La blanca palomita

Nicolás Jaurena
11111
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

11111

Primero, antes de comenzar, aclaremos que acá la culpa la tiene Hernán “el griego” Charalambopoulos. No hay dudas. Les paso a detallar:

Hace unos años el diseñador, daba unos cursos  y ahí se gestó un nuevo grupo de amigos que pegó buena onda y siguió reuniéndose fuera del aula. Muchos de los asistentes contaban historias sobre sus clásicos ( una gran pasión en común ) y notamos que uno de los ellos venía resistiéndose a entregarse a este mundo, un poco porque es un “VAG Boy” propietario de un  “Borita”  y otro poco porque no tenía un cobre en esos días en que nos juntábamos a dibujar.

Con el tiempo esto último cambió y empezó a mirar los avisos de ML, Arcar y/o Alamaula y hasta avisos zonales del conurbano de Tilcara si hiciera falta. Miraba cualquier cosa, lo que sea que estuviese en su presupuestodesde un Rambler “boca de pescado”, pasando por el ineludible BMW E 21 y E 30 a un NSU Prinz. Sin embargo,  su corazoncito le tiraba para el lado italiano. Un Alfa era lo que quería y aunque no lo confesaría abiertamente al principio y disimulaba mirando alemanes, nosotros ya nos habíamos dado cuenta que quería un italiano.

 

La búsqueda empezó despacio pero sin pausa. Cada vez que aparecía algo llamaba o preguntaba en el grupito de guassap nuestras opiniones. En general eran las mismas… ” Una x-onga, está volcada, fundida”, etc etc. Algunos autos los fue a ver y confirmó nuestras habladurías y en otros casos a él no lo convencieron hasta que, apareció ella: La blanca palomita. No era barata, no estaba cerca pero tenía que probar y llamó.

Habló varias veces con el dueño y nos tiró el dato a nosotros para que diéramos nuestra opinión. “El griego decretó “cómprala” sin siquiera haber visto el link y él obedeció. La seño sin siquiera ir a verla pero quería ir a confirmar todo lo que su dueño le había contado así que allá fuimos un sábado a la mañana en su “Borita” a conocerla. El motor del Bora giraba a 3500 rpm, él a 12000.

Listener

Estaba ansioso, nervioso, entusiasmado, cagado en las patas, contento y hasta lo escuche decir “se va todo a la mierda, me la compró igual aunque este prendida fuego”. Mientras viajábamos llegaban mensajes desde el inframundo de las redes sociales del tipo “A las 12.30 tenías turno con el medico”, un “nos vamos a comer afuera así que arréglate” o un simple pero contundente emoticón revoleando ojitos. Nada nos pudo detener.

El dueño nos recibió y nos mostró el auto. Al segundo ya sabía que era suya pero así y todo le dio mil vueltas, le toco todo, pregunto por lo demás, se subió, se bajó, miro abajo, arriba, adentro y creo que le encontró algún detalle boboo hasta que llegó el momento de ir a probarla. Salimos por la ruta y su dueño le dio con los 2 pies para demostrar que no solo andaba bien si no lo que podía hacer. Ahí a mí me dio miedito. La sonrisa y la satisfacción del dueño al manejarla me hizo pensar que se bajaba y decía “¿Sabes qué? No te la vendo un carajo”.

Por suerte no pasó…

Coordinamos como sería la transferencia y nos volvimos. Sin el auto pero con una sonrisa de oreja a oreja en el futuro dueño que pocas veces he visto y eso que todavía hay que ir a buscarla……

Listener (9)

Paso menos de una semana para que el nuevo dueño pasara a retirar a la blanca palomita para traerla a su nuevo hogar y allá partió el ansioso nuevo dueño con un primo que le hizo la gamba para traer el “Borita” de vuelta (sospecho que el primo quería usarlo más que a la blanquita (pero puedo equivocarme). Llegaron con tiempo y allí estaba ella esperándolos dentro de un muy lindo garage. Se miraron mutuamente, se prometieron fidelidad por un tiempo ( en el fondo somos todos reventas….) y emprendieron el camino juntos hacia la zona linda del partido de Tigre. El viaje estuvo lleno de las incertidumbres típicas del novio nuevo. La trato suavemente porque cada vez que se excedía un poco o quería un poco más, le escuchaba ruidos nuevos o sus reacciones no eran las esperadas. Recuerden que no es una piba y tiene casi 40 con todo lo que eso implica.

Ahora le toca disfrutarla, amarla, quererla y por qué no, cambiarla por otra cosa “más copada” como le pidió la hija mayor apenas la vio.

Listener (4)

 

 

13 Comentarios, RSS

  1. sergioq4 23/03/2017 @ 2:29 am

    Alucinante relato!!!

  2. edu403 23/03/2017 @ 8:29 am

    linda nota . discrepo : no todos somos reventas .
    ok ?

    • Alvaro 23/03/2017 @ 9:45 am

      EDU403: estoy de acuerdo con tu opinión, el Alfa que tengo lo compré hace 17 años !!!

  3. MMM 23/03/2017 @ 9:49 am

    Coincido plenamente con Edu403, linda nota, pero no, en mi caso de reventa lejos!!! y alguna venta he hecho de algún auto, despues de años (y decadas……) de tenerlo, es el día de hoy que sigo lamentando….

  4. Pablo Felipe Richetti 23/03/2017 @ 10:13 am

    Buenos muchachos…
    Felicitaciones Santi !!! a disfrutarla y padecerla (griego dixit)

  5. Sovrasterzo 23/03/2017 @ 12:40 pm

    Muy buen relato!! A todos nos ha tocado alguna vez vivir algo asi…
    Para los fanaticos de la GTV (y de Alfa en gral) recomiendo buscar en youtube los videos del amigo Davide Cironi. La prueba de la GTV6 es francamente epica…

    • Beppe Viola 23/03/2017 @ 6:00 pm

      El amigo Davide Cironi es un gran apasionado, “alfista de cuore” y un buen contador de emociones… miren todo lo que tengan a tiro de “Davide Cironi Drive Experience” aunque no entendan el italiano… vale la pena.
      … la GTV, buensima…. !!!! y mantengala original..
      saluti

  6. Ignatius Reilly 23/03/2017 @ 2:51 pm

    Muy linda la Alfetta. El blanco le va mu bien como a todos los Alfa.
    Yo soy recompra.

  7. MARIO 23/03/2017 @ 4:16 pm

    Espectacular, te felicito.

  8. fernando 23/03/2017 @ 5:05 pm

    muy buena nota yo en mis años tuve tres una colorada autodelta y dos blanquitas , las dos palomitas terminaron corriendo en el cas y una de las dos , la ultima hoy descansa en el garage siempre fueron nobles cada tanto sale a pasear , saludos

  9. luis 23/03/2017 @ 9:23 pm

    Hoy haciendo unas compras por Florida, vi en un taller de la marca (Romeo y Giulietta en Yrigoyen al 2300) su contrapartida, la paloma negra, con la correspondiente botellita en su azotea. Si bien no tuve el tiempo para detenerme a verla, se podían notar algunas cuantas horas mas de vuelo que su familiar albina, a la que, al menos en fotos (y vista la cara de felicidad de su nuevo jinete así pareciera ser) se la ve muy buena, pero parecía medianamente entera (la ví muy de pasada y no tenía imán a mano). Felicitaciones por la blanca paloma y a disfrutarla

  10. Eirwal 25/03/2017 @ 2:35 pm

    Muy linda nota Don Jaurena. Lo único que le cambiaría es el título.
    Verá, eso de “blanca palomita” asociado a la Alfetta no me cuadra mucho. Muy de pájaro buenito, símbolo de la paz y cosas ñoñas por el estilo.
    Yo le pondría “Milano blanco” porque el Milano es un ave cazadora y rapaz, porque es (“perorgullezcamente”) blanco y porque el nombre Milano cabe bien dentro de la simbología Alfa.
    Perdón por la intromisión.

    • Beppe Viola 27/03/2017 @ 12:19 pm

      Alfa Romeo ES Milano… si no tiene la palabra magica en el “scudetto col biscione” NO ES Alfa Romeo…
      Integralista ?? … quizàs…
      (ahora, no sabia que Milano era un bicho volador… siempre se aprende algo…)

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

1963

  Entre tanto renegar con los miserables de Dattatec, y sus injustificables... Seguir Leyendo >>