Paseo de la Hermandad 2019: se mira y no se toca

Diego Speratti
IMG_4244
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_4237

Si bien el homenaje a la Fuerza Limitada concentró la agenda del día domingo dentro de las actividades del XII Paseo de la Hermandad organizado por el Autoclub del Ayer de Colonia del Sacramento, el sábado ya tuvimos un anticipo en la visita a Tarariras.

Tarariras es la capital tuerca del Uruguay y así es considerada por tener a varios campeones de automovilismo uruguayo, al primer autódromo del interior uruguayo aún en actividad, ser la cuna del ganador del primer Gran Premio Argentino de Turismo, Ledo Dalmas Bonjour, y por ser el lugar con más fuerte arraigo de la categoría Fuerza Limitada, la más importante de monopostos uruguayos en las décadas de los años cincuenta y sesenta. Esta categoría vio nacer en Tarariras a algunos de sus pilotos y preparadores más legendarios, una tradición que, por otra parte, perdura en el tiempo en diferentes categorías orientales.

IMG_4244

IMG_4247

El tándem Miguel «Toto» Cutinella y Juan Schnyder fue el dominador de la Fuerza Limitada durante varias temporadas. Cutinella como brujo de la preparación de autos de carrera y la invención técnica, Schnyder como as del volante tanto en pistas de tierra como sobre el bitumen.

Por aquellos años la firma E. Pérgola y Cía, dedicada al rubro de recauchutaje de neumáticos, decidió poner en disputa un enorme trofeo que iría a parar a los ganadores en las estadísticas a lo largo de tres campeonatos, los de la temporadas 1958, 1959, 1960. Aquel trofeo terminó, obviamente, en Tarariras, en manos de la legendaria dupla múltiple ganadora en la categoría.

IMG_4240

IMG_4230

Hoy son les hijes de Cutinella y Schnyder quienes se reparten el cuidado del trofeo, y fue la hija de Toto quien decidió llevarla a la sede del Club Tarariras para que engalanara el escenario en el almuerzo del Paseo de la Hermandad. El trofeo, bello en su trabajo artesanal, se sustenta sobre una base de madera, con tres niveles simbolizando cada una de esas temporadas, habitadas por monopostos/autos de récord en eterna persecución, y una copa tallada y grabada, coronada por su atlética deidad portando la corona de laureles y la bandera a cuadros. En el centro del trofeo también se colocó un neumático recauchutado (oh, malditas bandas blancas…), para inmortalizar la labor del benefactor del trofeo. Interesante, ¿no?

El legado de Cutinella se extiende en forma inmaterial en la ciudad recientemente centenaria, pero también en un monumento que lo recuerda (con forma de pistón…) y en la escuela técnica local, que lleva el nombre de quien fuera su profesor fundador.

Fotos: Diego Speratti

IMG_3934

11 Comentarios, RSS

  1. guevarita 30/09/2019 @ 2:11 pm

    Me gusta la nota, de a poco vamos introduciendo el lenguaje inclusivo!!!

    • Alvaro 30/09/2019 @ 7:21 pm

      Que pena lo del lenguaje inclusivo !!!…

      • guevarita 03/10/2019 @ 9:38 am

        Se dice pene, a no para, ya estoy confundide…

    • Fernando de Lima, Bs As 01/10/2019 @ 6:34 am

      El lenguaje que? A mi me parece un error ortográfico…

  2. Adolfo 30/09/2019 @ 2:25 pm

    De las mejores copas que ví. Dudo que entre en mi Fiat Línea. Saludos.

  3. Fernando de Lima, Bs As 01/10/2019 @ 6:35 am

    Tremenda historia la de esta ciudad!!

    La Copa es de primera!!!

  4. ENRIQUE MUCCIARELLI 01/10/2019 @ 10:08 am

    Alvaro no creo q en esta pagina Diego o algun otro contando historias usen esa payasada de lenguaje inclusivo y si fuera asi se me caen los idolos.

    • Alvaro 01/10/2019 @ 1:00 pm

      ¿Leíste bien la nota?…no lo podía creer !!!. Quiero creer al igual que Fernando de Lima que es un error de ortografía, algo inusual en Diego.

  5. ENRIQUE MUCCIARELLI 01/10/2019 @ 1:07 pm

    Diego por favor aclara esto del lenguaje inclusivo

  6. @autazos 01/10/2019 @ 2:36 pm

    Solo lo utiliza una vez para referirse a hijos e hijas de quienes cuidan el trofeo. Quizás por expreso pedido de estas personas que no se adscriben al género masculino o femenino, no sabemos. Más grave que esa indignación de señor mayor creo que es bueno señalar el error de una repetición en el segundo párrafo. (la cuna del ganador del primer ganador).

    • Diego Speratti 01/10/2019 @ 8:15 pm

      Reparado, gracias.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*