Montevideo festejó los 50 años del BMW 2002

Jorge Sanguinetti
DSC_0401wlider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

DSC_0390

El sábado 10 de noviembre, a pesar de las impresionantes precipitaciones que hasta hicieron suspender un una final de Copa Libertadores en Buenos Aires, se recordó por parte de los entusiastas orientales los 50 años del lanzamiento del BMW 2002.

Este celebrado producto de la casa de Múnich llegó justo a tiempo para evitar que la fuerza de atracción gravitacional de la estrella de Stuttgart la pusiera a girar en su órbita.

El 2002 tiene un gran prestigio y un aura mítica importante en estas costas, ha quedado en el recuerdo de la muchachada tuerca como el auto que todos quisieron tener. Las razones principales fueron que el inquieto empresario gallego José Arijón logró armar en Montevideo 750 ejemplares del 2002 (su empresa fue la única en el mundo que fue autorizada para hacerlo).

DSC_0384

DSC_0362

“El Gallego” Arijón (conocido por todos de esta manera) tenía una fuerte inclinación por el automovilismo deportivo. El 2002 ganó las principales carreras de pista y ruta en Uruguay y ese recuerdo quedó fuertemente anclado en la memoria de los nostálgicos del deporte motor.

El festejo por el medio siglo comenzó a media mañana en la casa central de Motorhaus (representante de BMW), en las cercanías del imponente Palacio Legislativo. Luego de tomar fuerzas alimentados por cortesía de la casa partieron por la rambla de la ciudad hacia la llamada curva del (Museo) Oceanográfico o “de la muerte” (unos cuantos 2002 fueron estrellados ahí en las agitadas noches de sábados setentosos…).

Se concentraron unos minutos para luego seguir hasta el Museo y Parque Fernando García, punto final de la caravana donde además de la colorida paleta de 2002 se pudo admirar una muy cuidada colección de carruajes.

Fotos: Maxi García / Video: Santiago Vila

DSC_0371

DSC_0354

DSC_0363

DSC_0349

DSC_0373

DSC_0401

 

 

5 Comentarios, RSS

  1. @autazos 12/11/2018 @ 9:17 am

    Autazo. Que obsesión que no comprendo por los faros auxiliares.

  2. Federico Sierpien 12/11/2018 @ 11:06 am

    Un 2002 no existe sin faros auxiliares, esta en su ADN ya integrado.

  3. TIMO MASS 13/11/2018 @ 12:42 am

    No tenía idea de que este autazo se había fabricado en Uruguay.
    Se produjo allí la versión 2002 Tii de 130 CV?
    Con Kugelfischer y todo?
    Este año en Autoclásica vi a un tipo comprar un libro de tapa dura dedicado a este modelo pagando cash $ 3.000.

  4. Oscar Méndez 13/11/2018 @ 3:29 pm

    Las rutas de la época y la velocidad de los 2002 hacían que los faros adicionales fueran una medida razonable más que una moda. Además, a mí me gustan…

  5. Gringo Viejo 13/11/2018 @ 8:24 pm

    Faros auxiliares para todos y todes! Sirven más que nada para esos casos en que uno tiene un paisano de mis pagos detrás del paragolpe trasero con las luces altas prendidas. No es nada personal, hay que entender que si lo sacaron de la concesionaria con las luces altas prendidas así andarán por el mundo. Lo mismo los indicadores de viraje. He visto algunos llegar de azul hasta bolivar con el intermitente prendido. Bueno, en ese caso uno aminora, lo deja pasar, se acomoda detrás del gaucho encandilador y al grito de “!aura sotreta ponete el bronceador, aijuna!”, enciende todas la luces como un arbolito navidad. Pequeñas venganzas de tierra adentro.
    GV

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*