones etc. etc.; todos los recuerdos son muy buenos !!!…luego lo cambié por un 3CV que tenía lo que le faltaba al anterior: mayor potencia pero con las mismas cualidades: practicidad, sencillez mecánica, gran ductilidad, bajo mantenimiento, excelente andar y ahora mejor reacción y velocidad…

  2. MARIO 20/04/2016 @ 6:33 pm

    Yo me fui a Brasil en una furgoneta 3CV. armamos algo como la primera foto con un protector para la parte delantera con agregado de faros…, , luego de recorrer playas y lugares que ahora estan superpoblados bajamos hacia Uruguay acampamos en Punta del Este y un día volvimos…..como nos agarro una tormenta grande nos “limpio” el auto, paramos y lo ensuciamos con barro…, más de uno nos saco un par de fotos. En Brasil no podían creer que desarmabamos y armabamos el auto….en realidad muchos no podían creer que ese auto existiera…., aclaro nunca nos dejo a pata…, donde andara…?

  3. BER 21/04/2016 @ 9:46 am

    Son fabulosos, mas alla de solo escribir que me gustan este modelo y bla bla bla.

    Mejor APORTAR ALGO ! me entere este año que existe una version CHILENA (creada en los 60s) del Cv, tanto pick up, cabina smple y media .Que tiene cierto encanto como el auto, le llamaron CITRONETA.

    POSTERIORMENTE, crearon la CITRONETA 2 CV AZAM, el mismo auto con un baul insertado y vidrio trasero fijo, transformando asi la cabina en un SEDAN, que por cierto perdia proporciones y encanto ganando utilidad.
    Se dice que se lo creo debido a que se dieron cuenta que por las leyes de la epoca, practicamente cualquier vehiculo con maletero podia ser taxi, y muchos citronetas azam sirvieron a este fin.

  4. Beppe Viola 21/04/2016 @ 12:00 pm

    El auto con patente paraguaya parece un Sahara bimotor… pero no lo es….

  5. Gringo Viejo 21/04/2016 @ 4:42 pm

    Disiento. Mi exoeriencia con esa xonga me marco hasta los tiempos en que hubo Citroens dignos de manejarse. Mi cuasi aventura con un 2CV 1962 de 14 caballos hecho en Belgica (por alguna razon) termino muchos km antes de nuestro hippie destino patagonico. El motor estaba reventado antes de salir y funcionaba sólo con 50% aceite y 50 % Bardahl. Ya aun con el motor entero era una xonga que solo levantaba 60 km de máxima con viento a favor y en camino llano. Con cada irregularidad de la superficie del pavimento se abrían las 4 p#t!ssimas puertas debido a la flexión del chasis hecho de chapa 16, lo cual se compensaba con el cierre simultaneo de la jueputisima ventanilla delantera sobre mi sufrido codo. Cuando empezaron las cuestas debía rebajar a 1ra, cosa muy difícil tirando a imposible, con ese malnacido “Hembraje” centrifugo. Para qué, por las barbas de Belcebu, un embrague CENTRIFUGO!!!??? Si no podías ponerle un miserable techo de chapa, como te vas a gastar los sesos en ponerle un embrague con bolitas para que la patrona no lo pueda hacer corcovear???? Con mas entusiasmo que sesos yo le metía doble embrague y lograba hacer entrar la primera a unos 20 km/h para trepar las cuestas hasta que en una esas explotó el disco. Nos quedamos a vivir un tiempo en Ingeniero Jacobazzi tratando infructuosamente de conseguir los repuestos hasta que se que nos acabaron los víveres. Allí quedo abandonado el 2CV por un año hasta que junté plata para repatriarlo, en camión, de su exilio austral. No tengo la mas mínima nostalgia por esa xonga infiel. El 3 CV es otra historia. Pero el 2CV en mi opinión no debió nunca fabricarse para uso en la vía publica. Tal vez como carrito de golf pasa. No tengo nada positivo para decir de un auto que era caliente en verano y frío en invierno. El sistema eléctrico de 6 V hacia que las luces parpadearan miserablemente. La batería era del tamaño de una pila doble A y no arrancaba jamas con menos de 15 grados C. Era tan frustrante tirar de ese pinche palito y sentir que el m@therfecking motor levantaba 1000 RPM y aun no arrancaba! Mejor ni hablar de su punietera mania de “escupir” una bujia cada vez que la rosca de la tapa de cilindros se falseaba. O esa vergonzante ocasión en que se cortó un tensor de la suspensión mientras yo daba la vuelta al perro un domingo y quedó pegado al suelo como un panqueque. Un buen amigo siempre me decia “comprate una Zanella 125 y dejate de joder… total ya te cagas de frio igual…” Tal vez su única virtud era poder sacar los tres asientos con un solo movimiento vertical y armar un living en la playa. 14 HP alcanzan, cagando, para una cortadora de césped o para una barredora de nieve de garaje, cuando no hace mucho frío. Lo triste y frustrante es que toda la “alta tecnología” que hizo del 3CV un auto rescatable (625 cc, gracias a mas volteo de cigueñal me imagino, alternador de 12 V, suspensión menos gomosa, etc.) ya existía en 1962 y no costaba un mango mas. Por que me tenían que joder mi viaje al parque los Alerces con esa xonga? Por que!!!???
    Un abrazo.

    GV

    • Alvaro 21/04/2016 @ 5:45 pm

      Que lamentable su experiencia !!!!…vaya a saber en que estado lo compró al pobrecito !!!!…puedo asegurarle que el que yo tuve, en Ushuaia dormía afuera y arrancaba con 15 ó 20º bajo cero….

    • Güilbeis 21/04/2016 @ 8:53 pm

      don Gringo, me hizo garcar de risa imaginando las puteadas en la Patagonia. Sin embargo a medida que avanzaba en la lectura (nunca mas relato) me convencía del lo que dice Alvaro: usted compró una toronja fané y descangallada. Encima belga, lo dice en japonés? Los belgas, chocolates. A ver que le parece lo que me pasó a mi con un 2CV El auto era de una amiga con derecho a roces frecuentes y generalmente funcionaba bien (ella muy bien, el 2CV no tanto) una noche subiendo por la rampa caracol del JJ se plantó, creo que se ahogó (el 2CV) y se fue para atrás quedandose atravesado. Como se bloqueó el tráfico de ingreso de los huéspedes que venían detrás, aparecieron 2 gorutas que zamarrearon el citro y lo acomodaron para que baje, después empujaron hasta la calle. Calenpanchos los titos y a contener el aliento. Aventuras veinteañeras.
      Yo tuve un 3CV comprado con 10.000 km y lo vendí con 80.000 perfecto. Solo le hice una afinación y nada más, ni las gomas y siempre a la chapa. Una de las cosas que mas me gustaban era que al llegar a los 100 km/h se iban todos los ruidos del motor y entraba en un silencio y una serenidad casi de trance, nunca entendí por qué, era como que entraba en resonancia. Ommmm. Un auto sobrealiente, de lo mejor que tuve y tuve muchos.

  6. MARIO 21/04/2016 @ 6:12 pm

    Y yo me compre un Citroen Visa, despues del 3 CV, tambien solo satisfacciones dentro de la perfomance del mismo.

  7. Gringo Viejo 22/04/2016 @ 5:37 pm

    Algunas precisiones para Alvaro, Guilbeis y todo aquel citronista a quien pude yo haber (Como de costumbre) acariciado a contrapelo:
    1)Todas las calamidades que describo, mas algunas otras no atribuibles a la poronguisidad del vehículo, son absolutamente verificables a través de algunos de mis amigos, almas descarriadas que leen este blog.
    2) Si, mi 2 CV era una toronja. Belga por nacimiento, Marplatense por adopción, maltratada , diriase hoy victima de violencia de genero repetida. Comprarla fue un acto de fe comparable con adoptar un pitbull viejo y cascarrabias, corto de vista y de olfato. Y, si, me mordió donde mas me dolía (El amor propio y la billetera) varias veces.
    3) El trueno naranja, como lo llamaban mis amigos, ya era un auto viejo en los 70. Para la época en que el 2 CV se empezó a fabricar en la argentina (Alguien sabe en que año?), algunas mejoras se fueron introduciendo. No olvidemos que Bélgica, aun fuera de su semana y media de verano, adolece de un clima blanduzco y lloviznoso donde los unicos enemigos de mi 2 CV debían ser la corrosión y la depresión. No estaba hecho para trepar en Mont Ventoux ni el Col de Turini. Menos que menos los rigores patagonicos, La altitud máxima de bélgica es una lomita, con leve pendiente, de 694 msnm, a la cual los diligentes e imaginativos nativos le adosaron una escalera de 6 m donde sube la gente a tomarse fotos posando al lado del cartel que dice “Altitud 700 m”.C@ag@te todo, Sir Edmund Hillary! Menos mal que los vecinos son los países bajos , así no hay complejos…
    3) Lo pagué el equivalente de 350 dolares (varios millones y millones de pesos en esa época) a un gitano marplatense en la avenida independencia quien me juró por su mamacita que los papeles eran “legit” y que sobreviviría sin problemas el viaje de 350 km hacia en interior profundo de la provincia. Cumplió el gitano en ambas cosas. El 2 CV negoció sin grandes problemas las sierras de Balcarce y Tandil y, llegado al pago, un gestor paisano mio, ligero de reflejos, logro emprolijar los papeles como para asegurarlo y circular sin temor a los pedidos de propina de las fuerzas del orden.
    4) Al segundo día de regresar a mi pago con mi oxidada monta, me ofrecieron 800 dolares por ella. Mis genes fenicios casi se doblegan ante esta proposición infamante. Pero mi hermano fue tajante: Yo hasta Mar del Plata a pasar dos días mas gitaneando con los idem NO-TE-ACOMPAÑO, HDMP!. Así se esfumó mi única oportunidad de aumentar mi magro patrimonio en 120 % en dos días y empecé con mis descerebrados compinches a planear la expedición al cerro Torrecillas en el Parque los Alerces que terminó como ya indiqué en el capitulo anterior.
    Así que, tranquilos Citronistas: Mi 2 CV era una xonga pero habían razones para que lo fuera como la edad, la corrosión marina, los maltratos, la benigna geografía belga, etc. Estoy seguro que sus 2CV son fierros tan nobles como el que llevó a Alvaro hasta Ushuahia (Yo fui allí en el 73 pero no en el 2CV. Nada que ver con nada pero, recordara usted don Alvaro lo fortachona que estaba en esos años la única empleada de la oficina de teléfonos del estado de Ushuaia!?)
    Sin ir mas lejos, hablando de Citroens fortachones, tengo una vecina que se moviliza en un Citroen Dolly 3CV6 impecable. Lo usa para venir al trabajo con viento lluvia y pampero y hasta con alguna nevada menor. Certifico también lo de Guilbeis: Pasados los 100 kmh el motor del 3CV encontraba, como un maratonista, su “second wind”. A ese régimen algo pasaba con la frecuencia de las vibraciones, se cancelaban las amplitudes y solo se escuchaba el zumbido del ventilador.
    Espero haber hecho lo que debía para dejar a salvo el buen nombre y honor de la marca.
    Peace and love.
    GV

  8. Javier M 27/04/2016 @ 11:40 am

    Por que el 3cv llega a 100 y la Mehari ni ahí? Aerodinámica supongo.
    Hace unos años compré una con la mecánica ya “para revisar” como dicen en España, era un vehículo que me intrigaba: sería verdad todo lo que se decía de Citroën?
    Y el taller salvó la temporada conmigo: motor, caja, frenos, dirección, cañoneras, etc, etc.
    Pero me he divertido como condenado.
    No hay estación de servicio donde no se te pongan a hablar o quieran comprarla.
    Y yo alimento la leyenda y me hago el difícil.

  9. Paolo 30/06/2016 @ 9:36 am

    Tuve el HONOR de viajar en un MEHARI en Panamericana en 2008. Una nave que estaba INMACULADA a 110- 115 km/h
    Lo peor del caso es que veníamos 3 personas.
    No lo podía creer pero si!! Es posible!

  10. Paolo 30/06/2016 @ 10:06 am

    Ahora que vivo en el exterior extraño mi Convertible 3CV y espero volver a tenerlo y ojala algun dia lo arregle bien para llegar a 110..
    Con respecto al video digo que es muy lindo salvo que quien lo ha editado se equivocó en poner un tema inglés para la celebración argentina. Una lástima…
    Cualquier canción folclórica nos hubiera representado..

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

oldsmobile_442_1972_images_2_b

Este número no representa el esquema táctico de Sabella para el partido con Irán,... Seguir Leyendo >>

27
1963

  Entre tanto renegar con los miserables de Dattatec, y sus injustificables... Seguir Leyendo >>