Pánico y locura en Le Mans

vadeRetro
Porsche-936-3-retouche_opengraph
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

AUTO - LE MANS 24 HOURS 1977 - PHOTO : DPPI N°4 - JACKY ICKX - JURGEN BARTH - HURLEY HAYWOOD / PORSCHE 936 MARTINI - ACTION - WINNER

Recuperar la confianza compitiendo en Le Mans en el mes de junio, y llegar por todo lo alto al circo de la Fórmula 1 en julio. Parecía un desafío relativamente sencillo para los dos gigantes franceses: Renault y Michelin. Pero, como sus Alpine A442 Turbo habían podido comprobar de forma tan concluyente en 1976, derrotar a Porsche nunca ha sido tarea fácil.

Nada había quedado librado al azar. Un renovado modelo con cola larga fue testeado sin descanso ni piedad en el circuito de Paul Ricard, visitando incluso aeródromos y autopistas recién estrenadas para replicar lo que se encontrarían ya en carrera en la recta de Mulsanne. Se construyeron tres nuevos chasis (para una única carrera) y era muy numeroso el personal del equipo pintado de amarillo, los colores de Renault Sport. No se había visto nada igual desde la política de tierra arrasada de Ford a mediados de los años 60.

Definitivamente Porsche era un hueso duro de roer, pero un hueso al fin, con posibilidad de quebrarse. Su tan probado modelo 936 había sido modificado nuevamente: era ahora más corto, bajo y estrecho, desarrollado sobre un chasis ya existente y con 20 caballos extra y una mejor respuesta al acelerador, obtenida gracias a la incorporación de un segundo turbocompresor. Un presupuesto ajustado restringió su preparación a la pista de pruebas de la compañía en Weissach y limitó su participación en carrera a sólo dos vehículos inscriptos. Y Jacky Ickx sólo podía conducir uno por vez…

El belga se había desenamorado de la Fórmula 1 y había caído en desgracia en el seno de su equipo. Limitado a una aparición esporádica en Mónaco, sustituyendo a Clay Regazzoni en el equipo Ensign, se había concentrado en las carreras de autos sport. Su emparejamiento con el tricampeón en Le Mans Henri Pescarolo se antojaba desigual frente a la otra tripulación de Porsche que juntaba al ingeniero alemán Jürgen Barth y al novato americano Harley Haywood. Sin embargo, el auto de Ickx y Pescarolo debió retirarse cuando marchaba segundo y con apenas 45 vueltas completadas a causa de un pistón díscolo.

El equipo alemán decidió darle trabajo extra a Ickx incorporándolo al auto de Barth y Hailwood. El efecto fue el de un viento huracanado. Cuando todo el mundo daba por perdido al segundo Porsche, debido a un defecto en la bomba de inyección de combustible que le costó al equipo 30 minutos reparar y descender hasta la posición 41 después de sólo 2 horas, el auto #4, con los colores de Martini, empezó a resucitar.

1977-24-hours-of_lemans-01-1024

Aunque este auto era más sobrevirante que su propia unidad, Ickx daba zarpazo tras zarpazo  durante la noche y se hizo con el récord de vuelta, mejorando el tiempo conseguido por el Matra de François Cevert en 1973. Por si fuera poco, el Porsche era capaz de prolongar 5 vueltas adicionales sus entradas a boxes para llenar el tanque de combustible.

En apariencia, no había necesidad alguna para que Renault entrará en pánico, aún… Ni siquiera afloraron los nervios cuando su tercer auto, retrasado 10 minutos antes de la carrera debido a una fuga en el múltiple de admisión, sufrió problemas en un pistón a las 3 de la mañana.

Las verdaderas razones para preocuparse comenzaron cuando su segundo bólido sufrió una avería en la caja de cambios que le hizo perder 90 minutos. Un piñón todavía seguía en terapia intensiva cuando el Porsche consiguió adelantarlo.

Sin embargo, para ese entonces la ventaja del primer Alpine era de seis vueltas y no parecía que Jean-Pierre Jabouille y el único piloto no francés del equipo, Derek Bell, fueran a dejar que esa brecha disminuyera. Pero a las 9 de la mañana, otra vez el motor francés volvió a fallar. Ickx y Porsche eran ahora los líderes.

Patrick Depailler, con su caja de cambios reparada, era la última esperanza para Renault. Sin embargo, ésta se esfumó con cuatro horas por delante (¡otra vez un pistón!). Los reproches, las acusaciones y los exámenes de conciencia no tardaron en llegar.

¡Esperad un segundo! Hay humo saliendo de la parte de atrás del Porsche…

Porsche-936-3-retouche_opengraph

Si nos remontamos a la carrera de 1976, recordaremos que Renault le había ofrecido su transmisión al equipo británico Mirage. Sobre relacionados con sus neumáticos de gran diámetro, la imposibilidad de los bólidos de Mirage para aprovechar el rango alto de revoluciones en recta los hacía poco competitivos, pero muy fiables. Ahora, en la edición de 1977, uno de ellos se había quedado sin combustible después de 59 vueltas, pero a falta de 45 minutos para terminar las 24 horas, el auto sobreviviente, conducido por Jean-Pierre Jarier y Vern Schuppan, estaba de repente a la caza del Porsche líder.

Mientras tanto, el equipo alemán analizaba a partes iguales tanto su máquina como el reglamento. La decisión de empezar a competir de forma conservadora y sin acelerar a fondo había resultado ser un error y la consecuencia era que la mezcla pobre derivaba en un pistón dañado.

Sin embargo, no todo estaba perdido. Un auto podía clasificarse completando la última vuelta en un tiempo determinado después de su penúltima vuelta. Un plan se había comenzado a cocer.

Con una bujía desconectada y un reloj de enorme tamaño pegado a su volante, Barth lanzó al herido 936 a la pista. El barbudo alemán fue seleccionado para esta estresante tarea debido a su amplio conocimiento mecánico y porque Ickx había llegado al máximo permitido de tiempo al volante. La ventaja seguía siendo grande, pero no había ninguna garantía de nada. A las 3.59 de la tarde, Barth comenzó la vuelta definitiva.

Volviendo atrás el calendario y remontándonos al año 1968, Ickx, conduciendo un Ford GT40 (con el equipo JWA, que era el mismo que ahora corría con los Mirage), le había negado su victoria inaugural a Porsche en Le Mans en un emocionante final. En aquella ocasión, sentía que tenía el control de la situación y en ningún momento perdió la confianza en su máquina.

Pero esta vez, en el apogeo de su carrera, estaba indefenso y nervioso. Había realizado una de las actuaciones más sublimes, probadamente la más dura por el mayor lapso de tiempo de la que se tenga memoria en Le Mans. Con su auto arrastrándose metro a metro hacia la meta, finalmente el Porsche #4 conseguiría superar a tiempo la meta y con ello Ickx conseguiría un hat trick de victorias en Le Mans, empatando el récord de mayor número de victorias conseguidas hasta aquel momento.

Historical poster Le Mans 1977

Este relato de la hazaña de Jacky Ickx fue escrito por Paul Fearnley y hace parte de la campaña “Great Fightbacks” desarrollada por la marca de neumáticos Dunlop, en la que se recuerdan diez grandes momentos en la historia del automovilismo, protagonizadas obviamente por autos calzados con neumáticos de esta marca.

Los interesados tienen la oportunidad de votar su historia favorita en www.greatfightbacks.com desde el 21 de enero de 2016 hasta el 29 de febrero. Durante las próximas semanas, Dunlop seguirá desvelando las diez historias por orden cronológico.

13 Comentarios, RSS

  1. Beppe Viola 19/02/2016 @ 8:54 am

    Heròica y pragmatica soluciòn de Barth…..
    El reglamento decia que venia clasificado todo aquel que hiciera un giro completo al cumplirse la 24ma hora con almenos un tiempo tres superior a su tiempo en clasificaciòn…. Al Porsche, que tenia un pistòn agujereado gracias a un valvulazo, le quitaron el inyector y la bujia y humeando y arrastrandose llegò a cumplir la ultima vuelta a tiempo…
    Como decia el quintuple, las carreras se ganan cuando bajan la bandera a cuadros,…

  2. morgan. 19/02/2016 @ 9:36 am

    uhhhhh que buen relato……….los estoy viendo a los muchachos de Porsche cortar clavos, comerse las uñas y escabiandose a mas no poder después de terminar la carrera…..

  3. MARIO 20/02/2016 @ 8:45 am

    Muy buen relato. De la clasificación surge una muy buena carrera del De Cadenet Lola LM ( T 380?) y del Inaltera ambos con motores Ford Cosworth si mal no recuerdo.

    • Pablo Felipe Richetti 20/02/2016 @ 9:00 am

      Mario, también es notable el digno 4º puesto de Ragnotti. será “Jeannot”, quién si no? Al año siguiente, el del triunfo del rombo, también llegó 4º, si mal no recuerdo. Además , por esos años, brillaba en el campeonato mundial de rally. Piloti, che gente …; todavía quedan de esos?

      • Beppe Viola 20/02/2016 @ 10:58 am

        No… no quedan mas de esos… ahora todo están muy especializados…….Las presencias de Raikonen o Kubika en el rally o de Loew en pista no mostraron grandes resultados….
        Quizás Ickx (o “Pierino la peste” como lo llamaba Ferrari), capaz de ser veloz con cualquier cosa, fuè uno de los últimos junto con Andretti (Mario)…..

        • Güilbeis 20/02/2016 @ 11:15 am

          Lole también era muy veloz con cualquier cosa de cuatro ruedas

          • Pablo Felipe Richetti 20/02/2016 @ 12:07 pm

            Totalmente de acuerdo.

          • Beppe Viola 20/02/2016 @ 1:46 pm

            Claro que si…. el Lole también està entre los polivalentes….

        • Pablo Felipe Richetti 20/02/2016 @ 12:24 pm

          Pobres los navegantes de Robert, se viene dando cada bombazos, algún día aceptará su realidad o su pasión por la velocidad será más fuerte?

  4. mario 20/02/2016 @ 9:24 pm

    Rondeau llega a ganar Le Mans con un Rondeau..,, que me parece era el Inaltera …, con motor Ford Cosworth segundo Ickx con un Porsche, revisar año 1980, uno de los pocos pilotos que gana con un auto de su propia construcción. Pongo revisar porque estoy medio vago para el google o un libraco porque es sábado parafraseando al gran Vinicius.
    Pablo y Guilbeis, sin lugar a dudas Lole era rápido sobre cualquier auto incluso el 917.

    • Beppe Viola 21/02/2016 @ 7:19 am

      Jean Rondeau era un personaje de aquellos, que con pasión y poca guita logran coronar el sueño de una vida….
      como bien dice Mario, el Inaltera era nomas un Rondeau Cosworth (Inaltera era el sponsor)… Fuè además el unico en ganar Le Mans como piloto con un auto construido por el mismo en el ’80, con un final espeluznante, conducido con gomas slick en la última media ora de diluvio…… con otros pocos resultados y la aparición de los Grupo B, la aventura Rondeau terminó en el ’85 con la muerte del constructor……
      El Lole, mas que con el 917, (corrió una sola carrera con un 917 de segunda mano) fue muy veloz con las 312B y las 33/3TT…. ni hablar del Rally….

  5. Marcelo Beruto 24/02/2016 @ 4:57 pm

    Ragnotti es un crack.

  6. Jan Lammers 03/03/2016 @ 4:16 am

    Ickx es uno de los más grandes de Sport, aunque no le perdono lo de EauRouge en los 1000km de Spa cuando cierra la marcha de Stefan Bellof y fue el fin de una promesa, que iba como Senna o mejor.
    Lole ademas de ganar 12 GPs en las mejores marcas de F1 y F2, con Peugeot 205 t16 fue muy rápido en Argentina, en Fiat 131 también y en 1984 volvió a Nurburgring con el 190 2.3 16V andando delante de varios campeones de F1.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*