Los trapecios de Giorgetto

Hernán Charalambopoulos
thumb_3164_1622d7f17a6e24879ba1744f5c73696f
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Esto de vivir en la playa tiene sus cosas, como por ejemplo estar desvelado, bajar al chiringuito sobre la arena (no hice mas de sesenta pasos desde mi cama) y charlar amablemente con la camarera, que con amplia sonrisa me pone otra cerveza para encarar lo que será otra madrugada de estrellas sobre el mar. Como no es todo lo linda que tres cervezas hacen ver (necesitaría pasar a infusiones más severas para juntar valor), decido tomar el teclado y desviar mi atención una vez más hacia a los autos.

Hemos de comenzar, divagando sobre el trapecio de Guigiaro y de cómo el famoso designer le fue sacando rédito a esa pobre figura , exprimiéndola hasta límites insospechados para el cerebro humano… Sin entrar en detalles de estudios volumétricos que aburrirían hasta al más fanático, nos limitaremos a sobrevolar algunos de los derivados del noble y básico elemento. Todo empezó en 1970 con el Porsche Tapiro, y se radicalizó con el Maserati Boomerang en 1972, y el “Asso di picche” de 1973. Lo demás es historia conocida, y veremos como toda una generación de Volkswagen, y luego de Fiat (entre otras) fueron trabajados bajo el mismo rigor geométrico. Si hasta el primer Seat Ibiza, objeto de culto para los youngtimers y derivado del Isuzu Piazza, tiene rémoras de sus eufóricos trazos a golpes de escuadra sobre el tablero…

Si analizamos el trapecio como figura, vemos que dentro de su irregularidad, genera contrastes visuales que “sientan” una superficie cuando esta apoya en su lado mayor, o bien “cierran” la misma cuando su lado menor está en el plano superior. La capacidad de ensamblar distintos trapecios en un mismo cuerpo con diferentes proporciones entre si, buscando nuevos equilibrios, ha hecho de Giugiaro (además de un hombre billonario) el sastre de moda en la industria del automóvil durante muchos años.



Para el rebaño, vale aclarar que no era nada fácil hacer autos que queden en la memoria por aquellos tiempos, ya que no había mucho desarrollo de superficies. La tecnología impedía ser optimista a la hora de plasmar ideas sobre un producto industrializado para el consumo masivo. No se podían hacer radios pequeños, ni tampoco cortes y demás firuletes en plásticos y chapa, ya que la matricería no estaba tan desarrollada como hoy en día. Traduciendo, diríamos que no era posible (como si lo es hoy), que se junten un par de franceses de transitada retaguardia y se pongan a tirar latigazos sobre una albóndiga de arcilla, para luego denominar sus andanzas plásticas  como “ La nouvelle conception dell ‘automobile” o algo por el estilo….

Con las limitaciones tecnológicas que imponían superficies planas y jugando con proporciones, nada mas que eso, Giorgetto se las arregló para hacer objetos que quedaron marcados para siempre en la memoria de los fanáticos y no solo. Gran mérito entonces para este mago del equilibrio que con pocos elementos logró dar vida a generaciones de automóviles, y sobre todo con esos mismos elementos dar identidades completamente diferentes a marcas que tienen patrones genéticos opuestos ente sí.

Salute maestro…¡La cuarta birra es para usted!

26 Comentarios, RSS

  1. Pablo Felipe Richetti 29/07/2011 @ 7:52 am

    Notón !!!
    Siga con las birras que le sientan bien, de acá acompañamos… a ta santé.
    Abrazo.

  2. morgan. 29/07/2011 @ 8:00 am

    Griego…….que bueno tomarse unas cañas en la playa y delirar con Giorgeto…..muy linda nota.

    PD1: les tengo fe con los nuevos Seat……
    PD2: mi papá me enseño que un vaso de agua no se le niega a nadie, aunque sea melliza, china o gallega con bigotes.

  3. Peraluman 25 29/07/2011 @ 8:13 am

    La camarera lee Retrovisiones, la vi meand… en una botellas de cerveza.

  4. mastergtv 29/07/2011 @ 8:54 am

    Grande Griego,muy buena clase del porque del trapecio,a distancia.
    Muy buenos ejemplos,de aplicacion de la subestimada figura geometrica,aunque falto mi favorito…
    Abrazo Alfista
    OO=V=OO

  5. Fluence 29/07/2011 @ 9:44 am

    En la época que salió el primer Ibiza leía muchas revistas españolas y me encantaba ese auto. Me acuerdo que había una versión que competía en los rallys españoles que tenía dos motores : Seat Ibiza bimotor, su nombre oficial. Me parece que no duró mucho, pero que lindo era.

  6. Fluence 29/07/2011 @ 9:46 am

    Las explicaciones sobre el trapecio, una auténtica clase magistral de diseño automotriz. Gracias, Hernán.

  7. Fede 29/07/2011 @ 10:15 am

    Interesante nota. ¿Asso di qué era el BMW basado en la serie 3? Muy bueno el eufemismo utilizado con los franceses…

  8. Papanuel 29/07/2011 @ 10:34 am

    “… que se junten un par de franceses de transitada retaguardia y se pongan a tirar latigazos sobre una albóndiga de arcilla, para luego denominar sus andanzas plásticas como “ La nouvelle conception dell ‘automobile” o algo por el estilo…”

    Chapeau! Me gustan los autos de líneas simples. Espero que pronto vuelvan a la moda. Muy interesante lo del trapecio.

  9. gallego chico 29/07/2011 @ 10:47 am

    Pienso igual que Papanuel. Líneas simples como el Uno que de simple no tiene nada pero lo parece.

  10. a-tracción 29/07/2011 @ 11:57 am

    Viendo la foto de Giorgetto con la maqueta, se ve una clara transicion entre el prototipo BMW Turbo disenado por Bracq y las lineas mas rectas y no menos atractivas del M1. Que buena nota, Hernan.

  11. Federico Sierpien 29/07/2011 @ 12:53 pm

    Muy buena nota!!

  12. Juancega 29/07/2011 @ 2:21 pm

    Magistral lección!!!!!!!!!! La próxima será sobre ¿Cómo dejar de pensar en las curvas del Miura y Canguro y ensamblar los trapecios?

    P.D. El cuello de la camisa de Giorgetto es fenomenal.

  13. sangui 29/07/2011 @ 4:11 pm

    En el año 88 creo me compre un Seat Ibiza 0 km. sobre la tapa de válvulas de aluminio tenia la leyenda System Porsche. Este detalle me encantaba. Lindo auto, muy rápido para sus 1500 c.c. pero medio blandito de terminaciones. Me dio buen resultado. El mío era azul metalizado.

  14. Alejandro Conzon 29/07/2011 @ 8:25 pm

    GRACIAS DE NUEVO.Muy ilustrativa nota agraciada por la malta y demás efectos. Tendría que empezar a cobrar por leer estas notas ya que esta dando cátedra como en el estudio, faltan los respectivos latigazos y revoleo olímpico de marcador AD por ruedas torcidas, reminiscencia DS3ista y demás…
    Respecto al mamut embarazado y los Franceses con su retaguardia transitada toda, contesto:
    -Gamma/ montecarlo(no serán del segmento del mamut premiado pero bue)
    -Vel Satis /Argos /CX / inicial

    Abrazo!

  15. raulito 29/07/2011 @ 8:32 pm

    quien quisiera estar desvelado en tu lugar… por aqui el frio y el encargado del edificio no dan ganas de bajar a saludarle.. ni con unas copas de vino..

  16. pinco 30/07/2011 @ 10:59 am

    hola !! me quede pensando en otros diseños de Giorgietto para la posteridad ; Renault 12 , De Lorean , Lotus Esprit y …Fiat Panda!!!un abrazo de Pinco

  17. Fluence 30/07/2011 @ 1:23 pm

    ¿¿¡ El R-12 tambien era de Giorgetto!??

    Siempre lo recuerdo como el primer auto que miré detalladamente, a los 3 o 4 años, cuando hacía poco que había salido. La caída del techo con esa especie de “escalón” hacia la luneta me llamaba mucho la atención.

    ¡¡¡Que capo por Dios!!!

  18. Papanuel 30/07/2011 @ 5:39 pm

    Hmmm, los de Renault (empresa estatal por ese entonces) pagando a un estudio de diseño? ¿Para qué, si la tenían a Citroën para hacerle espionaje industrial? Jaja

  19. Marcelo 30/07/2011 @ 7:03 pm

    Casualmente estaba leyendo anoche la revista española Clásicos Exclusivos, número 64, y hay un artículo sobre el Boomerang y el Tapiro, ambos coches tuvieron un dueño argentino acá en España: Waldo de los Ríos.

  20. Papanuel 30/07/2011 @ 9:54 pm

    UUUUUUUHHHH! Yo me acuerdo de ver a Waldo de los Ríos en los Sábados circulares de Mancera que había llevado a su estudio a un Lamborghini Jarama. Es más, se lo había tocado en la trompa un colectivo… El auto en sí fue la atracción del reportaje.

  21. Juancega 31/07/2011 @ 12:33 pm

    PINCO: ¿seguro el R-12? El Renault 21 creo que si lo dibujo G.G.

  22. pinco 01/08/2011 @ 10:06 am

    Hola !! casi seguro !! Waldo y la mujer preferian tener perritos a hijos en el reportaje !buenos o malos recuerdos ?? hay un auto Britanico ( creo Morris ) onda Alfetta GT / R 12 ; sedan cuatro puertas cuatro faros , con todo el aporte de Jorgito ; buscar !!!como diria un amigo mio ..”todos tenemos nuestros zapallitos en la quinta”…
    un abrazo de Pinco

  23. Papanuel 02/08/2011 @ 5:34 pm

    Pinco, el que dice usted es el Austin/Morris/Wolseley 18-22 más tarde rebautizado Leyland Princess. Según dice Wikipedia, no fue Giugiaro enl diseñador

  24. pinco 03/08/2011 @ 1:19 pm

    Hola !! estimado Papanuel ,tiene razon , fue una asociacion de ideas a partir del calcazo !!creo que en todas las epocas se han copiado los diseños exitosos o de moda y esta no es la excepcion ,un abrazo de Pinco

  25. Lao Iacona 06/11/2015 @ 5:32 pm

    Excelente nota. Giugiaro un one-off.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*