Los 60 años del Skoda Felicia

staff
190227-skoda-felicia-slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1961_felicia_octavia_octavia_combi

El Škoda Felicia, probablemente el descapotable checo más popular de la historia, celebra el 60º aniversario de su estreno mundial. Este compacto 2+2 plazas se presentó por primera vez en la Feria de Primavera de Leipzig, Alemania. Un total de 14.863 vehículos de este tipo salieron de las cadenas de producción en la planta checa de Škoda en Kvasiny entre 1959 y 1964. Más de dos tercios de la producción fue exportada por todo el mundo.

La Feria de Primavera de Leipzig abrió sus puertas el domingo 1º de marzo de 1959. Los nuevos automóviles que Škoda presentó en la exhibición atrajeron a la multitud; junto con el Octavia, el descapotable Škoda Felicia apareció por primera vez frente al público. Poco después de este estreno mundial, el Felicia de techo abierto también atrajo la atención internacional en el Salón de Ginebra, del 12 al 22 de marzo. A partir del 4 de abril de 1959, Škoda también presentó tres ejemplares del nuevo descapotable en el Coliseum de Nueva York; Estados Unidos, el mercado automotriz más grande del mundo, tenía entonces una importancia inmensa para los fabricantes. Los descapotables europeos, en particular, resultaron ser todo un éxito, y Škoda ofreció uno de los modelos más deseados, el Felicia.

190227-skoda-felicia-1

El antecesor de esta bella creación fue el Škoda 450, que también se lanzó como un descapotable en 1957. La designación de tipo derivaba del número de cilindros y la potencia del motor: el Škoda 450 tenía cuatro cilindros y 50 CV. La mayoría de las 1.010 unidades que se habían construido antes del cambio de modelo de 1959 encontraron entusiastas en mercados exigentes, como Gran Bretaña y Estados Unidos.

Su sucesor, con el nombre melódico “Felicia”, se produjo en la fábrica de Kvasiny y presentó una serie de importantes innovaciones técnicas. En lugar de los elásticos montados transversalmente que utilizaban los 450, el eje delantero del recién llegado ahora utilizaba resortes helicoidales. Gracias a los grandes “silent-blocks” de caucho, se transmitían significativamente menos vibraciones a través del chasis, de tubo central, a la carrocería completamente metálica. Además del techo plegable estándar, Škoda incluso ofreció un techo de fibra de vidrio ligero, de 27 kilogramos de peso, como una opción para el Felicia.

190227-skoda-felicia-2-jpg

La versión básica del Škoda Felicia pesaba 930 kilogramos y tenía una carga útil de 300 kilogramos. Por lo tanto, el 2+2 plazas podía transportar cómodamente a cuatro personas y hasta 320 litros de equipaje. Con una distancia entre ejes de 2.390 milímetros, la carrocería alcanzaba 4.065 milímetros de longitud. Bajo el capó ronroneaba un motor de gasolina de cuatro cilindros en línea con válvulas a la cabeza OHV y un desplazamiento de 1.089 c.c., que alcanzaba su potencia máxima de 50 CV a 5.500 revoluciones. El par máximo de 74,5 Nm estaba disponible a 3.500 rpm. Rodando sobre neumáticos de 15 pulgadas, el convertible alcanzaba una velocidad máxima de 130 km/h. El consumo medio era de 9 litros cada 100 km.

Gracias a sus atractivas proporciones, el Škoda Felicia tuvo una gran demanda tanto en su país de origen como en el extranjero. En el primer año de producción, 1959, se exportaron casi el 70% de las 3.251 unidades fabricadas. El convertible elegante incluso atrajo una atención considerable en lugares más exóticos, como los salones del automóvil de Ciudad de México y Johannesburgo. Entre los propietarios extranjeros más famosos se encontraba uno de los mejores profesionales de hockey sobre hielo de su época: el canadiense Maurice “Rocket” Richard (1921-2000), capitán del equipo de los Montreal Canadiens.

skoda-felicia-in-prague-czechoslovakia-1961

En marzo de 1961, Škoda volvió a presentar una versión revisada del Felicia en Ginebra. Además de una parrilla distintiva, los faros traseros en forma de gota eran particularmente llamativos. Dado que ahora los respaldos de los asientos delanteros podían abatirse, el convertible incluso ofrecía la posibilidad de recostarse para dormir en el vehículo. El nuevo panel de control hecho del plástico reforzado con fibra de vidrio Polytex recibió un revestimiento de cuero artificial negro. El techo rígido de fibra de vidrio contaba ahora con ventanas laterales que podían abrirse, mejorando la ventilación en el interior. Una característica particularmente deportiva de la nueva generación fue que los conductores de Felicia podían cambiar de marcha más rápido y con mayor precisión gracias al reposicionamiento de la palanca de cambios, que pasó de la columna de dirección al túnel central. Con la gasolina de 70 octanos de mayor calidad disponible en la mayoría de los países, la potencia del motor de 1,1 litros aumentó en un par de caballos.

Al año siguiente, en 1962, apareció el más potente Felicia Super, con un motor de cuatro cilindros de 1.221 c.c., que equipaba dos carburadores de fabricados por la marca checoslovaca Jikov. Gracias a estas y otras mejoras técnicas, los clientes pasaron a disfrutar de 55 CV (40,5 kW) a 5.100 rpm y 82 Nm a 3.000 rpm. Estas características de rendimiento significaban que el Felicia Super, que pesaba solo diez kilogramos más que el modelo básico, alcanzó una velocidad máxima de 135 km/h sobre neumáticos más anchos, que medían 5.90-15.

skoda-felicia-near-trosky-czechoslovakia-in-1959

La popular familia de modelos Škoda Felicia se produjo al mismo tiempo y en la misma cadena de montaje en Kvasiny que el exitoso Octavia Combi. Para 1964, se habían producido 1.863 vehículos Felicia y Felicia Super en la planta, antes de que acabara la era de los Škoda con carrocería abierta, chasis de tubo central y el concepto clásico de tracción trasera con motor delantero. Škoda se estaba preparando para la producción de la generación equipada con motores traseros, que comenzó ese mismo año con los 1000 MB.

Sesenta años después del estreno mundial, el Škoda Felicia aún goza de gran popularidad hoy en día. Por un lado, esto se refleja en el creciente interés de los coleccionistas de automóviles clásicos y en el aumento de los precios de mercado de ejemplares bien conservados. Por otro lado, los conductores de Felicia en los eventos de autos clásicos experimentan el gran afecto que este modelo despierta entre los fans de los automóviles históricos de Europa Occidental a China.

Fotos: Prensa Skoda

skoda-felicia-in-china-in-2016

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

21

Fotos enviadas por un amigo desde un desarmadero de Inglaterra. Datsun 240 Z, gloria... Seguir Leyendo >>

10