La Giulia TI Super peruana

Lao Iacona
7slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1

Con los años, el Gran Premio Internacional de Turismo que organizaba el Automóvil Club Argentino con apoyo de la petrolera estatal YPF, se transformó en un clásico y meca a la vez, donde equipos europeos venían a medir fuerzas, que en algunos casos se transformaron en demostraciones, como las teutónicas de los muchachos y muchachas de la Mercedes-Benz, cual Martín Karadagián cuando aplicaba su famoso cortito.

Pero, en palabras del zorzal criollo “siempre se vuelve al primer amor”, y aquí estamos para seguir develando la historia de las Giulia Ti Super en tierras del plata.

Como quedo en claro (ver nota anterior) varias de estas nobles máquinas arribaron a la Argentina. Una de ellas fue el chasis #595135, que había sido importada al Perú por el piloto local, Mario Colabattisti (titular de Motor Italia en Lima, Perú), quien la trajo a correr a nuestro país en el mes de agosto de 1964, donde disputaría los 500 Km de la Ciudad de Buenos Aires. La suerte que es grela –de Gardel pasamos a Discépolo- le dijo que no, y la novísima Giulia desertó la prueba por problemas mecánicos.

El foco se ponía entonces en el Gran Premio Internacional de Turismo. Con el número 429 en las puertas y Dennis González de acompañante, la blanca Giulia con notoria publicidad de Agip y el “Perú” en los guardabarros delanteros, se hizo a los caminos. La taba no se dio vuelta y la suerte fue la misma; vuelco en la primera etapa y abandono en la segunda… Es que tras el vuelco la berlina había quedado media grogui.

Evidentemente el auto a Perú no volvió, ya que en 1965 aparece en manos del Califa chico, Nasif Moisés Estéfano, virtuoso volante tucumano, múltiple campeón y muy querido por la afición automovilística. Nasif estuvo siempre ligado a los Vianini y la marca Alfa Romeo, aunque su más resonante victoria la obtuvo con Andrea sobre un Porsche 904, fue en Reims, Francia, y es parte de otra historia.

En el mes de mayo, con el número 309 en sus puertas, Nasif cruzó primero la bandera a cuadros en la famosa Vuelta del Noroeste, en este caso la segunda edición, donde superó a otro tucumano, con otra Giulia Ti Super: Italo Maresio. Maresio conocía bien la carrera, ya que había ganado la edición anterior, con una Giulietta Ti comprada al representante de los Vianini en Tucumán: Indiana S.R.L. Jorge Rizzuto Mujica, quien se transformaría en el nuevo dueño del auto, en charla con el autor de esta nota el 10.11.2016 nos acota: “La Giulia de Maresio era totalmente standard, no así la de Nasif, que tenía unos 20 HP más que la versión Ti Super standard”.

En agosto de 1965 la Giulia vuelve a cambiar de manos, esta vez corre el Premio Copa del Plata Fiat Sergi en el Autódromo de Buenos Aires, con el número 67 y Jorge Rizzuto Mujica al volante. La gestión es casi perfecta: segunda en la clasificación general.

“En el premio Fiat Sergi corro con la publicidad de Pastillas Paterson, un medicamento para la tos. El Lotus de Pity Block era inalcanzable dado que era un auto preparado especialmente para pista, mientras que en la Giulia solamente cortábamos una o dos vueltas de espiral para bajarla y ahí terminaba la cosa. El auto era mío; cuando Gerardo Vianini me lo entrega tenía lo que se llama en la jerga de los chapistas la impresión (gris claro), y para que no se note el mal arreglo que tenía la pintamos de color plata. La Giulia era la de Nasif, de hecho yo salí a probar varias veces desde lo de Vianini con él; le tomé un cariño muy grande porque además de buen corredor era una excelente persona”.

3_edited-1

Una semana más tarde el escenario es el mismo, disputándose los 500 Km de la Ciudad de Buenos Aires, organizados por APAT, y la Giulia es tercera en la general. En este caso comparten el volante Paco Mayorga y Jorge Rizzuto Mujica.

“Habíamos clasificado terceros, pero en la largada los madrugué y quedé primero entrando al curvón totalmente sobre el piano derecho; los Lotus no me dejaron abrirme e hice un trompo para adentro y de ahí a remar hasta volver a alcanzarlos y terminar 3º. Porque Paco fue mi amigo de chico, hicimos nuestro primer viaje a Europa juntos (1962); fuimos por los Borgward a Bremen, estaban listos seis autos para el Gran Premio de ese año, pero la fábrica se vendió a un grupo mexicano y volvimos con las manos vacías. Paco compró un Borgward Isabella TS en la calle (Frankfurt) a un dentista que paramos, y yo como corría en esa época con Peugeot 403 hice lo mismo en París”.

6

La última prueba en 1965 es el Gran Premio Internacional de Turismo, que se corre en el mes de octubre. El auto es nuevamente guiado por Jorge Rizzuto Mujica (#445, abandono, con Zaffaroni de acompañante). “Para esta carrera la pinté de blanco como correspondía y gracias a los sponsors -Canada Dry- pudimos encarar el Gran Premio junto con Carmelo Capasso, a quién le vendí mi Giulia TI de color azul que había corrido en algún momento Luis Brave, y logró llegar al final de la carrera, tal es así que en Italia sacaron un modelo a escala de esa TI participante del Gran Premio 1965. Ese mismo auto, la Ti, lo corrí en la Mar y Sierras del 64 donde abandoné por un injerto que habían hecho (Vianini) en la palanca de la caja al piso. Si miramos los libros de tiempos de este Gran Premio, editados por el ACA, estábamos punteando a la altura de Berrotarán con dos autos adelante en la ruta: Marcial Fojo (Saab) y Lepro (Alfa Romeo Giulia GTA) que había largado más adelante; el Lole, que había largado adelante también, venía pegado atrás mío. Una vez que entramos en la montaña ya cerca de terminar la etapa con Yuyo Lepro a la vista junto al Saab, se nos cruza una persona que salta en el medio del pavimento y al tratar de esquivarla pego contra la montaña del lado derecho. Terminamos la etapa pero creo en el 20º lugar de la general. Al arreglar la dirección para la segunda etapa, algo quedó flojo y en la primera curva a la izquierda no dobló y seguimos derecho sobre una vía de escape que afortunadamente hicieron, dado que era a la salida de Carlos Paz. Mi relación con Giuseppe, Gerardo y Andrea Vianini era muy fluida, dado que yo era un cliente importante para ellos”.

En marzo de 1966, la revista Automundo, de reciente aparición, organiza su Premio Apertura en el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires. La Ti Super está ahora en manos de Paco Mayorga, quien gana la clasificación general, llevando el número 82 en las puertas. Recordemos que Paco ya tenía su propia Ti Super, con la que alternaba corriendo con su nombre y con el seudónimo Fueguinos, pero eso, es parte de otra historia. “Paco corre con mi auto porque yo no era bueno en lo trabado y se corría en el circuito 5, de ahí que le cedí el auto para que el corriera”.

4

Un mes más tarde, el Alfa Romeo cae nuevamente en manos de Jorge Rizzuto Mujica, quien disputa el Premio Supermóvil organizado por APAT en el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires. Corre con el número 62 y es segundo en la clasificación general, ganando la categoría D. “Acá cabe mencionar que gano la categoría D, haciendo la pole el día sábado. Segundo queda el Lole con un 1500, quien desiste de correr. Tras la clasificación recuerdo que fuimos invitados, con los autos, al programa de Pipo Mancera, “Sábados Circulares”. Bien podría haber ganado la categoría D como ocurrió, pero también la general, ya que a Copello lo superaba cada vuelta saliendo de la horquilla con facilidad. De ahí que durante toda la carrera yo hacia media vuelta primero y la otra media vuelta la hacía él. Sabiendo que en la horquilla larga lo superaba, concluí que en la última vuelta la carrera era mia. Pero, en el giro final, concentrado en la maniobra, nos topamos con un rezagado -“El Suizo”, que corría con un Renault 4-, y ahí quedaron mis ilusiones de ser primero en ambas carreras…”.

La Giulia pasa luego a manos del tucumano Italo Maresio (dueño de otra Giulia Ti Super), quien corre tres carreras: la Vuelta del Noroeste tercera edición –mayo 1966- donde abandona; la Vuelta del Noroeste cuarta edición –mayo 1967– donde gana la clase D, y en octubre de ese año, el Gran Premio Internacional de Turismo, donde es octavo en su clase, siendo ésta la última participación deportiva del auto.

8

La bella berlina, confiscada en su hora por alguna cuestión de papeles, salió a remate en la aduana de Buenos Aires en los años setenta. Los compradores fueron Grazziano y Mauro Bellina, mecánicos de la marca de años (una tradición familiar), quienes a su vez vendieron la Giulia al Arq. Luis Magenta a mediados de los años ochenta.

Un delirio de auto, un delirio de historia.

7

Agradecimientos: Jorge Rizzuto Mujica, por las fotos, sus relatos y recuerdos. Al Arq. Luis Magenta, por prestarme el auto mil veces y su aporte en esta nota.

Fotos: Jorge Rizzuto Mujica, Luis Magenta, Archivo Iacona–Bertschi

9

 

13 Comentarios, RSS

  1. CHUZO 18/11/2016 @ 8:40 am

    Excelente nota y fotos Lao, Felicitaciones.

  2. Beppe Viola 18/11/2016 @ 9:04 am

    Que paliza que les daban, pobres Giulia, de original les debe quedar bien poco…, pero al menos tienen una historia continua…
    Complimenti Lao

  3. morgan. 18/11/2016 @ 9:20 am

    a la merd……….que maneja de cagarla a palos a la pobre…….si se apoya en las 4 ruedas a la vez es un milagro.

    PD: Alta nota Lao

  4. Javier M 18/11/2016 @ 2:36 pm

    Gran nota,.
    En la última foto, el auto aparece rojo, en caso de ser el que aparece en rojo en la nota anterior, por el 95 al 97 estuvo viviendo en Uruguay? los calcos del parabrisas me parecen conocidos.

    • Lao Iacona 18/11/2016 @ 3:52 pm

      Hola Javier; No, esta Giulia estuvo siempre en Argentina. La foto ultima es de San Nicolás, rally del club Alfa Romeo, y de ahí siguió un derrotero de rallies y pruebas…siempre se uso y hoy sigue en marcha. Saludos, Lao

  5. Trebol Rojo 18/11/2016 @ 3:46 pm

    Creo que hay un error de fechas cuando se refieren al viaje a Europa ( 1962) y comentan que la fábrica Borgward había preparado 6 autos para el Gran Premio. Ya estaba cerrada y su linea de ontaj desmantelada. Efectivamente eso ocurrió, pero fue en 1961. Categoría D 3 primeros puestos fueron para el Borgward Isabella: Perkins, Lamela Dñiaz y A, Diez. Y ese viaje a la fábrica ocurrió en 1961 en el mes de Agosto y Paco no participó del mismo.
    Nunca supe que Paco haya traído un auto de un dentista de Bremen para correr. Sí que utilizo el ex Marcolongo ( su padrino en el automovilismo) que le dieron para el GP 1961 ( que abandonó) y que nunca fue repatriado según Oscar. A instancias del ACA y Aduana habia que devolver los autos, pero enviaron una carroceria de un standard nacional con todos los fierros soldados porque se le caía todo. A la altura de Brasil al capitán de ELMA el auto “se le cayó” por la borda y fin de la historia.

    • Jorge Fonseca 05/01/2017 @ 8:48 am

      Hola Trébol Rojo, Paco si trajo un Borgward TS de Alemania color verde agua, corrió el Gran Premio y varias carreras en el autódromo con el número 39. Si bien Oscar fue quien lo inició en el automovilismo y siempre preparo sus autos en el taller de la calle Salguero, Paco nunca corrió con un auto de Oscar, si corrieron varias veces en pareja , como en autódromo El Pinar dónde ganó su primera carrera

      • Trebol Rojo 05/01/2017 @ 3:03 pm

        Los autos de Paco”eran” los de Oscar. Paco fue auxilio en el Gran Premio de 1957 siendo un pibe (tengo una foto). Puede ser que haya comprado alguno, pero no importarlo él. Paco se inició en 1960 corriendo con Borgward ( siempre de Oscar y preparado en su taller de Salguero 3026 , TE 72-5734…) Su 1er carrera abandonó y fue el premio 100 Millas Cordic en Palermo con largada tipo Le Mans entre fardos de pasto. La 2a (1961) “100 Millas El Pinar” ( que fue su 2a edición , siempre organizado por el AUVO) corre en pareja con Oscar ( auto 60), Paco queda anotado como su “mecánico” y 2o piloto, y corre la 2a mitad de la misma. Idem largada tipo Le Mans. La carrera en su categoría la gana el seudónimo “Tabaré”, pero no presenta a revisión técnica y es desclasificado, quedando el 1er puesto para Oscar. Las crónicas de la época ( por ejemplo revista Rodando) mencionan que Paco no lució como si lo hizo Oscar que hizo su “carrera”. Además NO se corrió en El Pinar porque el asfalto estaba muy abrasivo y en las pruebas casi todos dañaron neumáticos, decidiendo correr en Punta Fría….
        Su primer tiunfo “en solitario” y a los 18 años llega en el Autódromo de Bs. As. con un Borgward preparado por Oscar ( por las fotos puedo casi asegurar que es un auto ex Oscar, disfrazado y despojado de todos sus cromados, parrilla, paragolpes, etc) y queda primero al reventar un neumático Migliore que punteaba. Corrió con el nro 43.
        El sábado 17 de Junio de 1961 se presentan las “6 Horas Supermovil YPF” organizado por la AAAS otra vez en pareja y terminan segundos.
        Todo esto lo puedo aseverar por las horas y horas de café que tuve el gusto de compartir con Oscar y escuchar sus anécdotas y permitirme acceder a todo su archivo fotográfico y de recortes de diario, que coleccionaba su señora. Oscar fue un gran corredor, siempre muy veloz ( inclusive hubo etapas de Gran Pemio cuando corrian juntos que le gano a los TC…) y además un eximio motonauta.

  6. moncho 18/11/2016 @ 6:56 pm

    Lindisima nota , toda emoción y recuerdos,
    gracias Lao ,por tan exquisita nota y por muchas
    mas!!!

  7. ALBERTO 17/12/2016 @ 3:49 pm

    MUY LINDA LA HISTORIA DE ESE ALFA PERO AL CHASIS DE NASIF ERA 595476 NO EL QUE TIENE MAGENTA QUE ES 595478. TODOS QUIEREN TENER EL DE NASIF , TIENE OTRA HISTORIA MAS CORTA ,SALUDOS

  8. ALBERTO 17/12/2016 @ 4:13 pm

    LES ACLARO MAS CHASI 135 ES EL DE LA HISTORIA QUE CUENTAS DE COLABATISTI MEL CHAS 498 EL DE MAGENTA Y EL CHAS 476 DE NASIF Y AHORA DE SORKIN

  9. Lao Iacona 20/12/2016 @ 11:34 am

    Alberto, lamento pero no es así, ha mezclado todo. Investigamos sobre estos autos muchos años, entrevistando ex dueños y demás. El chasis 135 ex Colabattisti es el que tiene Magenta. La Giulia de Nasif, que tuvo dos, una Ti y otra Ti Super, fue otra. El tema es que Nasif manejó varias Giulias, propias y de terceros y del equipo. El Chasis 476 que era de César Sorkin, nunca corrió. El chasis 498, ex Mayorga, pertenece al Arq. Estevez. Es probable, aunque todo puede fallar, que el auto de Nasif haya sido 474, según información en mi poder, pero que no ha podido corroborarse. Saludos, Estanislao. PD: Tener o no la Giulia de Nasif, en mi opinión, en nada cambia…

  10. ALBERTO 03/01/2017 @ 12:21 pm

    ESTO LO ESCRIBISTE VOS EN AUTOMOBILIA……De los ejemplares que llegaron a la Argentina, sólo tres se conservan en perfecto estado, son los chasis #135, #476 y #498. El chasis 135 fue traído del Perú por la escudería Motoritalia y corrido por el peruano Mario Colabattisiti en el GP Standard de 1964. Este auto, propiedad del Arq. Luis Magenta fue recuperado de la Aduana argentina en la década del 70 donde había quedado interdicto por cuestiones legales.
    El chasis 476 perteneció al equipo Vianini en primer término, pasando luego a manos del tucumano Nasif Estéfano, quien ganó entre otras la vuelta del Noroeste de 1965, imponiéndose nada menos que a Italo Maresio con un auto similar. El destino de esa otra Giulia es desconocido hasta hoy. Estéfano, un virtuoso del volante, corrió 17 carreras con ese auto, logrando cinco triunfos (1º absoluto) y obteniendo el subcampeonato argentino de Turismo Mejorado de 1964 y el campeonato de 1965. Tras varios años de participación en carreras menores, el auto terminó literalmente en un “gallinero” en Tucumán, de donde fue rescatado y tras varios años de espera fue restaurado por César Sorkin, su actual propietario.

    El tercer auto existente, chasis 498, fue traído al país por Paco Mayorga, ingresado por Tierra de Fuego; de allí que Paco utilizase el seudónimo Fueguinos en su primera época. Con este Alfa, Mayorga ganó gran cantidad de carreras, destacándose los 500 km. de Capilla del Monte, y el segundo puesto obtenido en el GP Standard de 1964 en la categoría hasta 1600 CC. Este último ejemplar, fue salvado del desguace en los años 90 por el Arq. Omar Laciar Estévez, su actual dueño, participando al igual que las otras dos Giulias en las carreras de clásicos y sport que se organizan actualmente en nuestro país.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*