Grand Basel 2018: el sueño del Consul Capri

staff
1608169_4_Ford_Consul_Capri_CoupÇ-cGrand Basel
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1608169_4_Ford_Consul_Capri_CoupÇ-cGrand Basel

Stephen Bailey es un reputado autor, crítico, columnista, presentador, consultor y curador. Es el fundador y director del London Design Museum y escribe para diversos periódicos y revistas, incluyendo su columna mensual en la revista CAR, donde ofrece a los lectores una crítica del diseño automotor contemporáneo desde una perspectiva filosófica.

Su estructura está protagonizada por un Ford Consul Capri 1962, diseñado por Colin Neale en 1961. “Para mal citar a Magritte, este no es un auto. Es un sueño. Y esta es la interpretación de los sueños”, explica Stephen Bailey. “La idea de lo que se convertiría en el Ford Capri entró en la mente de los diseñadores de Ford of Britain en 1956, pero como un auto diferente. Aquel fue un año angustiante: las calamidades en el mar de Suez marcaron el punto final del fatigado imperio británico. El “Proyecto Sunbird” surgió para ofrecerles a los diseñadores algo en lo que soñar. Y soñaron con Norteamérica. La prosperidad gringa ofrecía un escenario casi pornográfico de posibilidades”.

“El resultado fue uno de los más extraños autos de producción masiva conocidos. El diseñador Colin Neale tomó guiños estilísticos de los Ford Galaxie, Fairlane Skyliner y Mercury Monterey. El enorme sector trasero tiene reminiscencias al del Lincoln de 1961. Neale aseguraba que el Capri era “una escultura en metal”.Y su complejidad formal lo hacía ruinosamente oneroso de fabricar”.

“El Capri fue el primer automóvil popular en llevar un emblema GT: siendo los Grand Tours del Siglo XVIII los orígenes históricos del voyeurismo Anglo-Continental. En tanto no existía en la parte técnica del Capri nada digno de distinción, se convirtió en el primer auto popular británico en montar un carburador Weber, estableciendo una conexión difusa con Ferrari y Maserati. A pesar de tanta promesa semántica, sus ventas fueron calamitosas. Apenas se construyeron 19.421 ejemplares. No sólo es uno de los Ford más extraños sino también uno de los más raros. Los sueños, como ven, se disipan rápidamente…”.

Grand Basel Consul Capri y Bailey

2 Comentarios, RSS

  1. luis 10/09/2018 @ 7:03 pm

    Curiosa pieza para la vitrina. Debo reconocer que cuando me hablan de Capri, en referencia al óvalo, me vienen en mente “Los Profesionales” con el suyo propio, lo cual ocurrió mas de una década después. En este caso particular, me tuve que remitir a google, porque no tenía ni la mas remota idea del mismo, comprobando sus ( al menos) cuatro versiones, sedán coupé (apetecible en bicolor), convertible y rural, con innegables aires gringos en tamaño europeo, y un estilo interesante, o al menos distinto, mas suntuoso o pretencioso que el resto de los generalistas, pagando un alto precio (constructivo y de ventas) por dicha osadía. Buena descripción la que acompaña al auto en la muestra.

  2. Del Moño 17/09/2018 @ 10:38 am

    Este hombre si que pisa fuerte…

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

10933920_785614561517614_890621287844698238_n

Hace ya un par de años que enero se ensaña conmigo pidiendo que me rinda ante su... Seguir Leyendo >>

17
IMG_7054

Ford Fairlane descansando en larga siesta a la sombra de sol picante. Tilcara, Jujuy,... Seguir Leyendo >>

11
toro

Brújula apuntando al norte y ganas de conocer lugares que dejen sin aliento. Esa fue... Seguir Leyendo >>

5