Heráldica Automobilisticae

Enrique Sanchez Ortega
1927-Avions-Voisin-C14-Lumineuse-_6
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

_MG_8482

Aunque comúnmente sea insospechado, hay elementos muy interesantes detrás de los escudos y denominaciones de los automóviles. No debe despreciarse conocer un poquito de esta rama de la industria.

Para comenzar, veamos lo que es Rolls-Royce. El nombre, por supuesto, es la combinación de los apellidos de uno de los pioneros del automovilismo deportivo británico, el honorable C. S. Rolls, junto al de un ingeniero no menos famoso: sir Henry Royce. El emblema sobre la tapa del radiador de sus autos fue el resultado de una discusión entre Claude Johnson, quien era director de la firma, y Charles Sykes, un miembro de la Real Academia, sobre el diseño de un emblema agradable y acorde con la máquina. El asunto quedó terminado cuando Sykes, viajando con Lord Montagu de Beaulieu —un “automovilista” de la primera hora—, quedó tan impresionado con la serenidad del auto corriendo que pensó que una dama etérea podía viajar parada sobre el capó sin perder el equilibrio. De donde, súbitamente, nació la idea de la mascota, que sería llamada “El Espíritu del Éxtasis” y completada en 1911.

_MG_8478

Mucha gente no se ha percatado de que hubo dos formas de esta estatuilla; la segunda, con la figura arrodillada, apareció en 1934. Había también una versión mucho más grande, de 55 centímetros de altura, construida en bronce, que sirvió para ser exhibida en varios salones de exposición en todo el mundo. La figura, de alguna forma, expresa el espíritu de todo aquello que hace al Rolls-Royce.

Esa es sólo una forma en que la evolución de un escudo llegó a completarse. En el caso del Standard, por ejemplo, la razón por la cual el auto fue llamado así se ha perdido en las tinieblas del tiempo, pero su nombre inmediatamente sugirió el escudo y ello desencadenó una serie de problemas e incomprensiones. Hablando correctamente, un «standard» (estandarte) era un palo con los honores de batalla coronado por un águila y era la posesión más venerada de las legiones romanas. En tiempos medievales fue una bandera (o banderola) que, en lo que concernía a la caballería británica, tenía la Cruz de San Jorge pegada al palo y los emblemas de armas del caballero propietario ocupaban toda la banderola. Luego, la idea de un estandarte como emblema para los automóviles Standard fue superada por la bandera británica, comúnmente llamada la «Union Jack», a pesar de que jack es sólo una versión en pequeño de la bandera real.

Flying bandera

1967-Rover-P5B-3-5-Litre-Saloon-_8

Rover debe su nombre al vikingo, descripto como un «sea rover» (trotamundos del mar), por lo que Harry Smith, jefe de la Rover por aquel entonces, desarrolló un escudo con la cabeza de un vikingo para el auto. Idea que luego sirvió de inspiración a Dudley Noble para crear un nuevo emblema que muestra de frente un barco vikingo, que usaron los Rover más modernos en el radiador.

También existió una larga controversia sobre el origen del nombre Lagonda. Años atrás, un oscuro entusiasta llamado Wilbur Gunn creó una máquina de tres ruedas a la que le dio el nombre de Lagonda, y muchos años después se descubrió que Lagonda era el nombre de una quebrada en Ohio, donde Wilbur Gunn pasó grandes aventuras en su imaginación de niño. Y así fue como nació uno de los últimos autos ingleses en llevar el nombre de un remoto lugar en los Estados Unidos.

El escudo de Austin, como es en nuestros días, consta de dos alas sobre una rueda de frente, con un volante de dirección y la columna sobre ellas. No siempre fue así, porque cuando sir Herbert Austin lo diseñó consistía simplemente y, de alguna manera más apropiadamente, en una rueda con las dos alas encima y un pequeño ornamento debajo. Eso era en 1906. En 1907 fue agregada la barra de dirección y lo que parecía ser un par de mariposas de ajuste exageradas, dignas de una cuadriga. En 1930 hubo nueva revisión del escudo, pero siempre siguiendo la misma línea: el ornamento interior fue convertido en una nube de polvo, mientras que el último modelo de emblema fue mucho más rígido, más mecánico, si se puede utilizar este adjetivo, no obstante mostrar todavía su origen.

1953-Austin-A40-Somerset-Coupe-by-Carbodies_5

1929-Talbot-Type-AG-14-45-HP-Five-Seater-Tourer-by-Darracq_6

Muchos años atrás, el escudo de los Talbot ingleses (no los franceses) se había tomado directamente del escudo familiar del señor de Shrewsbury y Talbot. Consistía en un león sobre un campo heráldico, al que se le agregó una corona y la palabra “Talbot”. Sólo el león, por supuesto, pertenecía al escudo familiar original, porque este se podía utilizar en el yelmo y mostraba, al igual que los escudos familiares en los modernos carruajes, quién estaba adentro. La combinación de un león y una corona, que utilizaba el automóvil, sería imposible para tal circunstancia. Esta referencia fue hecha en nuestra redacción por el señor Talbot Guiñazú, descendiente directo de Shrewsbury y Talbot, quien trajo como dato ilustrativo el escudo de armas original de su familia. Pero ello no revestía mayor importancia entre los muchos que intentaron modernizar este mismo escudo para los radiadores de nuevos modelos. A medida que los años pasaron, el león se convirtió en una especie de animalejo anémico y extraordinariamente ridículo que llevaba sobre su cabeza una cosa imposible de reconocer como la corona real. Hubo que superar la aberración de estas supuestas estilizaciones hasta que el escudo fuera restaurado a su estado original.

Escudos de los que se llevaban a la guerra, protegiendo el cuerpo y sostenido por el brazo, aparecieron en una cantidad de marcas. Y, extrañamente, la mayoría de estos autos fueron americanos. Este escudo sostenido por el brazo del guerrero se ponía delante de la armadura y llevaba marcados los símbolos de la familia de quien los usaba, algunas veces con el aditamento de los emblemas de otras familias íntimamente conectadas con la suya. Todos estos emblemas y colores debían ser colocados en un cierto orden para que pudieran ser reconocidos. Cadillac es un ejemplo, y el frente del auto aún lleva el emblema, hecho en forma de escudo de cota de Antoine de la Mothe Cadillac, quien fue un gran guerrero en los días anteriores a los Estados Unidos y quien, probablemente, fundó la ciudad de Detroit.

1934-Packard-Twelve-Convertible-Victoria-_13

Otros escudos de armas aparecen en el Buick, que son realmente las armas de la ciudad de Flint, Michigan, lugar donde se construyó el auto. Para contraste, los Packard han sido distinguidos alrededor del mundo por el hexágono que llevaban estampado en el centro de las ruedas, tanto en la tapa colocada en medio de la rueda de rayos como en la taza de los modelos más modernos. Este hexágono pintado de rojo se originó pensando que sería una forma fácil de desatornillar la tapa de las ruedas.

Muchos autos estadounidenses, incidentalmente, aún deben sus nombres a alguien que los precedió. Tal el caso de LaSalle, DeSoto y el ya nombrado Cadillac. Existe cierta intención por adoptar la leyenda al origen de los nombres. Así, se cree que el logotipo de Ford que llevan todos los autos de la marca es réplica de la firma de Henry; no es nada seguro que así sea, y si fuera, ha sufrido una considerable alteración.

Los símbolos de los días de los caballeros nobles son usados por automóviles en períodos: por ejemplo, un auto se llamó Bayard por Pierre Terrail, señor de Bayard, quien en 1515 fue el soldado más honrado en Francia, con un nombre tan prestigioso por su bravura que jamás fue superado y actitudes que estaban fuera de la comparación, tanto en su vida privada como cuando peleaba. Su efigie en armadura fue utilizada luego en la tapa del radiador del auto llamado como él.

La anécdota puede ser comparada con uno de los últimos marcas desaparecidas en Inglaterra, el Invicta modelo Black Prince (Príncipe Negro), que fue anunciado en el aniversario del poderoso, legendario e histórico guerrero, y llevaba por emblema la figura del Príncipe Negro con su armadura. De paso, no es cierto que este Príncipe Negro debiera su nombre al color de su armadura, pero la tradición inglesa así lo afirma, ¿y quién se lo quita de la cabeza a cualquier hijo de Albión?

Lancia aprovechó un juego de palabras muy apreciado en los momentos de apogeo de la heráldica, ya que el escudo utiliza la palabra «Lancia» (lanza) sobre una bandera colocada en una lanza. Todo el conjunto, colocado sobre un volante.

1928-Vauxhall-20-60-Hurlingham-Speedster-_5

1937-Citroen-11BL-Berline-_3

La heráldica real fue utilizada por Vauxhall, cuyo nombre comenzó con una pequeña firma de mecánica marina. Firma a la que le cupo motorizar al “Queen Elizabeth”. Pero no al transatlántico de renombre, sino a un barquito de paseo que navegaba por el Támesis en la década del 1890. La conexión es de lo más interesante, porque los talleres estaban en un terreno que había sido propiedad de Fulk le Breant en los tiempos del rey Juan, siendo Fulk un turbulento hombre de batalla, amante de la guerra por sobre cualquier tipo de paz. Ahora, lo curioso es que cuando los establecimientos se mudaron de Vauxhall a Luton nuevamente, otra vez fueron a ocupar terrenos que habían sido tierras de Fulk. Así es como el escudo de le Breant —un dragón alado sosteniendo una lanza y un estandarte— se convirtió también en el distintivo de los automóviles Vauxhall. El escudo es una verdadera obra maestra de prolijidad de diseño y de refinamiento, que supera por mucho a diseños utilizados hoy día.

Un emblema que parece proceder de la heráldica y no se debe sino a la casualidad son los dos cabríos (barras en ángulo) que usualmente marcan a un Citroën. Porque si hay una marca que no le debe nada de su emblema a la heráldica, esa marca es Citroën. Estas dos barras en ángulo representan dos dientes de un engranaje especial que la marca fabricó durante mucho tiempo antes que la fábrica obtuviera el prestigio actual.

Como Lancia, el emblema de Morris especula con un juego de palabras, utilizando el escudo de armas de Oxford, que consiste en un buey sobre un campo de barras onduladas, símbolo utilizado para representar agua y que significa un vado de aguas poco profundas.

El escudo octogonal de los MG debe ser probablemente el último de los trabajos de Cecil Kimber, y hubo una época en que el hexágono y el octógono estaban tan identificados con esa marca que era la mejor manera de distinguirlos. El verdadero nombre es Morris Garages y su origen se remonta al tiempo en que Kimber y Morris (actualmente vizconde Nuffield) trabajaban juntos en un taller de bicicletas. En 1923, Morris Garages fueron distribuidores de los automóviles Morris —como lo siguen siendo— y el director gerente era Cecil Kimber. Él rápidamente introdujo una cantidad en serie de carrocerías especiales para los chasis Morris, y estos fuori serie se conocieron como Morris Garage Specials, que luego se transformaron en MG Specials. Como estas carrocerías, de neto estilo deportivo, tenían una personalidad definida, el paso siguiente era desarrollar un chasis que se adaptara al estilo de la carrocería. Una vez construidos, las iniciales MG se adoptaron para el nombre del nuevo automóvil.

1926-Daimler-35-120-Limousine-by-Hooper_5

También hubo un English Daimler, que originalmente fue la versión británica del Gottlieb Daimler, pero que rápidamente se independizó, transformándose en un diseño original totalmente inglés. El emblema del Daimler es en realidad la parte superior del radiador, cuya característica son las barras que lleva estampadas en su superficie. Adorno que aún conserva, a pesar de que hoy en día no es más la parte superior del tanque del radiador como antiguamente, sino la camisa niquelada que lo cubre. Su origen se encuentra en aquel tiempo en que un radiador muy especial, con un tanque superior de aleación liviana e insólitas aletas en los tubos de radiación, fue desarrollado para la forma Daimler en Coventry y patentado en diversos registros. El aspecto que le otorgó al automóvil este radiador fue tan característico que tranquilamente suplantaba cualquier emblema, al punto que hoy, cuando el diseño original del radiador ha desaparecido en el limbo de las cosas olvidadas, no ocurrió lo mismo con el “ángel” del antiguo diseño que aún permanece en la trompa de cualquier Daimler moderno.

Humber le debe su nombre a Tommy Humber, que es una figura histórica del calibre de un Dunlop, por ejemplo, el de los neumáticos Dunlop. Él fue quien levantó la industria de las bicicletas en Inglaterra y una figura destacada muchos años atrás por su producción de vehículos de dos ruedas en aquella época.

Singer, por esos mismos años, llevaba el escudo con la figura de un gallo para distinguir un modelo con ese nombre.

Alvis como nombre es un misterio que nadie hoy es capaz de develar, a pesar de que es muy posible que el nombre provenga y se deba a la mitología.

FIAT son las siglas de Fabbrica Italiana di Automobili Torino. HRG significa Halford, Robins y Godfrey y no, como muchos creen, H. R. Godfrey, nombre de un famoso constructor inglés y responsable en cierta medida por el auge en Gran Bretaña de los autos muy livianos de poca cilindrada y bajo precio, tan en boga antes y al principio de los años 20.

1921-Minerva-32CV-Tourer-_6

Minerva debe su nombre a la diosa de la sabiduría, de las artes y de la guerra y su figura estaba representada en el escudo de los autos, como así su cabeza en bronce sobre la tapa del radiador.

Renault tiene un curioso escudo en forma de rombo completamente distintivo. No hay nada escrito sobre su desarrollo, y aunque se piensa que puede ser la estilización de un radiador visto de frente, un elemento sí es conocido: las tres rayas horizontales que lleva el rombo en la parte del ángulo superior y las tres que atraviesan el ángulo inferior son símbolos masónicos, como así también puede serlo el rombo. Se dice que los hermanos Renault eran masones y esas rayas expresarían ya sea su grado en la orden masónica o un simple simbolismo.

Wolseley lleva un emblema muy particular representado por un par de alas sobre la tapa del radiador. Debe su nombre a la Wolseley Sheep Shearing and Machinery Company, de muchos años atrás.

1966-Wolseley-Hornet-Mk-II-_5

Curiosamente, muy pocos modelos de autos han llevado el nombre de Vulcano, siendo este personaje mitológico quien representa verdaderamente el espíritu de la ingeniería, ya que él fue el primer ingeniero por ser el herrero de los dioses. Verdaderamente, él se metió en grandes problemas allá en el cielo —muchos de los habitantes de ese lugar que figuran en la mitología parece que han padecido el mismo problema— y no llevó adelante su trabajo de herrero hasta que llegó a la Tierra, donde, en compañía de un asistente llamado Cíclope, fue indudablemente el espíritu guardián de todo lo que se refiere a la ingeniería.

Falsa heráldica la automotriz, pero que reviste tanto interés como la que crea sangres especiales y muestra los honores de guerra. Y mucho más linda ésta de las cuatro ruedas, por cuanto es lo que representa una obra y todo su valor, que en este caso es real por verdadero.

Fotos: RM Sotheby’s, Diego SperattiArchivo Speratti

Publicado originalmente en la revista Corsa Nº 120, de agosto de 1968.

1081143_P90199878-highRes

“El Espíritu del Éxtasis”, erguida o de rodillas, imagen de Rolls-Royce.

1927-Bugatti-Type-38A-Grand-Sport-_18

Herradura. En los Bugatti no sólo el escudo era emblema sino también el diseño del radiador.

1920-Locomobile-Model-48-Series-7-Sportif-_7

Figuras. O cuando, a falta de emblema, se lo suplantaba por la mascota del radiador…

1953-Bristol-403-Saloon-_13

Distintivo. Colores heráldicos, marcas desaparecidas, formatos clásicos de las gestas caballerescas. Elementos que unen la leyenda a los autos.

1926-Lancia-Lambda-6th-Series-Torpedo-Tourer-_5

Lancia. Especulando con su nombre (“lanza»), emplea como elemento de su emblema una lanza que sostiene la banderola con el apellido del fundador de la marca.

1961-Renault-4CV-Jolly-by-Ghia_7

Rombo. Las rayas que atraviesan el escudo provienen de la masonería, logia a la que pertenecían los hermanos Renault.

1929-Willys-Knight-66B--Plaidside--Roadster-by-Griswold_10

Willys. Herencia innegable de la época de los caballeros, la casa Willys no lo desconoció y llevó la cabeza y hasta el cuerpo y la monta de un guerrero a su distintivo.

1929-Oakland-Landaulet-Sedan-_4

Oakland. La forma de este escudo responde a las clásicas normas heráldicas. La efímera marca de GM las prefirió simples y tradicionales.

1934-Morris-10-4-Saloon-_5

Morris. La firma inglesa estaba representada por un toro sobre un vado en su escudo. Pero cuando se unió con la casa francesa Leon Bollee, se adoptó el escudo de esta última para llevarlo como emblema de los autos nacidos de esa fusión.

1955-Cadillac-Series-60-Special-Sedan-by-Fisher_7

Cadillac. Antoine de la Mothe Cadillac, probable fundador de la ciudad de Detroit, utilizaba para proteger su cuerpo en las batallas este mismo escudo que llevaron posteriormente los automóviles que también llevaron su apellido.

1921-Minerva-32CV-Tourer-_5

Minerva. Fue el equivalente belga del Rolls-Royce o el Hispano-Suiza. Su legendaria calidad se reflejaba en este que quizá fue uno de los emblemas automovilísticos más logrados. Está confeccionado en esmalte, con la cabeza de la diosa Minerva en relieve de bronce.

1933-Horch-750-Offener-Tourenwagen-_6

Horch. Los jerarcas del III Reich solían moverse en estos automóviles. Ostentosos, enormes, germánicos. El mismo carácter de su emblema con el nombre suplantando la corona como elemento heráldico.

1925-Stutz-Series-695-Sportster-_8

Stutz. Aunque desusadas en heráldica, las alas constituyeron símbolos clásicos de algunas marcas. Ésta gran marca norteamericana, las utilizó a partir de su modelo Black Hawk (“Halcón Negro”).

1953-MG-TD-_5

MG. Tan identificado estaba el octógono de Cecil Kimber con su marca que bastaba el dibujo de esa figura geométrica como único emblema.

1950-Maserati-A6-1500-Turismo-by-Pinin-Farina_5

Maserati. La figura del rey Neptuno en una fuente de Bologna inspiró con su tridente al pintor Mario Maserati, único de los seis hermanos que se mantuvo alejado de la mecánica. Su diseño de escudo está logrado en la medida en que es universalmente reconocido.

1924-Bentley-3-4--Litre-Four-Seater-by-Vanden-Plas_9

B alada. Clásicas alas para el Bentley. El escudo no sólo ornamentaba la trompa, sino que en muchos casos se utilizaba como motivo de adorno en la cola. Daimler 2.5 a_The Autocar_Sep23 1938_Inglaterra_edited-1

Bristol 2 litros_The Motor_Oct 12 1949_Inglaterra Hispano-Suiza cigueña_Illustration_Octubre 1933_Francia Invicta Black Prince_The Autocar_Nov 1 1946_Inglaterra Lafayette_EE.UU Packard escudo de armas_EE.UU Bentley Mark VI_The Motor_Julio24 1946_Inglaterra_edited-1

1952-Ferrari-225-S-Berlinetta-by-Vignale_8

1924-Ballot-2LT-Open-Drive-Limousine-by-Million-Guiet---Cie_4

1911-Brasier-11-15-HP-Runabout-_7

1907-Itala-Grand-Prix-Style-Two-Seater-_6

_MG_8333

1900-Panhard-et-Levassor-16-HP-Rear-Entrance-Tonneau-_5

1909-Delaunay-Belleville-Type-IA6-Victoria-by-Brewster_8

1909-Hotchkiss-Type-T-Coupe-de-Ville-by-Eugene-Boulogne-et-Fils_5

1948-Tatra-T87-_7

2 Comentarios, RSS

  1. José del Castillo 14/05/2020 @ 9:20 pm

    Muy lindo artículo, muy interesante y didáctico. Muy bueno también poder leerlo a Enrique. Gracias.

  2. Gaucho Pobre 16/05/2020 @ 12:10 pm

    Muy buena nota… y seguimos aprendiendo de Enrique.
    Qué pátina la trompa del Hotchkiss con ese marco contorneando el capot y los herrajes sujeta correa.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

IMG_7054

Ford Fairlane descansando en larga siesta a la sombra de sol picante. Tilcara, Jujuy,... Seguir Leyendo >>

11