Fulvia Coupe japonesa

Hernán Charalambopoulos
1979 Honda Prelude
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1979 Honda Prelude

A más de uno se le cayó el tenedor cuando en medio de un almuerzo me animé a hacer tal declaración. Es que los paralelismos entre la Fulvia Coupé y la primera generación del Honda Prelude son más que evidentes.

Los dos nacen con la mecánica derivada del auto chico de la casa (Fulvia y Civic), los dos tienen tracción delantera y motor de cilindrada relativamente contenida y presentan una arquitectura muy similar, o sea son 2+2 con plazas traseras prácticamente inoperables para cualquier humano que califique en los libros como tal.

Poniendo el foco en el japonés que hoy nos ocupa, digamos que en su momento representó el zenit aspiracional para miles de mujeres de la época, cosa que a su vez sucedía con el auto italiano en la península allá por los sesenta y setenta (N.de R.: en Italia la Fulvia era considerado el auto de las meretrices de un cierto nivel).

El Prelude resume en menos de cuatro metros la quintaesencia del Coupé elegante: habitáculo chico en proporcion a la masa total del vehículo, una posición de manejo deportiva y baja, y una línea que se la puede denominar atemporal por lo lograda de la misma. No hay ornamentación gratuita, ni concesiones, falsas expectativas o ínfulas deportivas sin sustento: aquí prima la cordura y la racionalidad en el vestido con elementos muy bien marcados y definidos que el tiempo ha demostrado que le sientan cada vez mejor.

??????????????????

1980 Honda Prelude

1978 Honda Prelude

Pasando al interior, del que muy pocos hablan en autos de este tipo, recordemos los comandos satelitales y la instrumentación en disposición completamente diferente a lo que estos autos acostumbraban, es decir con los testigos de velocidad y cuentavueltas superpuestos.

Las prestaciones no son muy deportivas, pero a nadie le interesa. Pese a lo ventajoso de su distribución de pesos y su masa, Honda nunca quiso hacer del Prelude un auto deportivo ni quiso hacerlo participar en competiciones (sólo el rally se adaptaba a sus cualidades y no era lo que más apasionaba a don Soichiro Honda).

El vulgo seguirá definiendo al Prelude como un auto apático y sin el halo que entregan los laureles ganados en competición. Los que saben, ya están ahorrando para tener en su garaje uno de los coupés pequeños más adorables y emblemáticos de la industria japonesa de esos años. ¿Alguien puede nombrar algún Coupé de este tamaño que tenga el porte, la calidad y el diseño del Prelude?

??????????????????

??????????????????

1978 Honda Prelude

16 Comentarios, RSS

  1. Marcelo Beruto 27/10/2014 @ 10:33 am

    Por la época, por la escaséz de laureles deportivos, por la disposición transversal de su mecánica y más todo la arriba expuesto: más bién diría que es la Beta Coupé japonesa.

  2. B Bovensierpien 27/10/2014 @ 11:03 am

    Me encanta el auto, y la calidad de fabricacion.

    Dos amigos aca en Uruguay alla por el año 2002 compraron dos iguales, me gustaban hasta que ambos los tunearon, y sacaron totalmente de su esencia.

  3. a-tracción 27/10/2014 @ 12:26 pm

    ¿Qué querés que te diga, griego?
    Una Fulvia o una Beta eran berretas de nuevas pero el único Prelude sin esterilidad que alguna vez he visto fue el del dueño del Voitú con toda la publicidad del hotel pintada sobre el mismo que se paseaba por zona norte allá por los lejanos ochentas.

  4. let1969 27/10/2014 @ 12:38 pm

    Con el debido respeto, y salvando las distancias, lo veo con cierto parecido de proporciones al beta Montecarlo. En cuanto a calidad mecánica y de accesorios, indestructible (al igual que civic o accord de la época) y al igual que ellos, sufrieron la corrosión en su bonita carrocería. Al igual que comenta B Bovensierpien, he visto alguna tuneada hasta lo muy desagradable, incluso una en una estación en Pergamino con muuuuucha guita encima (muy mal puesta en cuanto a gusto) guardabarros ensanchados, interior en cuero blanco, música para un boliche y….GNC

  5. Qui-Milano 27/10/2014 @ 1:41 pm

    Cling clang !! hizo mi tenedor al caer….
    Si hablamos de pureza de linea, de simplicidad de design, de impacto general, creo que ningùn auto de la categoria y de esa època se puede comparar con la “Fulvietta”.
    Si hablamos de equipamiento, puedo coincidir con Hernan, pero eso no es una novedad, los autos japoneses de la època eran superiores en todo.
    Si hablamos de deportividad ninguna comparaciòn es possible…
    Probablemente se pueden acercar a esta definiciòn de coupè ciudadana el Fiat 1283P coupe y el antes nominado Lancia Beta Coupè. el Beta Montecarlo era un biposto seco o sea otra cosa, y su descendencia menos aùn…
    Confirmo que la Fulvia coupè se posicionaba en los dos extremos: (aunque a veces los extremos se tocan) venia usada como como el auto de la “sciura” (senior) de la alta burguesìa Milanès o Romana y en el otro extreme, el movil de la “bagascia di lusso”,(ahora llamadas escort), nicho de clientela que ahora ocupa el Mercedes Benz SLK…

  6. a-tracción 27/10/2014 @ 2:15 pm

    Con el Cuore Sportivo de un sachet de leche de la Suipachense.

    Equipamiento indiscutible pa’la gilada porque dinamicamente…

  7. morgan. 27/10/2014 @ 2:52 pm

    el Griego evidentemente anda con las defensas bajas…..agobiado…….necesita un poco de cariño. Que le guste la prelude vaya y pase….pero que me la compare con una Lancia (x mas xonga que sea) es como mucho

  8. Acha 27/10/2014 @ 3:19 pm

    La Prelude! Nunca imaginé, en mis visitas a Retrovisiones, encontrarme con mi primer auto. Era el sueño del pibe!, con muy cuestionable estado general el de la mía, pero el motor era interminable.
    Bovensierpien: La mía también fue comprada en época de nuestra crisis uruguaya en 2002, cuando habían bajado mucho de precio. Por suerte esta era “cero tunning”

  9. Alvaro 27/10/2014 @ 5:15 pm

    Siempre me pareció agradable y proporcionada, pero de ahí a comparararla con una Fulvia…noooo !!!

  10. Alvaro 27/10/2014 @ 5:16 pm

    Léase compararla !!!

  11. Qui-Milano 27/10/2014 @ 5:20 pm

    Cuantos errores….
    Lease:
    -“venia usada como el auto de la “sciura” (seniora) de la alta burguesìa milanesa o romana y en el otro extremo, el mòvil de la “bagascia di lusso”,(ahora llamadas escort)”
    Scuse…

  12. ssjaguar 27/10/2014 @ 6:58 pm

    Coincido con la gran mayoría.
    Para “hacerle frente” al diseño de la Fulvia; hay que verdaderamente “pelarse el c.lo”;y son muy,muy poquísimos los autos que se pueden dar ése lujo!

  13. Javier M 27/10/2014 @ 8:16 pm

    Acha: me da envidia, sana y directamente.
    El Prelude más bonito, esas llantas estampadas no quedan bien, en cambio las de aleación le quedaban divinas, sigue siendo un auto deseado.
    La ccomparación puede sonar rara pero los argumentos son contundentes, el motor contenido y una elegancia magnífica en ambos.
    Subjetivamente el Fulvia combina mejor esta con la deportividad, pero la idea es la misma.
    Isuzu y Toyota tuvieron alguna coupé, pero nada que ver.

  14. Admin 27/10/2014 @ 10:04 pm

    Señores, cuando hablamos de Fulvia japonesa es simplemente la referencia que tomaron. Este auto fue proyectado en la primera parte de los setenta, cuando a Fulvia era referente y su sucesor, la Beta coupé estaba asomando al mercado….
    NO ES PARA COMPARAR, es simplemente comentar en que se inspiraron.

  15. Penetrit 29/10/2014 @ 3:26 pm

    Respetuosamente, solo en lo redondo de las ruedas.

  16. BMW - Isetta 13/10/2015 @ 7:39 pm

    Es mi primer posteo en este nuevo sitio, y es un gusto ver “caras” conocidas…

    Si hablamos de Coupes coetáneas de la Prelude, quizás la Mitsubishi Sapporo, y el Datsun 120 A… Un poquito más arriba, Datsun 280 ZX, Toyota Celica y Mazda RX-7…

    Saludos, Ernesto.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*