Las Giulia Ti Super: 3 de las 501

Lao Iacona
08
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

02

Cuando Diego me avisó en Autoclásica que me iba a mandar un mail con fotos nunca vistas de una Giulia Ti Super, el fatto me hizo volver atrás en el tiempo y recordar las horas de estudio que le dedicamos en su hora a este bellísimo y versátil modelo de la marca.

Hago un rewind a 1985. Diciembre, calor, las chicharras que no paran de cantar en una típica tarde de verano; mi sabiola trata de concentrarse en un libro de derecho civil. De repente, ruido, mucho ruido y vidrios que tiemblan. Bajo corriendo desesperado las escaleras de casa y me encuentro a nuestro amigo, el Arq. Luis Magenta, bajándose de un auto rojo con una sonrisa de oreja a oreja. La maquina regula atronadora y desprolija, y tiene las llantas pintadas de azul… ¿Qué es?, pregunto a los gritos, “es una Giulia de carrera, subí”.

El periplo, que quedaría tatuado en ambos lados de mi cerebro, fue un ida y vuelta por la avenida de la Unidad Nacional, a un costado del hipódromo, y duró un largo rato. Recuerdo el ruido ensordecedor dentro del auto, que estaba pelado cual lata de sardinas, y el motor mil seis doble árbol que levantaba vueltas de manera maravillosa, perfecta. Ese fue mi primer contacto con una Giulia Ti Super, un amor a primera vista, que perdura en el tiempo.

Luis fue muy generoso, ya que siempre que pudo me prestó la Giulia para alguna Gymkhana o regularidad, cosa que logró chiflarme en forma definitiva, máxime teniendo en cuenta que tenía tan sólo 18 años (más que una edad, un insulto).

Desde los albores del Siglo XX, Argentina recibió a gran cantidad de inmigrantes europeos, y las carreras de autos al igual que en el Viejo Mundo, se transformaron automáticamente en un atractivo. Alfa Romeo fue uno de los principales protagonistas en todo tipo de pruebas, con una activa participación chez los primeros RL, en los años veinte.

Cuando los borrascosos cincuenta cruzaban el disco, Giuseppe Vianini, italiano de origen, argentino por adopción, se transformaba en el nuevo importador de la marca en Argentina. Atrás habían quedado las representaciones de los Carú-Costa, Giovanni Roccatagliatta y Roberto Berlingieri S.A., los que tal vez motiven otra nota.

01

En un primer momento Vianini Argentina S.A. trajo de Italia la Giulietta Ti, al poco tiempo la Giulia y luego las 2600 Sprint, carrozada por Bertone. Pero en 1963, una Giulia especial desembarcó en Buenos Aires para defender los colores de Alfa Romeo: la Ti Super.

Unos meses antes, en el Salón de Ginebra de 1963, la casa del Portello presentaba entre otros, dos nuevos automóviles de la marca: la coupé Giulia SS, carrocería Bertone y cuyas innovadoras líneas fueron concebidas por Franco Scaglione (de cuyo lápiz emergieron también los B.A.T.), y la Giulia Ti Super, una berlina de carrera, derivada de la Giulia Ti de serie, que construida en 501 ejemplares debía defender los colores de la marca en las carreras.

04

03

La denominación Ti Super fue tomada de aquella utilizada en los cincuenta por Alfa Romeo para la 1900 Ti Super, y no como mix entre la Giulia Ti y la Super, ya que esta última no existía al momento de construirse la Ti Super, sino que fue lanzada con posterioridad.

La presentación oficial se hizo el 24 de abril de 1963 en el autódromo de Monza. En aquella oportunidad Consalvo Sanesi y Augusto Zanardi, colaboradores de la Alfa Romeo (piloto el primero y ex mecánico de Juan Manuel Fangio el segundo) presentaron el auto para que luego el joven campeón italiano de Fórmula Junior, Giacomo Geki Ruso lo probara en pista, logrando la marca de 33 segundos para el kilómetro con partida detenida.

En su aspecto exterior la Giulia Ti Super no difería en gran forma de la Ti. Las diferencias a simple vista eran las llantas: las originales habían sido reemplazadas por Campagnolo de magnesio. Los dos faros delanteros internos no existían, y en su lugar había tomas de aire para el motor. Tanto en el capot – parte frontal izquierda – como en el baúl – sobre la derecha – podía leerse la sigla Giulia Ti Super. El trébol, símbolo de competición de Alfa Romeo desde los albores en las carreras, remataba como diferencia sobre los guardabarros delanteros y en la tapa del baúl.

El interior, diseñado por carrocería Zagato de Milán, poseía un completo instrumental, aunque estaba desprovisto de todo accesorio suntuario.

Pero lo sustancial estaba bajo el capot. El carburador de una boca de la Ti había sido reemplazado por dos Weber 45DCOE de doble boca. Los árboles de leva eran distintos, así como la relación de compresión, que en definitiva daban al motor un régimen máximo de 6.500 rpm, erogando 112 CV, logrando una velocidad final de 180 km/h en la versión standard y levemente superior a los 200 en los autos preparados.

La Ti Super es sensiblemente más baja que la Giulia de serie, debido a la colocación de espirales de suspensión duros y más cortos, y un peso 100 kg menor que la Ti, en gran parte gracias a la utilización de chapa especial, de menor espesor, que hacen que el peso total no supere los 910 kilogramos.

La berlina da corsa fue construida en dos series, la primera de 178 ejemplares en 1963, y que tenía frenos a disco sólo en las ruedas delanteras; y la segunda en 1964, de 323 ejemplares, ya con frenos a disco en las 4 ruedas. La producción completa fue entregada en color blanco.

05

06

Se cree que entre 5 o 6 ejemplares vinieron a la Argentina, la mayoría de ellos para el equipo de Vianini. Corridos por los mejores pilotos del momento, las Giulia Ti Super fueron ganadoras de importantes competencias y protagonistas de primera línea en los Grandes Premios de Turismo corridos por caminos argentinos entre 1963 y 1966. ”Larry”, Andrea Vianini, Nasif Estéfano, Paco Mayorga (“Fueguinos”), Federico Cook, Italo Maresio (notable piloto tucumano), Jorge Rizzutto Mugica, Carlo Facetti, Luis Brave, Mario Colabattisti (peruano), Rodolfo de Álzaga, Néstor Salerno, Juan Fernández y Carlos Bellini, entre otros, fueron sus principales volantes. Andrea llegó incluso a correrla en Europa.

La formidable berlina vio primera la bandera a cuadros, entre otras en los 500 km de la Ciudad de Buenos Aires, ganados por el binomio Fernández-Salerno, los 500 km de Capilla del Monte, ganados por Paco Mayorga, las 100 Millas de la Ciudad de Buenos Aires, ganadas por Andrea Vianini, la Vuelta del Noroeste, ganada por Italo Maresio, mientras Paco Mayorga terminaba segundo en el Gran Premio Standard de 1964.

De todos los ejemplares que llegaron a la Argentina tres autos se conservan en perfecto estado de funcionamiento, son los chasis #595135, #595476 y #595498, cuya vida deportiva será tratada en los capítulos venideros.

A no desesperar…

07

08

09

010

011

012

Fotos: Lao Iacona, Omar Laciar Estevez y Prensa Alfa Romeo

 

 

18 Comentarios, RSS

  1. Sovrasterzo 03/11/2016 @ 4:24 am

    Que linda nota, Lao!!! Y excelentes las fotos!!!
    Alla x finales de los 90 tuve el privilegio de compartir un par de encuentros con Cesar Sorkin y su Giulia Ti, en epocas de juventus en las que oficiaba de periodista…
    Que autos fabulosos!!!

  2. Bertschi 03/11/2016 @ 11:05 am

    Excelebte nota! Ese encuentro de las tres Ti Super en La Ñata lo armamos dos días antes de dar mi último final. Estaba podrido estudiando y pensé “vafffffanculo!”, nos vamos a tomar aire.

  3. kuve 03/11/2016 @ 2:41 pm

    Que distinto se ve la sede del club a lo que es hoy.

    Alguien sabe donde se hace la carga de las 1000 millas este sabado?

  4. morgan. 03/11/2016 @ 4:47 pm

    muy buena nota Lao…….queremos mas.

  5. Güilbeis 03/11/2016 @ 5:32 pm

    Como garpaban las fotos de los autos roladores

  6. moncho 03/11/2016 @ 5:46 pm

    Lindisima nota! toda nostalgia , recuerdos, !!!
    tengo presente la agencia de Av Dias. Velez ,y la emoción de verlo una vez a Cupeiro probando una Gulieta
    blanca por allí!!!
    La carga para las mil millas el año pasado fue en el Hipódromo de san isidro.

  7. moncho 03/11/2016 @ 6:26 pm

    Y lo mas importante , Cupeiro me Miro!!!!..no quiero imaginar mi cara de asombro!! Lo estaba viendo a Cupeiro?????
    E retrocedido gratamente en el tiempo!!!!
    Gracias!!!

  8. moncho 03/11/2016 @ 7:10 pm

    Aclaración , la carga de los autos para las 1000 millas es en la zona de Tigre , no tengo mas datos.

  9. Buby 03/11/2016 @ 8:36 pm

    Carga de las 1000 millas: Complejo Pipatigre – Calle Luis Pereyra 1 y el Río – Tigre.

  10. Cinturonga 03/11/2016 @ 10:59 pm

    muy buena nota Lao!, una de las blancas era de Cesar no? de hecho aparece en una de las fotos puede ser?
    Un carinho glande, Cintu.

    • Lao Iacona 04/11/2016 @ 9:23 am

      Sí, correcto. Ahora se vienen tres notas más, auto por auto, y ahí aparecen los Sorkin, César y Juan Pablo.

  11. Lucas Gilardone 06/11/2016 @ 11:40 am

    Excelente nota, Lao!
    Recuerdo haber leído un relato sobre la de Magenta, con unas excelentes fotos en un marco de lluvia, en alguna Parabrisas de fines de los ’80. Creo que la redactó Germán Sopeña, enormísmo escritor y periodista.
    Quedamos aguardando mís notas, gracias por compartirlas, colega!

  12. Eirwal 07/11/2016 @ 5:46 pm

    ¡Qué lindo! ¡Cartelitos en las fotos! ¡Se extrañan! Deberían volver en todas las notas, especialmente aquellas que vienen con bichos raros, como suele aportar don BEPPE

  13. Alvaro 08/11/2016 @ 7:24 pm

    Muy buena nota y lindos recuerdos…espero ansioso las siguientes !!!

  14. ADomingo 08/11/2016 @ 11:24 pm

    Muy buena nota, me trae grandes recuerdos de juventud, recuerdo las 3 primeras que vi en las 6 Horas de El Pinar en 1962, eran algo distinto a todo, me marcaron, eran TI con palanca de cambios en el volante, frenos a tambor en las 4 ruedas, velocímetro horizontal y varias cosas mas de la 1a. serie.
    Una aclaración, si cuando nombran a los pilotos y dicen “Juan Fernández” se refieren al piloto Uruguayo, era “Diego Fernández”, que fue quien compitió con Salerno en los 500 Kilómetros.

    • Lao Iacona 09/11/2016 @ 10:38 am

      Si, es correcto, es Diego Fernández quien corrió con Néstor Salerno. También vale aclarar un error ahí, y es que corrieron la Giulia de Fernández, que no era Ti Super, sino un Ti MUY carrereada. Al Uruguay fueron importadas por MILANO AUTOMOTORES, de Montevideo, las primerísimas Giulias, que eran tal cual comenta ADOMINGO, datos que me paso en su momento don Jorge Roldós.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

datsun_sunny_1968_photos_2

Proporcionado, pequeño y dinámico. Cualquier sinónimo, de estos puede encajarle... Seguir Leyendo >>

3
21

Fotos enviadas por un amigo desde un desarmadero de Inglaterra. Datsun 240 Z, gloria... Seguir Leyendo >>

10