Los customizados crucerean a la capital gringa

vadeRetro
1350584__MG_1189slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1350584__MG_1189

La Asociación de Vehículos Históricos (HVA) anunció que tres emblemáticos automóviles que representan a la cultura del auto en Norteamérica serán exhibidos en un espacio central del National Mall, la Explanada Nacional de Washington, desde el 12 de abril al 4 de mayo de 2017.

Los tres serán exhibidos dentro de la caja de cristal del HVA, que se ubicará a mitad de camino entre el Smithsonian National Air & Space Museum y la National Gallery of Art. Cabe destacar que los vehículos forman parte del Registro Nacional de Vehículos Historicos de la HVA y tienen diferentes propietarios particulares.

“Gypsy Rose” estará en exhibición entre el 12 y el 19 de abril. Se trata de un Chevrolet Impala 1964 lowrider, pintado muy llamativamente y desarrollado para “crucerar” a baja velocidad y baja altura por el este de Los Angeles, California, en la década de los años 70. Era conocido por ser uno de los más extravagantes lowriders de la época y tuvo incluso un papel protagónico en la apertura de la serie “Chico and the Man”. “Gypsy Rose” es recordado también por haber sido el auto de portada de la revista de culto Lowrider Magazine en una de sus ediciones de 1980.

1350588__MG_0382

A continuación, entre el 20 y el 26 de abril será el McGee Roadster, un Ford V8 1932 hot rod, quien ocupará el espacio acristalado. Fue construido por Bob McGee, un soldado que regresó de la Segunda Guerra para entrar a la Universidad de Southern California y destacarse jugando al fútbol americano. MCGee compitió con este auto en las planicies de lagunas secas californianas y utilizó este auto para promocionar la seguridad en los hot rods. Este ícono del movimiento fue portada de la Hot Rod Magazine en 1948.

Finalmente, entre el 27 de abril y el 4 de mayo quienes circulen por la zona céntrica de Washington DC podrán fascinarse ante la presencia en el cubo transparente del Hirohata Merc. Es, ni más ni menos, que una coupé Mercury 1951 con modificaciones radicales, que fue comprada stock por Bob Hirohata y customizada por los legendarios Sam y George Barris en su taller de Lynwood, California, en 1952. Los detalles de pintura los trabajó Von Dutch y el auto incorporó piezas personalizadas de Buick, Cadillac, Chevrolet, Ford y Lincoln. Mientras estuvo en manos de Hirohata fue manejado tierra adentro de EE.UU, desde Los Angeles a Indianápolis y Detroit, regresando luego a la Costa Oeste, por ejemplo en uno de esos viajes más conocidos. Este auto se hizo acreedor a más de 150 trofeos durante sus primeros años de vida, en los que fue un asiduo participante en exhibiciones y concursos.

1350585__MG_0516

“El objetivo de la HVA es compartir la la herencia automotriz norteamericana con la gente de Norteamérica”, comentó Mark Gessler, presidente de la Asociación de Vehículos Históricos, referente de FIVA en EE.UU. y compañero de habitáculo de Manuel Eliçabe en varias ediciones de la Mille Miglia. “Los tres autos celebrados en la Explanada Nacional representan una historia auténticamente americana de talentosos constructores que modificaron autos de serie por razones de prestaciones o puramente de estilo. Estos trío conforma un verdadero tesoro de los primeros días de los hot rod, los autos custom o los low riders. Será la primera ocasión en que visitarán Washington y ¡vaya que tendrán protagonismo!”.

La HVA espera que sean cientos los hot rods, autos custom y low riders que se acerquen a la capital del país durante el tiempo de exhibición. Estas tres semanas de muestras en 2017, de acceso libre, darán continuación a la exposición de dos semanas en 2016 en que los autos exhibidos fueron el White Steam Car de 1909 perteneciente al presidente William Howard Taft y el Willys Jeep CJ-6 1962 que utilizó durante años Ronald Reagan.

Cars-at-the-Capital-2016_2_Courtesy-of-HVA_Casey-Maxon

Cars-at-the-Capital-2016_1_Courtesy-of-HVA_Casey-Maxon

5 Comentarios, RSS

  1. Valentín 04/04/2017 @ 12:40 pm

    Hermoso el “tapas planas” rojo. Interesante el bucéfalo verde simil al Monterrey ’50 que usó Stallone en Cobra. Estirpe de gigantes bautizados por los tuercas yankees como “Lead Sled” (trineos de plomo).-
    Del primero, prefiero recordar el “Sweet Gipsy Rose” de Tony Orlando en la exquisita versión de Ray Coniff y su coro…”Say has anybody seen my Sweet Gipsy Rose”.-

  2. Gaucho Pobre 04/04/2017 @ 1:40 pm

    Pobre Impala, si bien nunca fueron de mi agrado, no se merecía llevar esos feos tatuajes sobre su piel.
    Pésimo gusto los Lowrider.
    El White se ve enorme.

  3. Ignatius Reilly 04/04/2017 @ 4:58 pm

    Rifle santario para el destructor del Impala. El interior es una pesadilla.

  4. José del Castillo 05/04/2017 @ 1:21 am

    Yo creía que a mi edad había visto todo, o casi todo de lo desagradable que podía ofrecer Estados Unidos, automovilísticamente hablando. Veo que me equivoqué, siempre pueden agregar algo más al horror.

  5. danielc 05/04/2017 @ 3:21 am

    Veo esas series que pasan en Discovery sobre tipos que se dedican a customizar autos y no dejo de decir para mis adentros “que lástima”.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

IMG_7054

Ford Fairlane descansando en larga siesta a la sombra de sol picante. Tilcara, Jujuy,... Seguir Leyendo >>

11