Melón vino para el auto argentino

Diego Speratti
melon
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Cuando leí el comentario de Alejandro Marino en el post de la Di Tella Traveller, se me ocurrió proponer una «batalla de gallos» entre él y Carlos «El Negro» Neira, el legendario periodista, otro talentoso Radragaz, famoso por animar etapas eternas de operativos especiales en las revistas Parabrisas/Road Test/Auto Test con larguísimos monólogos vía handie construidos solamente con palabras que llevan la vocal A. Los compañeros de viaje también eran rebautizados por «El Negro», y así Jorge «Urraca» Maggi era «La pájara parca para gastar» y el fotógrafo Miguel Tillous, «Camarada cámara saca placas». Vamos a ver si se pueden coordinar las agendas…

Ya que estamos con esta cosita del idioma y la palabra, la tradición de la payada no está muerta, y para muestra vale mucho la pena la escena final de la película «Charco» sobre música rioplatense. O en su defecto acercarse a cualquier festival folklórico/costumbrista/tradicionalista…

Pero una derivación de la payada mucho más actual e infinitamente más popular son las «batallas de gallos», en las que dos vocalistas se «provocan» y contestan improvisando letras y rimas sobre una base de música hip hop. El freestyler argentino del momento se llama WOS, tiene 21 años, fue el campeón internacional de la Batalla de Gallos Red Bull 2018, y durante este año ha sacado videoclips de las canciones de su primer disco, Caravana, que no paran de sumar millones de visualizaciones.

WOS es bien porteño; se crío en el encantador Barrio Parque Los Andes (junto a la plaza de igual nombre, la del mercado de antigüedades más auténtico que queda en baires), en Chacarita, pero eligió como locación para su videoclip Melón Vino, que lleva más de 17 millones de vistas, una concesionaria de autos que grita conurbano a los cuatro vientos. Allí, entre deliciosos objetos de época y materiales de construcción fieles a la propuesta arquitectónica, en el salón aparecen a la venta varios clásicos nacionales (un Fiat 128, dos Torino ZX, un VW-Dodge 1500) que ganan protagonismo mientras se desarrolla la trama. Y en el otro rincón, contempla la escena un importado identificado con sello de lacre con los años menemistas: un BMW E36 Compact.

Melón, vino, conurbano, clásicos vernáculos y, personalmente, intercambios musicales con mis sobrinos; todo ensamblado en uno de los videoclips del momento.

1 Comentario, RSS

  1. @autazos 09/10/2019 @ 1:30 pm

    Que posteo jugado, te banco mucho Diego! Un mundo nuevo este que mostrás. Agrego que las locaciones (estoy casi segurísimo) se utilizaron en Un gallo para Esculapio (la concesionaria y la estación de servicio que se ve desde la toma aérea).

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

ALFA

Comienza una nueva semana y desde aquí les enviamos los más cálidos deseos de que... Seguir Leyendo >>