Pinar, el precursor de la industria brasileña

Jason Vogel
Pinar_siderurgica_volta_redonda
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Pinar_siderurgica_volta_redonda

Antes del inicio oficial de la producción de automóviles en Brasil con los Romi-Isetta y la camioneta DKW Vemag que comenzaron a montarse en 1956, hubo algunas tentativas de fabricar “el primer carro nacional”. Fue este el caso del Pinar.

El 22 de julio de 1950, el diario o Globo estampó en su primera página una nota con el título “Hasta el motor fue hecho en Brasil”. La foto mostraba un coupé expuesto en el zaguán del Ministerio de Educación. La marca Pinar eran las siglas de “Pioneiros da Industria Nacional de Automoveis Reunidos” y según aquel reportaje, el auto había sido construido enteramente con material brasileño. En la víspera, el prototipo había sido mostrado al presidente Eurico Dutra.

pinar_motor_batismo

Pinar_lateral

“Se trata de un modelo experimental, iniciativa de un grupo de entusiastas, al frente de los cuales se encuentran los señores Edwaldo Santos y Domingos Ottolini”, relataba el reporte. Ottolini (1895-1976) fue un pionero. Desde pequeño trabajó como mecánico y, en 1934, comenzó a fabricar un regulador de velocidad para los ómnibus.

En los primeros meses de 1950, Otollini recibió una visita en su taller de la Rua Oliveira Lima 3A, al final de Grajaú. Era Santos, un capitán del Ejército que había traído de Italia (donde se reportó con la Fuerza Expedicionaria Brasileña) un motor Volkswagen. Esa mecánica refrigerada por aire, entonces desconocida en Brasil, fue retirada de un vehículo alemán abandonado.

El militar le pidió a Ottolini una copia fiel de ese motor. Un mes después el encargo estaba pronto: block de aluminio, árbol de levas, pistones, bielas, colectores… Todo fue fabricado artesanalmente, en los tornos, por el mecánico, sus cinco hijos, su padre y tres empleados.

Pinar_familia Ottolini_y_el motor

pinar_domingos_ottolini

El motor fue testeado y los resultados halagadores llevaron a pensar en hacer un automóvil completo. El Pinar tenía motor trasero, chasis de largueros y suspensión independiente en las cuatro ruedas con espirales. La carrocería fue realizada a martillo. Con cuatro metros y medio de punta a punta y 3 metros entre ejes, la cupé podía llevar a seis personas y era de un tamaño mayor que el de un Fusca.

“La terminación del auto es rústica, pues todo fue trabajado a mano. Según sus constructores, su costo se elevó a cerca de 400.000 cruzeiros. Todavía, una vez que se fabrique en serie, lo que deberá verificarse ya a principios del año que viene, es el que costo de cada auto no sobrepase los 40.000 cruzeiros y la proyección es completar 20 unidades por día”, decía el reportaje.

Pinar_Getulio

Aparte del coupé Pinar, fue realizada una versión convertible, mostrada al presidente Getúlio Vargas. El hecho es que la producción en serie nunca comenzó. En 1951, Ottolini y Santos pelearon en la justicia por la propiedad del motor -el mecánico ganaría la causa-. Hasta el final de su vida Ottolini continuó en la barriada carioca de Grajaú fabricando sus limitadores de velocidad, economizadores de combustible y cuidando de la salud de los automóviles.

Pinar_Economizador_Ottolini

5 Comentarios, RSS

  1. captcha 23/02/2017 @ 12:36 pm

    Bien Jason,
    excelente nota, muy bueno leer sobre historia de Brazil, el auto quizás no sea muy lindo, pero hacerlo en esa época, motor y todo, realmente un proeza. Que locos!

    • Christian 23/02/2017 @ 9:35 pm

      creatividad brasilera.-

  2. hector daniel 02/03/2017 @ 8:21 am

    Lo que me parece cuento el economizador Ottolini..!!! 20% ???

    • Ignatius Reilly 02/03/2017 @ 2:15 pm

      Si si claro. Como los equipos de hidrógeno que venden por ahí. Ellos todos genios solitarios, el resto todos nabos que no se dieron cuenta. Nunca falta un bobo que pide a gritos que lo cazen.

  3. Ariel 02/03/2017 @ 4:28 pm

    que auto fiero la m…. quizás eso también les haya jugado en contra para que nunca despegue el proyecto

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

21

Fotos enviadas por un amigo desde un desarmadero de Inglaterra. Datsun 240 Z, gloria... Seguir Leyendo >>

10