Medio siglo de vida para el Mazda Cosmo Sport

vadeRetro
dsc9573
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

dfl5877

Un momento parteguas en la historia del automóvil aconteció 50 años atrás cuando Mazda presentó finalmente su modelo de producción del Cosmo Sport, con motor rotativo Wankel. El estilizado coupé de dos plazas marcó el inicio de un legado para la marca japonesa que continua hasta el presente, una tradición de autos divertidos de manejar y éxitos deportivos basados en tecnologías que se salían del libreto.

Allá por 1967, el Cosmo Sport fue el primer auto movido por un motor birotor. Conocido fuera de Japón como 110S, se trataba también del primer deportivo de Mazda, sentando las bases sobre las que luego potenciarían el mensaje autos como el RX-7 o el MX-5 Miata, y por que no, cada auto que haya salido desde entonces de las lineas de montaje de la marca japonesa. Aunque sólo se construyeron 1.176 ejemplares, el Cosmo Sport fue un “antes y después” para la marca, ayudándola a la transformación de ser un fabricante enfocado en los vehículos comerciales y los pequeños citadinos a una marca con otro carácter, con características únicas con su acercamiento no convencional a la ingeniería y también al diseño.

dsc9449

dls5431

El desarrollo de la planta motriz que se encuentra debajo del capot del Cosmo Sport ejemplifica de espíritu innovador de la marca y una tradición de no entregarse que se hace evidente 50 años después. El prototipo del Cosmo Sport se presentó por primera vez en el Salón de Tokio de 1964, en plena era espacial y un mes antes de comenzaran los Juegos Olímpicos celebrados en la capital japonesa. Les llevó cerca de tres temporadas a los ingenieros de Mazda superar todos los desafíos para hacer comercialmente viable al motor rotativo, probando los prototipos del Cosmo Sport durante cientos de mites de kilómetros antes de presentar el modelo. De hecho, se fabricaron una veintena de unidades de preserie sólo para test de ingeniería y otras 60 para abastecer a las concesionarias de autos de test drive para que los automovilistas se familiarizaran con un modelo tan revolucionario y con las nuevas intenciones de la marca. A pesar de que una docena de compañías firmaron licencias con NSU para desarrollar la nueva tecnología propuesta por el fabricante de autos y motos alemán, finalmente una sola consiguió hacerlo con verdadero éxito.

Habiendo aprovechado el potencial del rotativo para llegar a entregar niveles de prestaciones equivalentes a motores muchos más grande y pesados de pistones convencionales, Mazda continuaría con este desarrollo patentado por el alemán Felix Wankel, hasta producir cerca de 2 millones de ejemplares equipados con motores rotativos, incluso consiguiendo notables éxitos deportivos. El RX-7, por ejemplo, dominaba su categoría en las competencias de IMSA durante los años ochenta. Pero el triunfo más clamoroso para Mazda en pista tendría lugar en 1991 cuando el Mazda 787B movido por un motor de cuatro rotores y 2.6 litros, capaz de producir 710 caballos, venció en las 24 Horas de Le Mans. Fue la única victoria en la historia de esta carrera de endurance para un motor de explosión no alternativa y la primera -y también única por el momento- para una marca asiática.

Fotos: Prensa Mazda

dsc9162

dls5435

dls5432

_DSC9874

_DSC9912

_DSC9906

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*