Milanesa a la turinesa

Hernán Charalambopoulos
1437432alfa_romeo_164_proteo_concept_6
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1437432alfa_romeo_164_proteo_concept_6

Muchos celebraron allá por el año 1995 la llegada de la nueva generación de deportivos de Alfa Romeo: la GTV y el Spider, por primera vez en configuración de tracción delantera, sorprendían, sobre todo el coupe cerrado por la calidad y calidez de sus líneas.

Pocos sin embargo saben que muchos de esos elementos fueron tomados del concept car “Proteo” nacido a finales del año 1990 del lápiz del volcánico Alberto Bertelli, un genial diseñador y a la vez pésimo político a la hora de desempeñarse dentro del ambiente de un estudio de diseño. Se ganó la fama de lo primero a fuerza de ejecutar grandes diseños como el que vemos y la segunda por sus célebres peleas con Walter de Silva (entonces director de la marca) que lo llevaron a quedar confinado al lugar de tutor de nuevos diseñadores y pasantes de la marca. Allí fue cuando entré en contacto con él y sus increíbles historias.

alfa_romeo_164_proteo_concept_1

alfa_romeo_164_proteo_concept_5

El Proteo o “164 Proteo” es un desarrollo basado sobre la berlina que pretende (y luego logra) imponer un estilo definido a un coupe de alta gama de la marca con esa base mecánica. Sabemos que poco después la economía de escala de Fiat Auto impuso la plataforma del Fiat Tipo como base para el proyecto y a Pininfarina como ejecutor del diseño final.

Las malas lenguas en Turín dicen que el diseño del GTV ya estaba listo a finales de los ochenta, mientras que en Milán dicen todo lo contrario: que los turineses “tomaron prestado” el estilo del Proteo para que Enrico Fumia, diseñador de los Alfa de producción bajo el nombre de Pininfarina completase la obra potenciando la línea de cuña y dando una vista lateral con cola más corta y trompa larga que aumentaba a agresividad gracias al “desbalanceo” de los mismos, pero por sobre toda las cosas ocultaba la gran masa mecánica que colgaba del eje delantero…

bbbbbbb

1996-alfa-gtv

 

 

Sea como fuere la verdad de esta “milanesa turinesa”, desde aquí un sincero aunque escueto homenaje al lápiz de Alberto Bertelli y su obra. Sonrisas y alguna carcajada al recordar las barbaridades que decía a la hora de hablar de quien luego fuera uno de los más destacados diseñadores de estos tiempos.

bertelli

 

3 Comentarios, RSS

  1. Beppe Viola 04/04/2016 @ 8:21 am

    Como me gustarìa conocer (aunque sea “in lingua originale”) lo que decìa de Don Walter… Ud que las viviò en directa, nos las puede contàr ??….. juro que no se lo digo a nadie……
    Notar que este auto anticipò de varios años el techo duro replegable y ocultable que fuè el caballito de batalla del MB SLK
    El prototipo, completamente funcionante, fuè hecho por la Carrozeria Stola, monta el grandisimo “Busso” V6 de 3l y la tracciòn integral permanente que se viò mas adelante en el 164 Q4 y tiene ademàs el tren posterior direccional (que ayudò a desarrollar un colega mio) y ahora està descansando en el museo de Arese (fueron hechos dos show car màs, creo no funcionantes, que resultan demolidos)
    El color “rosso proteo” gustò mucho a la direcciòn y fuè volcado a la produccion Alfa por muchos años màs

  2. Marcelo Beruto 04/04/2016 @ 10:51 am

    En rigor de verdad no eran deportivos. La GTV era una coupé ejecutiva y la otra un convertible. En general Alfa ofreció pocos deportivos. Deportivo es un 4C.

  3. Güilbeis 04/04/2016 @ 12:54 pm

    A mí me parece que ambos tomaron bastante del SZ/RZ.
    Para mi gusto, poco agraciados los dos. La cola del Proteo con el techo retraído bien podría ser la de un autoelevador japonés, contrapesos incluídos.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

10933920_785614561517614_890621287844698238_n

Hace ya un par de años que enero se ensaña conmigo pidiendo que me rinda ante su... Seguir Leyendo >>

17