Historia universal de la infamia

Hernán Charalambopoulos
1
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

11

 

El título robado a la gran pluma que engendrara el barrio de Palermo le calza perfecto a esta efeméride: Por estas horas se cumple un cuarto de siglo del anuncio oficial de la entonces Fiat Auto respecto al destino de la escudería Lancia Corse. Después de haberse clavado diez copas del mundo y en medio de semejante paliza para todos y todas, los muchachos italianos alegremente y de la mano del histriónico Paolo Cantarella, deciden dejar de competir en el Mundial de Rally.

El motivo era sencillo: el gobierno italiano les había prácticamente regalado hacía poco tiempo Alfa Romeo, quitándosela de las fauces a Ford Motor Company. Esta fue la segunda gran frustración de la marca ovalada por hacerse con un poco de prestigio latino. Recordemos que a finales de los sesenta Fiat también le birló sobre la hora a los americanos el control accionario del boliche de Don Enzo.

Cuando esta gente se encontró con Alfa Romeo se les nublaron las ideas y en un rapto de miopía pocas veces visto en la historia del automóvil, deciden despojar de todo rastro de testosterona a los Lancia para darle la suma del poder deportivo a la por entonces cascoteada casa de Arese.

La historia la conocemos todos… Lancia comenzó a hacer autos sin ningún tipo de atractivo ni garra, porque según los cráneos de entonces (y de ahora) no hay que mezclar las cosas: Alfa Romeo es deportivo y Lancia es… bueno… todavía no lo descubrieron.

Décadas más tarde entendieron que elegancia y deportividad pueden ir de la mano y ahí está Maserati, volviendo de la oscuridad con productos que honran al menos el palmarés de la marca.

Ya era tarde: Kappa, Delta III, Thesis, Lybra, por nombrar los más fatídicos ejemplos, ayudaron al desenlace final. Desde que se quedaron con Alfa Romeo, nunca supieron que hacer con Lancia, una marca que en otras manos hubiera tenido un destino seguramente diferente.

Vale también decir que si no fuera por Fiat, Lancia hubiera desaparecido a finales de los sesenta, ya que fue rescatada por la familia Agnelli de las pesadas deudas que cercenaban su entonces brillante presente tecnológico. Nobleza obliga a reconocerlo, pero también a decir que a medida que la independencia proyectual de Lancia desaparecía y mandaban los fríos números de Fiat, la marca entró lentamente en un declive del que la salvó su exitosa participación en competiciones internacionales. Cuando se secaron los laureles, el tobogán se hizo más empinado.

Este comunicado de prensa del 19 de diciembre de 1991 no hace más que anunciar el comienzo del fin.

5 Comentarios, RSS

  1. Pablo Felipe Richetti 19/12/2016 @ 8:41 pm

    Sólo un cocinero de la casa lo puede describir así. Complimenti !!!

  2. am-mariano 19/12/2016 @ 11:12 pm

    “Sergio Marchionne conferma la triste fine della Lancia” https://youtu.be/c8jiXxASQ5k

  3. Juha Biakkinen 19/12/2016 @ 11:35 pm

    Gran repaso storico! La sensible baja lancista dio paso a la invasión nipona (Toyota, Mitsubishi, Subaru) en el WRC, en aquellos inicios de los 90 menemistas…

  4. Guevarita 19/12/2016 @ 11:49 pm

    Una pena pero los 155 del dtm no estuvieron nada mal.

  5. Lao Iacona 20/12/2016 @ 10:53 am

    Jorge Luis Borges sostenía que cuando escribió “Historia Universal de la Infamia” no tenía idea de lo que era la infamia, algo que luego la vida se encargó de enseñarle, según sus propias palabras.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

oldsmobile_442_1972_images_2_b

Este número no representa el esquema táctico de Sabella para el partido con Irán,... Seguir Leyendo >>

27