Gallinero

Hernán Charalambopoulos
941916_417574035008500_1375294099_n
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

941916_417574035008500_1375294099_n

Desde ese hueco profundo lleno de escoria vegetal y con nombre de estadio de fútbol, asoma un diamante en bruto con rasgos de auto de los sueños. Imagino la escena: se abre la puerta, aparece la nueva autoridad que inspecciona, las gallinas salen corriendo (como siempre) y de repente una rara silueta que se distingue entre vahos y sombras. Cuantos de nosotros soñamos con que esto nos pase alguna vez. ¿No? Comprar una quinta (de las pocas que aún no están tomadas), ir al fondo y encontrarse con esto: el mejor y más impactante de los granturismo italianos de su época y de muchas otras también.

0 Comentarios, RSS

  1. Alejo 30/01/2014 @ 10:31 am

    Durente 10 años trabajé en una Distribuidora de la 4a. Sección en Mendoza, zona de viejas casonas con grandes terrenos. Un día a media mañana, veo movimientos de un guinche del ACA, y comienzan a sacar de la propiedad de enfrente, recién comprada, una coupé Fiat 6 cilindros, de los años 30, descapotable, una rareza, muy bella la tana!. Recuerdo que tenía el medidor de temperatura sobre el radiador. Había estado tirada ahí, casi en mis narices durante años, y nunca lo supe. El feliz propietario me comentó que habían 2 en Argentina. Lo felicité con mi más sincera hipocresía. Saludos,

  2. morgan. 30/01/2014 @ 10:48 am

    Una tía de mi papá, tenía una estancia allá por Gral Villegas. La queríamos mucho porque para nosotros era la Tía de las Chatarras. Por qué? En un sector del campo iban dejando todo vehículo que se había usado en la Estancia y cumplía su ciclo. Había Tractores, Cosechadoras, Camiones y obviamente autos que se iban pudriendo y hundiendo en la tierra con el paso de los años. Nosotros de chico jugamos entre el oxido hasta que alguno se cortaba con algún cacho de chapa y se acababa la joda. Siempre tuve la esperanza de que en ese campo apareciera algo maravilloso o por lo menos rescatable……nunca pudo ser. La muy guacha siempre compró chatarras….

  3. Pablo Felipe Richetti 30/01/2014 @ 11:05 am

    Estimado amigo Hernán, además de sus últimas notas de “color”, bienvenidas por cierto, vemos que algunos de sus posts se están “oxidando”, por decirlo de algún modo; ¿su amigo DS habrá hecho escuela?
    Esperamos con avidez sus clases de diseño.
    Abrazo

  4. Alejandro 30/01/2014 @ 12:19 pm

    Hermosa la Ghibli! Como rezaba un artículo en la revista del New York Times: Parece ir a 100 millas por hora aun estando quieta. Hermosa y elegantísima.

  5. Kuve 30/01/2014 @ 2:24 pm

    Quien no soño con algo asi una vez?
    De chico cerca de casa, en una casa casi abandonada vivia una señora que en el fondo del garage tenia dos Porsche 924, uno entero y el otro con bastantes faltantes, un dia se vendio la casa, se demolio y desaparecieron los Porsche.

  6. Del Moño 30/01/2014 @ 5:15 pm

    Coincido con la utópica fantasía del encuentro con la perla abandonada en el establo,respecto de la reacción plumifera,no es sueño, la hemos visto mas de una vez, ja ja!!!

  7. Der Kaiser 30/01/2014 @ 6:54 pm

    Salvando las distancias, la imagen me hizo acordar a “Volver al Futuro” (1985) cuando Martin McFly (Michael Fox) viaja a 1955, al mismo sitio, y termina dentro de un establo.

  8. Der Kaiser 30/01/2014 @ 6:54 pm

    Vale aclarar en el De Lorean.

  9. ssjaguar 30/01/2014 @ 8:46 pm

    Cuando se vendió la quinta de Ildelfonso Botana (el que era dueño de Crítica);sí,la misma quinta donde estaba el famoso mural de Siqueiros (éso dá para otra nota),tengo entendido que en el garage se encontraron 2 o 3 autos..uno de ellos,seguro era un Rolls,los otros no sé (¿tal vez el Vauxwall 20/30?).
    Seguramente alguno de los lectores puede ampliar el tema,ya que yo lo conozco por mentas..

  10. ssjaguar 30/01/2014 @ 8:56 pm

    Perdón..me salió cualquier cosa..quise escribir “Vauxhall”

  11. Marito 04/02/2014 @ 7:21 pm

    Volvi a leer esta nota y me acorde: en Estados Unidos hay una categoría de autos clasicos: “Barn Finds”, o autos de granero, en las muestras se reproduce el estado en que fueron encontrados, y de acuerdo a esa escesenografía y el auto reciben premios, mucho de los autos son restaurables, pero mantienen el estado del hallazgo. Recuerdo claramente una Dino (restuarable), un Buick 1929, una Ferrari 250 increible!!!, hay fotos de esta, un Mc Laren F 1 Honda.., dos Nascar totalmente abandonados a su suerte, etc.., si exploran el tema en Europa es igualmente interesante.

  12. Al Mar 10/09/2014 @ 10:33 pm

    Cuando era niño jugaba que manejaba en el auto viejo de mi primo que estaba en un garage al lado de la fábrica de mí tío cerca de Gral. Rodriguez. Ese auto era un Jaguar SS 100 que hacía años estaba parado ahí

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*