Para seguir jugando

Hernán Charalambopoulos
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Sin ser un libro nuevo ya fue presentado en el 2005, vale siempre la pena recordar el gran trabajo que hicieron los autores, Diego Lascano y Daniel Sudalsky cuando pusieron manos a la obra y decidieron compendiar la historia de una de las más reconocidas y queridas fábricas de juguetes que dio la industria nacional.

La presentación es perfecta, destacándose además del material exhibido, un diseño gráfico muy cuidado, encerrado en dos tapas duras, que hacen del objeto algo bello y agradable tanto al tacto como a la vista más allá del contenido que muestra, que como repetimos es excelente.

No tenemos idea del precio, ni tampoco si todavía se lo encuentra en librerías, pero no dudamos en que esta pieza editada por Pictoria, no debería faltar en la biblioteca del apasionado.

0 Comentarios, RSS

  1. Lao Iacona 09/04/2010 @ 4:19 pm

    Hernán; El libro es una gema; la historia del afincamiento de la familia Mataarazzo en Brasil y Argentina es excelente. Es un catalogo impresionante, que más allá de que te gusten o no los juguetes antiguos, vale la pena tener. A Diego Lascano lo conozco hace años y tengo todos sus libros, que son imperdibles, sobre todo los del acorazado Aleman Admiral Graf Spee. Un abrazo, Lao.

  2. Fuoripista 09/04/2010 @ 5:07 pm

    Hasta no hace mucho figuraba en las Librerías Cúspide.

  3. cinturonga 09/04/2010 @ 7:14 pm

    Lo tengo y lo recomiendo, muy bueno!

  4. Romina 10/04/2010 @ 10:30 am

    Hola gente linda. Que sorpresa me lleve con la cotizacion de estos juguetes!!!. Tal como conte en “Mentirás al volver de un autojumble”, tengo muy presente el dia que acompañe a Trebolino (mi novio por aquellos dias) a San Telmo. Recuerdo entramos al negocio de un anticuario que estaba pegado a una cochera, piso ajedrino, tal una bandera a cuadros, como si algo hiciera falta. Vidrieras repletas de automobilia. Mi galan (“Trebo”) compro 5 o 6 juguetes Matarazzo, cuando paso por caja mi amor y abono algo asi como U$S 5000, no les puedo describir la alegria que me dio al saber que el mismo importe dejado en caja, iba a estar minutos mas tarde depositado en mi billetera. A partir de aquella experiencia, cada vez que veo un Matarazzo le hago reverencias.
    Amigas Retrov, les cuento la mi experiencia, para que Uds. la empleen con sus maridos , espero las lleven a cabo.
    Dejo tres chuik para los los “Retrov”.
    PD: por favor Admin respondanme en “Una de carroceros”.

  5. admin 10/04/2010 @ 12:07 pm

    Querida Romina…LA respuesta es muy sencilla.Si en un auto de cuatro puertas, escondés la manija de adelante, lo tenés que hacer utilizando parte de la puerta trasera, entonces cuando alguna amiga tuya se le ocurra abrirla al mismo tiempo que vos, tus hermosas uñas con pintura bicapa, correrían serio riesgo de ser dañadas, y en el peor de los casos, tus deditos y manitos sufrirían horrendas mutilaciones, con lo que luego te sería imposible escribir tus adorables comentarios.

  6. Romina 10/04/2010 @ 5:46 pm

    Admin, agradezco tu calificativo acerca de mis comentarios. No colmo mis espectativas tu respuesta o bien no me supe explicar. Ahora bien Admin, te cuento que jamas toco una manija eterior de un automovil, siempre esta la mano del caballero que no me lo permite, al igual que cuando me saco el abrigo o la silla cuando me siento en el “Restoran”.
    Soy una agraciada, porque ahora ademas de mi peluquero y mi modisto , tengo a Admin de amigos.
    Marchen tres chuik para mis “nuevos amigos”.

  7. DS 19/04/2010 @ 9:54 pm

    Grecio, devolvé el libro!!! Por lo menos viste las fotitos…

    Lo compré en Boutique del Libro sucursal Palermo en enero. 130 pesos si mal no recuerdo. Hay también una edición de tapa blanda.

    Para los que anden por Patagonia, el Museo del Juguete de Calafate tiene varios Matarazzo en exhibición.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*