Piedra libre a la Petite Royale de Zárate

Horacio Garcia
Tipo 46 003slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Tipo 46 002

No había consenso en la descripción de lo que había en Zárate. Algunos decían que allí había tres Bugatti. Otros, dos Mercedes y una Bugatti… O un Lancia, una Bugatti y un Mercedes. Esto era un “conocimiento” muy antiguo y constituía “La leyenda de los autos de Zárate”, en principio, de remotísima posibilidad de comprobación (al menos para mí).

Años después, me casé con Lucila, cuya familia es de Zárate. Una vez estábamos en una reunión social en la casa de “Coco” Porretti, y mi suegra comentó: “una vez, Matarazzo contrató a la empresa de mi marido para llevar unos coches antiguos a Brasil, no los pudieron pasar y los trajeron de vuelta”. Al pedirle aclaración me contó que por una bajante (o creciente, no recuerdo) del río no pudieron pasar y tenían los tres camiones inmovilizados, cobrando. Por eso después de dos o tres de días los autos volvieron al casillero numero uno, como en la Oca, perdiendo no sé cuántos tiros… Aclarando más, me enteré que los autos estaban en la fábrica textil Reysol de Zárate (propiedad de los Matarazzo) y que mis suegros seguían felicitándose por Navidad con su antiguo director, el Sr. Evandro Wiz, porque siempre habían sido muy amigos.

Le pedí que por favor le escribiera y le preguntara por los autos. Respuesta rápida. Evandro ahora estaba en el Consejo de Administración de las fábricas en San Pablo y le comentó, después de agradecerle que se haya acordado de él, que por supuesto venderían los autos por un precio razonable. Recibí un permiso para ver los autos (1976, ejército adentro de la fábrica). Había un Mercedes 24/100/140 PS hecho baquet y con eje delantero de camión Chevrolet, una Bugatti Tipo 46 baquet y una Bugatti Tipo 44 baquet, con chasis acortado y ruedas 600 x 16″ de disco.

Tipo 46 003

T 46 001

Sin volver a Mar del Plata (mi lugar de residencia por entonces) lo fui a ver a Lucho Clucellas, de los más importantes coleccionistas en la época, para ver si quería comprar semejante “paquetón”. Armó una expedición “relámpago”: Lucho y “un equipo técnico” conformado por Pichón Rocha, Ugo Galizio, Lucila Smith y yo. Vimos los autos y Lucho me dijo: “mi oferta es de u$s 10.000”.

Desde Mar del Plata, mi suegra le escribe a su amigo enviándole la oferta, y yo quedé en la playa viendo como se alejaba la botella…

Mas de un año después, llegó una carta de Brasil más o menos en estos términos: “Querida Bebé, por favor disculpa mi descortesía, el año pasado me jubilé y nos fuimos de viaje por todo el mundo. Al regresar veo tu carta y… por supuesto que aceptamos la oferta, si todavía está en pie. Ya hay orden en Buenos Aires para que entreguen los autos después de recibir el dinero”.

Con la velocidad del rayo lo llamé a Lucho, pero… ¡pobre Lucho!: le habían llegado las vacas flacas y se retiró.

Tipo 46 005

Allí, seguramente me apresuré (era muy joven y entusiasta). Lo llamé a Martín Arana, otro gran coleccionista, y de inmediato fue Lucila con Martín a Buenos Aires, y yo a Zárate con el larguísimo camión del ACA de Mar del Plata.

Por mudanzas varias y momentos de poco entusiasmo fui perdiendo la mayoría de las fotos de los autos cuando llegaron a mi taller en Mar del Plata. Milagrosamente, conservo estas de la Tipo 46 donde se ve algo del chasis y a tres de mis “ayudantes” de esa época.

Parece ser, que al país llegaron dos Tipo 46, una de ellas aparentemente con carrocería Labourdette (la hemos visto en el “antañoscopio” de Jackie Greene publicado en la revista Rueda Rudge del CAC y también en el libro “Fuerza Libre”); también hay una foto de una de las 46, hecha baquet, corriendo en Paraná, en el libro “Bugatti Argentina”.

T 46 002

También escuché que las dos habían sido de Lacroze… Lo que sabemos es que una de las dos se convirtió en “auto de carreras”, el que existe hoy. Pero yendo hacia atrás, alguien comentó hace un tiempo en Vaderetro sobre su pasaje por Bariloche. Correcto, allí la compró Matarazzo, pero antes de Bariloche y posteriormente a la época en que compitió, según los expertos Cacho Balestrasse y Enrique Carmona, habría sido de un suizo que fabricaba calibres (¿?) cerca de Warnes.

Ya que hablamos de Warnes, allí Cacho había comprado una llanta (turbina) y Enrique una camisa del radiador, las dos cosas de Tipo 46. La curiosidad es que esta camisa era con persianas y no había sido radiador integral, lo que indicaría que el primer auto (¿o radiador?) era de los primeros y el ejemplar desaparecido de los últimos, en el estilo constructivo del radiador Tipo 57. Otra pieza rescatada en Warnes por Enrique fue el filtro de aceite, no de aluminio sino de bronce característico de las Tipo 46-50, que me regaló para mi proyecto apenas consiguió el que le tocaba a su Tipo 35.

Tipo 46 004

Pero la prueba final de que los autos no se “separaron” tanto (por lo menos cuando vino de Zárate, porque no lo volví a ver en casi 40 años, aunque supe que se exhibió en el 2017 en el Salón de Paraná y en Autoclásica), es que aunque el diseño exterior de las seis llantas es el mismo, las aletas de refrigeración de las campanas en tres de ellas son como las de la mayoría, y las otras tres son helicoidales, al estilo de la Giulietta de Alfa.

La Tipo 44 que estaba en el mismo lote de Zárate, había sido del Dr. Pedro Escudero. El le sacó la carrocería y cortó el chasis, y la explicación de las llantas de disco de 16 pulgadas era que éstas no eran tan frágiles (lo dijo el…) como las Rudge… para el campo. Este auto, Martín se lo vendió sin tocarlo a Enrique Sánchez Ortega, quién tampoco llegó a armarlo.

Fotos: Horacio García

Tipo 46 001

5 Comentarios, RSS

  1. José del Castillo 04/07/2018 @ 9:39 am

    Que épocas aquellas en las que cada tanto aparecía el dato de algún auto valioso.
    Enrique S.O. encontró una Brescia a ocho cuadras de mi casa, si, ocho cuadras,
    y que encima era de Avelino Gutierrez, ex compañero de colegio mio.
    La tuvo guardada varios meses en la casa de al lado de la mía, donde vivía una
    viuda sin auto. Lo mismo el Lambda 8ª serie, del que he publicado alguna foto.
    Yo mismo encontré, casi sin querer, el Lambda 6ª serie que terminó comprando mi amigo
    Roberto Rodriguez, ya que yo no tenía ni para pagar la estadía del garage.
    Otra, la cupé Lambda que estuvo por meses estacionada, ¿abandonada? en la curva de Callao.
    ¿Y los tres Mercedes SS o SSK y el Maybach que estaban en venta en Automarket, en Martinez?
    ¿El Jaguar “C” (original) y el SS100 que estaban en venta en la agencia de German Pesce (padre)
    en Libertador en Olivos?
    ¿Donde estarán esos autos ahora?

    • kuve 04/07/2018 @ 3:03 pm

      El Jaguar C, no era el ex Fangio? Esta en Europa hace años, y se suele ver en la Mille Miglia como en el GP Historico de Monaco.

  2. charly 04/07/2018 @ 1:06 pm

    Horacio.
    Dejame meter dos bocaditos como “viejo” socio del CAC .
    La 46 “de carrera” fue de Ricardo Jolly como bien relata Guillermo Sanchez en la biblia Fuerza Libre, cuando el auto fue de Horacio Casares allá por por los 90, tuve el honor de manejarla desde Belgrano hasta el club un miércoles por la tarde en todo el trafico.Era la noche Bugatti en el club. Recuerdo constaba solamente de una banqueta sobre el chassis, nada mas, una delicia para poder apreciar los detalles de construcción del auto. Días después de esto fui a visitar a un amigo de mi padre, Armando Jolly, quien me contó el estaba en la trágica carrera de Rafaela ese dia en que se mata Ricardo Jolly su primo.

  3. morgan. 04/07/2018 @ 3:21 pm

    qeu raro que un zarateño no la haya cortado para transformarlo en carro y salir a cirujear………

  4. José del Castillo 04/07/2018 @ 7:07 pm

    Kuve, si no estoy equivocado ese “C” fue ex Fangio, ex Millet, ex …… you name it.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*