Mi clásico: Saamba de uma nota só

Alejandro Tasso
IMG_3785
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_3579

En este «vale todo» emocional de los días que nos tocaron voy a unir lo útil a lo agradable y contarles la pequeña historia de mi clásico, y de paso mandar un rebuscado saludo…

Allá por abril del año 2006, al llegar a casa desde la oficina me pasaron un mensaje breve: “Te llamó Pelusa, quiere que la llames”. Para los que no la conocen, Pelusa es una de esas personas mágicas que aparecen en la vida sin que medie consanguinidad. Así que pensando a que objeto le tocaría esta vez una intervención para devolverlo al servicio activo devolví el llamado a la brevedad.

Esta vez no se trataba de restaurar ninguna artesanía exótica. Me explicó que habiendo tomado la decisión de  desprenderse de su auto se acordó de mi frase de algún domingo post-asado: “Avísame cuando lo quieras vender”. El vehículo era un Saab 900SE Cupé que estaba en su poder desde nuevo, y había sido el objeto mimado de su marido, otro ser especialísimo.

IMG_7472 (2)

IMG_6841

Combinamos un encuentro en la estación de servicio Petrobras (hoy Puma) de Blanco Encalada y Uruguay, en Victoria, para coincidir con un lavado y tomar un café mientras evaluábamos los detalles de la operación.

Llegado el día allí fui y, después de una breve revisión, nos pusimos de acuerdo, con la salvedad de que me estaría “prohibido” siquiera pensar en la ominosa sigla “GNC». Era sólo volver a la oficina y chequear para que día estarían los fondos disponibles. Lo demás, cumplido ese paso sería como dicen los decretos: “De forma”.

Obvio: como puso Hernández en boca de Fierro: “nunca faltan encontrones cuando un pobre se divierte”. Justo por esos días pasaron cosas y hubo que salir a auxiliar a alguien de la familia… y hacia allí se reasignó la partida presupuestaria prevista para la operación.

Para no perjudicarla le avisé a «Pelu» (no sin un dejo de tristeza) que dispusiera nomás del auto y avanzara con la compra de su O km. Al tiempo supe que el 900 había sido entregado en un concesionario como parte de pago de algún Ford.

IMG_3785

IMG_2964

En el bolsillo del parasol de mi Peugeot 306 gasolero quedó doblada una impresión del VIN decoder de los Saab. Pasaron los meses y en marzo de 2007 me tocó hacer una “guardia” laboral un sábado. Para mitigar el aburrimiento me agencié un ejemplar de Clarín para hojear mientras esperaba en el bar de una estación de servicio. Cumplido el compromiso de trabajo, el diario pasó al asiento trasero. Pasó el domingo y entrada la semana al dejar el auto en la cochera junto con la valija subió el diario viejo. Allí quedó sobre una pila de papeles hasta que en una pausa se me ocurrió dar una mirada a los clasificados. Pasaron todos los «ceros» y los usados hasta que un mínimo clasificado de una línea contenía las palabras mágicas: Saab 900SE Cupé, y un teléfono de la Zona Norte del AMBA. Caramba, me dije y empecé a tratar de rastrear por Internet. No recuerdo la página, lo cierto es que el auto estaba en un aviso con foto. Y por cierto, ¡era el 900 de Pelusa!

El resto es poco original. Más allá de alguna discrepancia con el vendedor que insistía con que el auto era automático (sin saber que yo sabía que si el séptimo dígito era un 5 la caja era manual de 5 marchas). Quedamos en que el sábado pasaría por la agencia a charlar un rato.

Al fin el sábado, después de «una salida en kayak», cerramos la operación y para la semana siguiente una vez terminada la transferencia me subí al tren para ir a retirar el que desde entonces fue bautizado por mis socios como “el perro verde”, aunque a mis espaldas lo llamen “el auto para toda la vida”.

Durante un tiempo compartió tareas con el 306 hasta que este se jubiló definitivamente y fue radiado del servicio activo. Hoy, cambio de hábitos mediante, comparte tareas de traslado con una bici Trek Serie 4 Rodado 26″ y espera el fin de la cuarentena en su cochera. Juntos conocimos el Noroeste, San Juan y hasta nos animamos a las playas de Santa Catarina, en Brasil. Hoy, Pelusa cumple 80 años y hubiéramos debido ir con el Saab a verla a su casa de Tigre, de no haber mediado el ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio).

Fotos: Alejandro Tasso

————————————————————————————————————————————————————-

Invitamos a los lectores de vadeRetro a presentarnos sus vehículos históricos o sus colecciones. Pueden enviarnos las fotos e información por mail a info@vaderetro.com.ar o por wsp al 0054 (911) 6727 0507.

IMG_2604

IMG_2601

IMG_2615

IMG_1733

IMG_3841

IMG_2339

IMG_3864

IMG_2043

IMG_1996

IMG_1680

IMG_0403

20190303_180050

IMG_7596

20171006_123541

IMG_3873