¡Llegaron los Studebaker 38!

Diego Speratti
Studebaker caravana lanzamiento 1938 en Avenida Leandro N. AlemCABA_Diario La Razon_Dic10 1937_Argentina
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Studebaker caravana lanzamiento 1938 en Avenida Leandro N. AlemCABA_Diario La Razon_Dic10 1937_Argentina

Un hecho algo inusual sacudió la rutina de los oficinistas y los habitantes del microcentro porteño una mañana de diciembre de 1937.

Aquel día una caravana compuesta por seis autos camuflados recorrió las calles de la ciudad. Bajo el disfraz, media docena de flamantes Studebaker año modelo 1938, que según se anunciaba en las fundas serían finalmente mostrados “pasado mañana”.

Además de los logos de Studebaker, la tela lleva impresa la frase “Será el orgullo de los 500”. Estimamos que ese será el número de unidades importadas al país por su representante, al menos en una primera tanda.

Un fotógrafo del diario La Razón retrata a la caravana a su paso por el bajo. Formaditos en fila y empilchados por el mismo sastre, los Studebaker circulan a la altura del 300 de la Avenida Leandro N. Alem, frente al Palacio de Correos (hoy Centro Cultural Kirchner), de la ciudad de Buenos Aires.

Se trata de la cuadra delimitada por las calles Corrientes y Sarmiento, dominada en su mano oeste por el edificio clasicista francés de la Bolsa de Comercio, que había sido inaugurado en 1916. En el extremo derecho de la imagen se adivina el racionalismo del Edificio Comega, inaugurado apenas tres años antes, en 1934.

Entre estos dos edificios, en pie en la actualidad, dos construcciones eclécticas aunque marcadamente italianizantes, testimonios del pasado del bajo, rebosante de fondas pero también de viviendas particulares. Una era ocupada por el Gran Hotel Los Vascos. El local comercial y la recova del otro, aparentemente por una librería. Como mucho, algunas de estas propiedades pudo haberse mantenido en pie hasta los años setenta, cuando la superficie de ambos lotes vio crecer desde el fondo de la tierra a un gigante, la nueva sede de la Bolsa de Comercio, un típico edificio modernista de la época, obra de Mario Roberto Álvarez.

Por último, las publicidades nos recuerdan marcas y eventos que ya no existen: la Soda Melba, los Cigarros Avanti (el preferido de los inmigrantes italianos), y los Seis Días en Bicicleta, disputados un par de meses antes, en octubre, a metros de allí, en el glorioso Luna Park.

Atentos, pasado mañana se destapa…

Foto: Archivo Speratti

4 Comentarios, RSS

  1. Jet'nperna 29/02/2016 @ 9:24 pm

    Sin duda esos años fueron la “Belle Epoque de Buenos Aires”, me gusta todo de esa época, derroche de buen gusto y creatividad!!!

  2. Gallego chico 01/03/2016 @ 10:00 am

    Hace tiempo que no se ve una campaña de lanzamiento imaginativa como esta. Muy bueno lo de los fantasmitas.

  3. Marcelo Beruto 01/03/2016 @ 2:23 pm

    Por un momento pensé que era una manifestación del Ku Klux Klan…

  4. fernando 01/03/2016 @ 6:58 pm

    excelente nota muy buena diego comparto el comentario de marcelo pero tendrianos que poner fundas negrasel edificio de la esquina de alem y sarmiento hoy sigue en pie y para la epoca de la fotop era muy usado por los comisionistas de bolsa hoy llamados agentes de bolsa , habria que repetir estas notassaludos.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

10933920_785614561517614_890621287844698238_n

Hace ya un par de años que enero se ensaña conmigo pidiendo que me rinda ante su... Seguir Leyendo >>

17