La fascinación por los Porsche de Régis Mathieu

staff
2140571_r_gis_mathieu_356_speedster_luberon_2018_porsche_ag
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

2140571_r_gis_mathieu_356_speedster_luberon_2018_porsche_ag

Es difícil imaginar un lugar más apropiado donde hacer arte con la luz que una radiante casa de campo sobre una colina en Luberon, la región de Francia conocida como “el paraíso de la luz y el color”. En un antiguo galpón de color ocre en las afueras del pueblo provenzal de Gargas, Régis Mathieu, de 46 años, lleva adelante su renombrada empresa que se encarga de producir, restaurar o reproducir algunos de los objetos luminosos más exclusivos del mundo.

En los ambientes de tonos anaranjados del museo de Mathieu en Gargas, es posible descubrir algunos vehículos producidos en Zuffenhausen, acompañados por la luz que irradia desde candelabros hechos a pedido de Luis XIV o Madame de Pompadour. Entre los autos podemos nombrar modelos como el Porsche 904 Carrera GTS de 1964, un 356 Speedster, un 911 RS 2.7 o un 718 RSK, entre otros que es posible ver por estos días en la muestra “Porsche: obras maestras de la Colección Régis Mathieu” en la Cité de l’Automobile.

2299171_luberon_2018_porsche_ag

1376537_luberon_2018_porsche_ag

El éxito de Mathieu es el resultado del trabajo duro. Luego de la Segunda Guerra Mundial su padre se hizo un nombre fabricando luminarias modernas, pero la compañía Mathieu Lustrerie cerró luego de su prematura muerte, cuando su hijo contaba con apenas once años. Régis Mathieu estudió el negocio y luego decidió a la edad de 20 años de reabrir la firma de su padre. Aun siendo un estudiante, Mathieu encaró ese relanzamiento trabajando en sus propios diseños y aprendiendo el oficio de la restauración. Comenzó a visitar los lugares donde podían vivir sus potenciales clientes. incluyendo Rusia. el Medio Oriente, los Estados Unidos y Francia, por supuesto.

2020298_madame_mathieu_356_speedster_luberon_2018_porsche_ag

La pasión desde entonces por los candelabros es compartida por su colección de autos clásicos en general y de Porsche en particular, tal como lo cuenta en esta entrevista:

¿De dónde viene tu pasión por los autos clásicos, especialmente por los Porsche?

Toda la vida me enamoraron los objetos bellos. Incluso cuando era niño, estaba absolutamente fascinado por los autos clásicos, Como muchos chicos de mi edad, estaba loco por los 911. Este Porsche era el símbolo del éxito y la velocidad. Pero lo que también me atraía era el lado sin pretensiones de la marca. También me encantaban los Escarabajo, un auto que veía como económico, confiable, popular y estético. Así que tenía dos pasiones: los Escarabajo y los 911. Luego descubrí al 356 y fue una revelación: este modelo es el puente entre el Escarabajo y el 911. ¡Desde entonces que tengo el deseo de manejar un 356 todos los días! Me encanta su lado minimalista: es rápido y eficiente, pero sin pretensiones.

¿Cómo conseguiste comprar tu primer auto clásico cuando sólo tenías 17 años?

Fue a finales de la década de los años ochenta que pude comprar mi primer automóvil: un Escarabajo 1972. En esa época, este modelo no era considerado un auto de coleccionista aunque siempre fue un vehículo atemporal. ¡Invertí todos mis ahorros en él! Luego comencé a renovarlo y lo repinté con la ayuda de algunos amigos y luego conseguí venderlo. Así pude comprar otros dos automóviles que luego vendí para comprar un espléndido convertible, como el que está en la exhibición. Lo hice bien y esa fue la razón por la que a los 21 años ya tenia un 356 Speedster y un RS 2.7 L sin necesidad de contar con grandes sumas de dinero.

En tu opinión, ¿cuales son los Porsche más emblemáticos y de cual de los automóviles de tu colección estás más orgulloso?

Tengo mucho orgullo por el 904 GTS de 1964, que conseguí comprar en su momento con apenas 1.813 km en el odómetro, una verdadera joya. Por supuesto, el 911 es el modelo más emblemático de Porsche, y me siento honrado de tener el 911 que perteneció a Ferry Porsche y que en su momento apareció en todas las imágenes oficiales. Pero mi auto favorito de la colección es el 356: lo tengo desde que tenía veintitantos años y a partir de entonces nunca nos separamos. Este auto me acompañó en todos los momentos importantes de mi vida: desde la época de estudiante a mi casamiento y la formación de mi familia, ¡y todavía tuve oportunidad de correr con él!. Para mi, simboliza el espíritu Porsche. Si alguien me pregunta con que automóvil me quedaría si tuviese que desprenderme del resto, siempre pienso que ese sería el 356.

Fotos: Culturespaces / Frantisek Zvardon / Patrick Gosling

4761135_exhibition_porsche_masterpieces_from_the_r_gis_mathieu_collection_automobile_museum_cit__de_l_automobile_mulhouse_france_2018_porsche_ag

3110822_exhibition_porsche_masterpieces_from_the_r_gis_mathieu_collection_automobile_museum_cit__de_l_automobile_mulhouse_france_2018_porsche_ag

1796833_exhibition_porsche_masterpieces_from_the_r_gis_mathieu_collection_automobile_museum_cit__de_l_automobile_mulhouse_france_2018_porsche_ag

1606431_exhibition_porsche_masterpieces_from_the_r_gis_mathieu_collection_automobile_museum_cit__de_l_automobile_mulhouse_france_2018_porsche_ag

4114649_exhibition_porsche_masterpieces_from_the_r_gis_mathieu_collection_automobile_museum_cit__de_l_automobile_mulhouse_france_2018_porsche_ag

3556802_exhibition_porsche_masterpieces_from_the_r_gis_mathieu_collection_automobile_museum_cit__de_l_automobile_mulhouse_france_2018_porsche_ag

2 Comentarios, RSS

  1. @ autazos 29/07/2018 @ 4:00 pm

    Todo bien con el millonario pero no pegan los Porsche con esas arañas.

    • danielc 30/07/2018 @ 7:18 am

      No pegan para nada. Aunque siempre puede ser peor.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*